Como autónomo, seguro que te has encontrado en la situación de ser el emisor o destinatario de una factura con Inversión del Sujeto Pasivo (ISP).

En este artículo te cuento todo lo que necesitas saber sobre la Inversión del Sujeto Pasivo: desde qué es y cómo funciona, hasta cuáles son los principales errores que se cometen en las facturas con ISP y cómo se se solucionan.

¿Qué es la inversión del sujeto pasivo?

La inversión del sujeto pasivo (ISP) es una situación en la que tú como responsable de tu negocio no debes de pagar el IVA, sino que lo paga tu cliente. 

Dicho de otra forma, la inversión del sujeto pasivo es cuando emites una factura en la que no especificas el tipo de IVA ni la cantidad a pagar porque de esto se encargan los destinatarios. 

Por lo general, en esa factura se añade algún párrafo en el que se hace referencia a esta condición. De esta manera el cliente o destinatario es el que se encarga de la autoliquidación del IVA de la factura.

No son casos muy habituales, pero es importante conocerlos para no caer en errores.

Mujer trabajando desde casa

Facturas con inversión del sujeto pasivo

Hacienda ha marcado los siguientes casos para saber cuándo se debe emitir una factura con inversión del sujeto pasivo:

  • Las operaciones que han sido realizadas por empresas o por profesionales que no residen en el territorio en el que aplica IVA. Por ejemplo en Canarias, Ceuta o Melilla, aunque hay ciertas excepciones a esta norma
  • La venta de oro cuando este es un producto de inversión, sin elaborar o semielaborado 
  • Las entregas de plata, platino y paladio en polvo o semielaborado
  • Los derechos de emisión de efecto invernadero
  • Los llamados materiales de recuperación, es decir, los desechos industriales de hierro, papel, cartón o vidrio
  • Las entregas inmobiliarias que son consecuencia de procesos concursales (con obligaciones pendientes de pago)
  • Ejecuciones de obra
  • Rehabilitación de locales para negocios 
  • Las reventas de teléfonos móviles, consolas de videojuegos, tabletas u ordenadores portátiles. También cuando las ventas se realizan a un empresario que no es revendedor, pero tiene un importe mayor a los 10.000 €
  • Las entregas con renuncia a la exención del IVA por parte del sujeto pasivo

Cómo funciona la inversión del sujeto pasivo en el IVA

El funcionamiento de la inversión del sujeto pasivo es muy sencillo. No importa que estés en el primer o el cuarto trimestre del IVA, solo influye si eres el emisor o el receptor de dicha factura.

Facturar con inversión del sujeto pasivo

Si tienes que emitir una factura con la inversión del sujeto pasivo solo tienes que tener en cuenta que: 

  • En la factura no debes incluir el IVA repercutido
  • En la factura debes incluir una referencia a que esta tiene inversión del sujeto pasivo

Recibir facturas con inversión de sujeto pasivo

En caso de que seas tú quien recibe una factura con inversión del sujeto pasivo, debes contar con “autorrepercutirte” el IVA. Es decir, eres tú quien paga el IVA de tu proveedor.

Este importe tiene que reflejarse tanto en el modelo 303 como en la declaración anual del IVA recogida en el modelo 390.

Debes incluir en la factura el importe que corresponde tanto al IVA devengado como al IVA deducible en cada uno de los apartados correspondientes. Suelen coincidir en la cifra.

Ejemplo de inversión del sujeto pasivo

Acabas de recibir una factura con inversión del sujeto pasivo. La prestación de servicios por el soporte automatizado de la base de datos de tu empresa ha sumado un importe de 250 €

¿Qué datos debes cumplimentar y pagar?

  • 250 € del servicio. Esta es la única cantidad que recibirás en la factura
  • 61,5 € es el IVA soportado. Debes calcularlo en base al importe del servicio. En este caso con el 2 % del IVA.
  • 61,5 € es el IVA repercutido. Debes calcularlo en base al importe del servicio. En este caso con el 2 % del IVA.
  • 250 € los acreedores de prestación del servicio

Quién paga el IVA en una factura de inversión con sujeto pasivo

Infracciones en operaciones con inversión de sujeto pasivo

Hacienda puede multarte por cada tipo de inversión de sujeto pasivo mal gestionada.

Por ejemplo, puede darse el caso de que a la hora de emitir la factura te olvides de hacer referencia de que va con inversión del sujeto pasivo. 

Otro ejemplo de un error común puede ser que al ser el responsable de emitir una factura con ISP, hagas el pago en lugar de enviarlo al destinatario.

Para resumir, los errores más comunes en referencia a la inversión del sujeto pasivo son cuatro:

  1. No se ha realizado el ingreso
  2. El ingreso lo ha realizado la persona incorrecta
  3. El destinatario se ha deducido el IVA, pero no lo ha repercutido bien
  4. El destinatario se ha deducido el IVA y el emisor lo ha ingresado

Veamos cómo resolver cada uno de estos casos. 

1. No se ha realizado el ingreso

Si solo es necesario recurrir a una rectificación de la factura será porque todavía no se ha hecho el ingreso del IVA. 

En este caso solo hay que emitir una rectificación.

2. El ingreso ya lo ha realizado el sujeto incorrecto

¿Qué ocurre si el impuesto lo ingresa el sujeto equivocado?

En el caso de que el ingreso lo haya realizado alguien que no es el sujeto pasivo, quien lo hizo tendrá que hacer una rectificación de las cuotas de IVA mediante dos vías tal y como indica el artículo 89 de la Ley del IVA. 

Una de estas vías, la más práctica, es la devolución del importe. Por supuesto, no se devuelve a quien emite la factura, sino a quien soporta el gasto.

3. El destinatario se ha deducido el IVA, pero no se ha ingresado en Hacienda

El destinatario de la operación con inversión del sujeto pasivo no puede deducirse el IVA si está mal repercutido. 

Es decir, si no se tiene que soportar, no tiene derecho a deducirlo.

En este caso las cuotas deberán ser devueltas al destinatario tras la rectificación de la factura.

Ejemplo de inversión del sujeto pasivo en el modelo 303

4. El destinatario se ha deducido el IVA y se lo ha ingresado en Hacienda

¿Qué ocurre si el impuesto lo ingresa el sujeto equivocado?

En el caso de que el ingreso lo haya realizado alguien que no es el sujeto pasivo tocará hacer una rectificación de las cuotas de IVA mediante dos vías tal y como indica el artículo 89 de la Ley del IVA.

Una de estas vías, la más práctica es la devolución del importe. Por supuesto, no se devuelve a quien emite la factura sino a quien soporta el gasto.

Sin ser el sujeto pasivo, como en el caso anterior, el destinatario se ha deducido el IVA y además se lo ha ingresado. 

Esta situación requiere que el emisor rectifique el error y que el contribuyente inicie un proceso de devolución de ingresos indebidos.

¿Aún tienes dudas sobre la inversión del sujeto pasivo? 

¡No te preocupes! Reserva una llamada gratuita de asesoramiento y nuestros asesores despejarán todas tus dudas. 

 



paula
Content Creation Se encarga del contenido y las redes sociales en Declarando (el Asesor Fiscal de más de 40.000 autónomos). Periodista. Siempre está metida en proyectos con jóvenes europeos. En su tiempo libre seguro que la pillas viajando.