Habitualmente recibimos un montón de dudas de autónomos sobre la la retención de IRPF:

¿Quién está obligado a retener IRPF?

¿Qué porcentaje de IRPF hay que retener?

¿Los nuevos autónomos también retienen IRPF?

¿Cómo se aplican las rentenciones en las facturas?

Por norma general, un trabajador asalariado debe retener IRPF en su nómina. Y esta retención varía en función de sus ingresos y de su situación personal.

Se trata de un adelanto que el trabajador hace cada mes sobre el pago de sus impuestos anuales.

Lo mismo sucede con los autónomos que desarrollan una actividad profesional. Lo más normal es que tengan que aplicar esta retención de IRPF en sus facturas.

Retener IRPF en tus facturas: qué significa exactamente

El IRPF es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

El porcentaje de la retención es directamente proporcional a la cantidad de patrimonio y los beneficios anuales que tengas. Este se calcula finalmente cuando presentas la declaración de la renta

Como autónomo, retener IRPF en tus facturas significa simplemente que adelantas este impuesto en las facturas que emites a tus clientes. 

Con un ejemplo lo verás más claro.

Ejemplo de autónomo que retiene IRPF en sus facturas

Luisa es una diseñadora web que acaba de facturar a un cliente con estos datos:

  • Base imponible: 1.000 €
  • IVA (21 %): 210 €
  • IRPF (15 %): 150 €

La cantidad total que el cliente debe ingresar a Luisa será la base imponible, más el IVA, menos el IRPF: 1.000 + 210 – 150 = 1.060 €.

Es decir, Luisa dejará de cobrar ese 15 % de IRPF (los 150 €), porque el cliente no se lo pagará, pero en cambio, lo entregará a Hacienda en su nombre, mediante el modelo 111.

Qué autónomos tienen la obligación de retener IRPF en sus facturas

Están obligados a retener el IRPF en sus facturas los autónomos que están dados de alta en la segunda y tercera sección del epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas (del I.A.E).

Las secciones del IAE son:

  • Primera sección: actividades empresariales
  • Segunda sección: actividades profesionales
  • Tercera sección: actividades artísticas

En este artículo te contamos cuál es la diferencia entre las actividades empresariales y profesionales. Pero si necesitas más información para saber a qué sección pertenece tu actividad económica, también puedes consultar esta publicación de Hacienda.

Entonces, ¿quién está obligado a retener IRPF en sus facturas y quién no?

  • Si tu actividad es profesional o artística y tus clientes son otros autónomos o empresas en tus facturas deberás de aplicar IRPF
  • Si tu actividad es profesional o artística y tus clientes son personas particulares no aplicarás IRPF en tus facturas
  • Si tu actividad es empresarial, no estás obligado a retener el IRPF en tus facturas, no importa quiénes sean tus clientes. 

Si más del 70 % de las facturas de tu actividad profesional llevan retenciones, no estás obligado a presentar la declaración trimestral del IRPF que es el modelo 130.

Autónomos que deben retener IRPF

La retención de IRPF de los nuevos autónomos

Los nuevos autónomos tienen una retención de IRPF reducida para facilitarles que inicien su actividad sin tanta carga de impuestos. Las retenciones del IRPF para los nuevos autónomos son de un 7 %. 

Se te considera nuevo autónomo dirante el año que te das de alta y los dos siguientes. Es decir, si te das de alta el 20 de diciembre de 2020, tendrías la opción aplicar una retención de IRPF del 7 % en tus facturas hasta el 2022.

Si no es el caso, la retención del IRPF se eleva al 15 %.

Durante la crisis económica este porcentaje aumentó llegando hasta un 21 % en general y un 9 % para nuevos autónomos.

Pero al comenzar la recuperación económica (y gracias también a la presión de los autónomos), hemos recuperado los porcentajes. Actualmente, estos están entre el 15 % y el 7 %, como antes de la crisis.

Una de las reivindicaciones que hacemos los autónomos es que las retenciones de IRPF que nos aplican no sean iguales para todos.

Pedimos que vayan en función de nuestros niveles de ingresos y de nuestras circunstancias familiares, tal y como sucede con el IRPF que adelantan los trabajadores asalariados.

Cómo calcular la retención del IRPF

autonomos que deben retener el IRPF

Para calcular la retención del IRPF tan solo debes tener en cuenta si se te aplica el 7 % de nuevo autónomo o el 15 %, y multiplicar esta cifra por el importe de la factura para luego dividir el resultado entre 100.

Pero, como siempre, para que lo veas claro te dejamos varios ejemplos de retención de IRPF.

Ejemplo #1 de retención de IRPF

Acabas de darte de alta en autónomos y eres ingeniero. Vas a confeccionar tu factura a un cliente por los servicios que le has prestado. El cliente es una empresa, por lo que la factura la harás de la siguiente forma:

  • Precio o Base Imponible = 1.000 € (son tus honorarios sin tener en cuenta impuestos)
  • 21 % de IVA = 210 €
  • Retención del 7 % de IRPF = – 70 €
  • Total  de la factura a cobrar = 1.140 €

Ejemplo #2 de retención de IPRF

Sigues siendo ingeniero, pero ya han pasado 3 años desde que te diste de alta (¡qué rápido pasa el tiempo!).

Vuelves a facturarle a tu cliente empresario del primer ejemplo, el mismo trabajo, pero ahora tus retenciones han cambiado.

  • Precio o Base Imponible = 1.000 €
  • 21 % de IVA = 210 €
  • Retención del 15 % de IRPF = – 150 €
  • Total  de la factura a cobrar = 1.060 €

Como ves, has cobrado 80 € menos, por el mismo trabajo. Pero obviamente esto no es dinero que has perdido, sino una mayor cantidad de dinero que has adelantado a la Agencia Tributaria.

Ejemplo #3 de retención de IRPF

Este es un ejemplo de (no) retención del mismo ingeniero, porque a veces un autónomo puede retener IRPF en sus facturas a determinados clientes y, sin embargo, en otras no.

Esta factura que vas a preparar es para un cliente que es una persona física (no es autónomo, trabaja para otra persona).

  • Precio o Base Imponible = 1.000 €
  • 21 % de IVA = 210 €
  • Total Factura a Cobrar = 1.210 €

Como ves, la factura de este ejemplo no lleva retención de IRPF, porque el cliente no es autónomo ni empresario.

Ejemplo #4 de retención de IRPF

Y por último, un ejemplo de un autónomo que nunca tiene que retener IRPF en sus facturas.

Eres agente comercial y cuando te diste de alta en Hacienda, el funcionario que te ayudó te dijo que tu actividad era empresarial. Ahora vas a hacerle una factura a un cliente.

  • Precio o Base Imponible = 1.000 €
  • 21 % de IVA = 210 €
  • Total Factura a Cobrar = 1.210 €

Como ves, en este ejemplo no hay IRPF y también nos da igual si tu cliente es empresa, autónomo o particular.

En definitiva, el IRPF siempre se calcula aplicando un porcentaje sobre el precio de tus servicios o productos.

La retención del IRPF y el certificado de retenciones

Debes tener en cuenta que la retención del IRPF funciona de un modo parecido a la del IVA. Pero en este caso, es el cliente del autónomo quien tiene la obligación de presentar el pago.

Por este motivo, el autónomo puede pedirle a las empresas a las que les haya realizado facturas con retención un certificado de retenciones.

Es decir, un papel oficial en el que figure el importe total que se ha retenido a lo largo del año y que se va a proceder a ingresar a Hacienda.

Aunque es el cliente el que tiene la responsabilidad de presentar a Hacienda ese dinero, es obligación tuya como autónomo haber realizado correctamente la factura y haber aplicado la retencióde IRPF adecuada.

Qué sucede si tu cliente no presenta tus retenciones de IRPF

Puede darse el caso de que al hacer la declaración de la renta recibas una carta de Hacienda debido a que las cuentas no cuadran y los pagos que has declarado en concepto de IRPF no coinciden con lo ingresado en sus arcas.

Puede suceder que todo sea fruto de un error. En este caso solo habrá que solicitar a los clientes los certificados de retenciones y presentar todos los papeles para aclararlo con una declaración complementaria.

Pero también puede ocurrir que los clientes no nos envíen estos certificados porque o bien han olvidado pagar el IRPF o directamente han mentido en las cantidades.

En estos casos el autónomo no va a tener ninguna responsabilidad, por lo que no hay nada de lo que preocuparse si la parte que te correspondía hacer la has llevado a cabo de manera correcta.

Solo hay que presentar a Hacienda copia de todas las facturas que hayas emitido con retención de IRPF y un certificado del ingreso que se ha hecho a cuenta por el importe total o un documento equivalente.

De este modo demostrarás que todo se ha hecho bien y que Hacienda deberá buscar responsabilidad en la persona que no efectuó los pagos, es decir, en el cliente del autónomo que en este caso estaba obligado a entregar el IRPF.

Si te queda alguna duda o necesitas asesoramiento sobre tus retenciones de IPRF como autónomo, podemos quedar para una llamada de 15 minutos. En ella comentamos tu situación para ver cómo te podemos ayudar.

mzaragoza
Abogada fiscal especializada en autónomos Se encarga del departamento de Success en Declarando (el Asesor Fiscal de más de 40.000 autónomos). Abogada fiscalista, compensa su alergia al chocolate con montañas de tarta de queso. Su meditación es la natación y su distracción Juego de Tronos.