Autónomo colaborador

Una guía en profundidad para entender la figura del autónomo colaborador: requisitos, proceso de alta, ayudas, obligaciones fiscales y mucho más.

¡Psst! Con Declarando puedes cumplir tus obligaciones fiscales como autónomo en cuestión de clics y ahorrar hasta 5.000€ al año.

Autónomo colaborador

Una guía en profundidad para entender la figura del autónomo colaborador: requisitos, proceso de alta, ayudas, obligaciones fiscales y mucho más.

¡Psst! Con Declarando puedes cumplir tus obligaciones fiscales como autónomo en cuestión de clics y ahorrar hasta 5.000€ al año.

Entidades que nos apoyan

Como autónomo seguro que te has enfrentado a días que creías interminables. El trabajo se acumula y no quieres delegar responsabilidades.

Pero, ¿te has planteado alguna vez que un familiar te ayude en el negocio? 

Esta figura se denomina autónomo colaborador y tiene ventajas que quizá te interese conocer.

Qué es un autónomo colaborador

Un autónomo colaborador es un familiar del autónomo titular que convive y trabaja con él para ayudarle en su negocio.

La ley solo permite que sea autónomo colaborador un familiar directo de hasta un segundo grado de consanguinidad o adopción, es decir: cónyuge, hijos, nietos, padres, hermanos, abuelos, cuñados y suegros. 

Además, es obligatorio que el autónomo familiar esté dado de alta en el en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) para poder ejercer.

En realidad, el autónomo colaborador es una forma híbrida puesto que se considera autónomo según el RETA pero, para Hacienda, su actividad tributa como trabajador por cuenta ajena por rendimientos del trabajo. 

Aun así, es importante destacar que el familiar colaborador sí que está obligado a pagar las cuotas de la Seguridad Social como cualquier otro autónomo.

Por tanto, para obtener la prestación por desempleo también seguirá las mismas condiciones que el autónomo general.

Novedades para el autónomo colaborador en 2020

La principal novedad para el autónomo familiar con respecto a otros años es la eliminación de las restricciones de edad a la hora de contratar a un familiar.

Es decir, años atrás, solo estaba permitido contratar a menores de 30 años o un familiar que fuera menor de 45 años; pero, actualmente, no existe impedimento en este sentido.

La contratación es libre siempre que se cumplan los requisitos establecidos.

Requisitos del autónomo colaborador

El principal requisito para ser autónomo colaborador, partiendo de la base del parentesco, es trabajar en el negocio de forma habitual. 

No podrá darse de alta como autónomo colaborador una persona que realiza trabajos puntuales para el negocio.

Otro requisito necesario para el alta en esta situación es convivir en el mismo hogar o ser dependiente del autónomo titular del negocio.

No está permitido contratar a un familiar que esté independizado y viva en otro domicilio independiente.

Además, ninguna de las dos partes debe estar dada de alta como trabajador por cuenta ajena. En este caso la pluriactividad no se recoge.

Por último, no está de más recordar que el familiar colaborador no puede tener menos de 16 años. 

Esto es así, porque, según el Estatuto de los Trabajadores, es a partir de esa edad cuando está permitido ejercer una actividad profesional.

Por tanto, si un menor de 16 no puede trabajar, tampoco puede ayudar como autónomo colaborador en el negocio familiar.

El alta del autónomo colaborador

Una de las ventajas de darse de alta como autónomo colaborador frente al alta como autónomo general, es la sencillez de los trámites. 

Para ser autónomo colaborador, basta con darse de alta en el RETA como autónomo familiar colaborador. Por tanto, el alta en la Agencia Tributaria es un trámite que te ahorras.

Así pues, tan solo es necesario que el autónomo titular presente el modelo rellenado para hacerle saber a la Seguridad Social que su situación ha cambiado y que ahora cuenta con un autónomo colaborador.

Dar de alta a un familiar como autónomo colaborador en la Seguridad Social

Para dar de alta a un autónomo familiar en la Seguridad Social, el autónomo titular debe rellenar y presentar el modelo TA0521/2 en alguna de las administraciones de la Seguridad Social o en su web. 

Este documento es una solicitud de alta, baja o variación de datos del régimen especial de autónomos en la Seguridad Social.

Los documentos necesarios para llevar a cabo este trámite son:

  • El DNI de la persona colaboradora
  • El libro de familia
  • Una copia del alta en Hacienda del autónomo titular del negocio

Como ves, el alta del autónomo colaborador es mucho más sencilla que el alta como autónomo general. El proceso es mucho más rápido y simple.

chica con un ordenador para mirar la situación del autónomo colaborador

Obligaciones fiscales del autónomo colaborador y el titular

Para no cometer infracciones con la administración pública, la ley recoge una serie de obligaciones fiscales que deben cumplir tanto el autónomo titular como el autónomo familiar.

Obligaciones fiscales del autónomo colaborador

La situación del autónomo familiar, como hemos visto, es un tanto peculiar.

Está obligado a formar parte del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y debe cotizar como un autónomo, pero su régimen fiscal es el de un trabajador asalariado. 

Esto significa que sus obligaciones con la Seguridad Social irán por un lado y sus obligaciones con Hacienda por otro.

El autónomo colaborador no liquida el IVA de forma trimestral presentando el modelo 303, ni las retenciones a cuenta del IRPF con el modelo 130.
El autónomo colaborador familiar está obligado a presentar sus impuestos del mismo modo que un trabajador por cuenta ajena.

Por tanto, deberá presentar la declaración de la renta anual también como asalariado.

Esto se debe a que como autónomo colaborador recibe un sueldo del autónomo titular y sus ingresos los declara como rendimiento del trabajo y no como actividad económica.

Por último, otra de las peculiaridades de esta situación es que si el autónomo familiar es hijo del autónomo general, este no tiene derecho al desempleo del mismo modo que un asalariado. 

Ahora bien, el autónomo familiar puede cobrar el paro por el RETA si ha cotizado 12 meses por este.

Obligaciones fiscales del autónomo titular

Las obligaciones del autónomo titular con respecto a la llegada del autónomo colaborador son similares a las que tendría con un asalariado:

  • Tiene que hacer frente a la cotización del autónomo familiar de la Seguridad Social. En este caso, el autónomo cuenta con una bonificación (detallada en el siguiente apartado).
  • Tiene que pagar el sueldo con nómina al autónomo colaborador, cada mes, en función de su categoría y el convenio profesional que le corresponda.
  • Tiene derecho a contabilizar el salario del autónomo familiar como un gasto deducible de su negocio.

Como ves, aun siendo un contrato a un autónomo, las obligaciones del autónomo titular son las mismas que las que tendría con un asalariado en nómina.

Bonificaciones y ayudas para autónomos colaboradores y titulares 

El familiar colaborador cuenta con una bonificación del 50 % en la cuota de autónomos durante los 18 primeros meses siempre que no haya sido autónomo con anterioridad y sea la primera vez que se da de alta en este régimen.

Además, durante los 6 meses siguientes al comienzo de esta bonificación, el autónomo familiar tendrá una rebaja del 25 % en la cuota.

Por otro lado, el autónomo titular también tiene ventajas por contratar a un familiar en el negocio.

Este tendrá una bonificación del 100 % de la cuota empresarial por contingencias comunes durante 12 meses en caso de contratación indefinida.

El único requisito para tener acceso a esta bonificación es que el autónomo colaborador familiar no haya sido contratado, en un plazo de 5 años, de la misma forma.

Por otro lado, con respecto al autónomo titular, este debe mantener el contrato seis meses después del periodo bonificado. Las únicas excepciones que permiten rescindir el contrato son:

  • Por dimisión del trabajador
  • Que la causa de despido sea procedente
  • Una incapacidad permanente total
  • Se concluye la obra, servicio o proyecto para el que fue contratado

El objetivo de esta medida es ayudar a esos pequeños negocios que cuentan con familiares para poder salir adelante haciendo que estos también coticen por estar trabajando.

El autónomo colaborador y los gastos deducibles

El contrato del autónomo colaborador se considera un gasto deducible para el autónomo titular. 

Es decir, contratar a un familiar en el negocio se contempla como un gasto necesario para el desarrollo de la actividad y, por tanto, el autónomo titular puede deducirlo en su declaración de la renta.

Pero para poder deducir el gasto es necesario cumplir los siguientes requisitos: 

  • Tener un contrato laboral
  • Que ambos estén afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos
  • Que el autónomo colaborador conviva con el autónomo titular
  • Que el autónomo familiar trabaje en el negocio habitualmente y con continuidad
  • Que las retribuciones del cónyuge o los hijos menores no sean superiores a las de mercado que corresponde a su cualificación profesional y trabajo desempeñado
  • Que se justifique un régimen de dependencia laboral.

¿Conclusión? Si cumples los requisitos establecidos por ley para contratar a un familiar como autónomo colaborador, podrás deducir ese gasto en tu renta.

Preguntas frecuentes sobre el autónomo colaborador

¿Puede trabajar mi hijo en mi negocio sin contrato?

Lo principal para resolver esta pregunta es tener clara la diferencia entre ayudar y trabajar.

Si tu hijo, mayor de 16 años, está trabajando en tu negocio durante horas, de forma habitual y no puntualmente, entonces debes contratarlo como autónomo colaborador.

¿Es posible ser autónomo colaborador societario?

Sí, un autónomo societario puede contratar a un familiar para trabajar en el negocio siempre que cumpla con los requisitos generales para poder contratar a un autónomo colaborador.

¿Cómo tributa un autónomo colaborador el IRPF?

El autónomo colaborador está exento de obligaciones fiscales trimestrales, por tanto, a diferencia del autónomo, no liquida las retenciones a cuenta del IRPF con el modelo 130.

¿Qué paga un autónomo colaborador?

El autónomo colaborador está obligado a presentar sus impuestos del mismo modo que un trabajador por cuenta ajena y deberá presentar la declaración de la renta anual también como asalariado.

¿Puede tener tarifa plana un autónomo colaborador?

El autónomo colaborador no tiene derecho a la tarifa plana como el resto de autónomos pero sí a una bonificación del 50 % en la cuota de autónomos durante los 18 primeros meses.

El único requisito es que no haya sido autónomo con anterioridad y sea la primera vez que se da de alta en este régimen.

Además, durante los 6 meses siguientes al comienzo de esta bonificación, el autónomo familiar tendrá una rebaja del 25 % en la cuota.

mzaragoza
Abogada fiscal especializada en autónomos Se encarga del departamento de Success en Declarando (el Asesor Fiscal de más de 40.000 autónomos). Abogada fiscalista, compensa su alergia al chocolate con montañas de tarta de queso. Su meditación es la natación y su distracción Juego de Tronos.

1 1 16758