Si eres un autónomo curioso y has intentado buscar por internet información que te pudiese ayudar sobre los gastos que puedes deducirte en tu actividad, te habrás dado cuenta de que hay muchos post que hablan de los gastos deducibles para autónomos.

No obstante, en ninguno o casi ninguno de ellos se explica de una forma clara el concepto de amortización fiscal como un gasto deducible más. En mi opinión, esto es un error, ya que es importante que cualquier autónomo conozca el término “amortización” adecuadamente, al ser un gasto que puede afectar a tu negocio pero para incluirlo se deben de cumplir varias condiciones.

Para que sea más sencillo, te planteo tres preguntas cuyas respuestas son suficientes para entenderlo:

¿Que es la amortización fiscal?

Utilizando terminología legal, la amortización fiscal se define como el importe derivado de la depreciación efectiva que sufren los elementos del patrimonio empresarial por funcionamiento, uso, disfrute u obsolescencia.

Esto si lo traducimos al cristiano no es más que, aquella cantidad de dinero que la norma fiscal considera deterioro de los bienes que forman parte de tu negocio y que se produce por su uso en la actividad.

Estos bienes son los que conocemos como bienes de inversión. Por ejemplo, un bien de inversión podría ser la maquina que serigrafíar camisetas, que se va deteriorando, así que una parte de su valor pueda ser gasto en la actividad del empresario.

¿Para que sirve?

La amortización fiscal debidamente calculada se considera gasto deducible, y por tanto, reduce los ingresos que generas en tu actividad. Sin embargo, acuérdate que la amortización es un gasto que no lleva IVA, por lo que únicamente afectará al resultado que declares en tu renta.

No se incluye este concepto en las declaraciones de I.V.A. que estés obligado a presentar, sólo en tu renta!!.

¿Cómo se calcula?

Para calcular la amortización, lo primero que necesitarás tener a mano son las llamadas tablas de amortización que están reguladas en el artículo 12 de la Ley 27/ 2014 del Impuesto sobre Sociedades

En estas tablas se incluyen los datos que tienes que utilizar para obtener el importe de la amortización, y por tanto, el gasto a incluir en la actividad. Dichos datos son:

  •  El tipo de elemento que queremos amortizar.
  •  El coeficiente de amortización.
  •  El periodo de años máximo.

La amortización se calculará multiplicando el precio de compra de elemento adquirido por alguno de los siguientes coeficiente de amortización.

  1. Por el coeficiente que aparece en las tablas de amortización para cada tipo de elemento (columnas 1 y 2  de la tabla)
  2. Por el coeficiente que se calcula según el periodo máximo de amortización regulado en la tabla (última columna de la tabla)
  3. Por un  coeficiente que tu decidas y que se encuentre entre los dos anteriores.

Sin embargo, para que el importe resultante se considere gasto deducible es necesario tomar nota de los siguientes condicionantes:

  • Existen diferentes métodos para calcular la amortización, pero en este caso y para no marear demasiado, solamente me voy a centrar en el método según las tablas de amortización oficialmente aprobadas, y utilizando el coeficiente lineal indicado en las mimas para cada tipo de elemento, al ser éste el que se utiliza en aquellas actividades incluidas en el régimen de estimación directa simplificada. Si quieres saber si la tuya debe estar incluida en este régimen, no dejes de leer nuestro post sobre el modelo 130, donde lo explicamos detalladamente.
  • Solo se amortiza el precio de adquisición o coste de producción, es decir, no incluimos para realizar el cálculo el I.V.A. pagado en la factura de compra.
  • La amortización se practica elemento por elemento, esto es, si te compras una mesa de oficina, un armario y una silla, cada uno de estos elementos tendrá su propia amortización.
  • Los elementos empezarán a amortizarse desde su puesta en condiciones de funcionamiento y no antes. No se pueden amortizar elementos desde la fecha de compra si no están en condiciones de usarse, por lo que tendrás que esperar a ponerlo a funcionar para poder calcular su amortización.
  • Para un mismo elemento no se podrán utilizar diferentes métodos de cálculo de la amortización, por lo que si se decide utilizar uno determinado, éste será el que aplicaras para calcular la amortización del bien que has adquirido durante toda su vida útil.

Para aclarar mejor lo expuesto hasta el momento, te pongo un ejemplo, imagínate que te has comprado el día 1 de Abril esa mesa de oficina que querías, y por la que has pagado en total 1.210,00€, correspondiendo 1.000€ a su precio y 210€ al IVA de la compra ¿Cómo la amortizas?

Como ya he dicho antes, vamos a calcular la amortización de la mesa de oficina utilizando el método de amortización según tablas, y utilizando el coeficiente que se fija para este tipo de elementos, por lo que primero, tendrás que ver en la tabla de amortización que porcentaje le corresponde a la mesa de oficina.

Vemos que para el mobiliario el coeficiente de amortización que se aplica es el 10% , por lo que el cálculo sería el siguiente:

  • Valor de Adquisición …………. 1.000,00€
  • Coeficiente de amortización ….    10%
  • Amortización …………………..    100,00€

Los 100€ corresponderían al gasto por amortización que podrías incluir en tu actividad en el año 2015.

Cuidado, esa cantidad corresponde a la amortización anual, es decir, a la que Hacienda te permite incluir como gasto si te hubieses comprado la mesa el día 1-1-2015.

En este caso, al haberte comprado la mesa el 1-4-2015, tienes que prorratear los 100€ por el número de días que hay desde la fecha de la compra hasta el 31-12-2015, ya que no se puede amortizar ningún elemento antes de que el mismo se haya puesto en funcionamiento o uso.

Siguiendo con el ejemplo, en 2015 solo podrás amortizarte 3/4 del importe total, esto es 75€ (100*3/4=75), pero en los años siguientes (2016, 2017, 2018….) ya podrás considerar como gasto por amortización los 100€ íntegros.

Ahora la cuestión que nos falta por analizar es, ¿hasta cuando puedo amortizarme la mesa?

En este caso, debes tener en cuenta que un elemento, cualquiera que sea, no puedes amortizarlo durante toda la vida, es decir, tu no puedes incluir en tu actividad como un gasto por amortización los 100€ por tu mesa de oficina siempre, ya que la mesa tiene una vida útil definida y más allá de ese tiempo no se permite su amortización.

Para determinar el tiempo máximo en el que un bien se puede amortizar, también deberás de acudir a las tablas de amortización, puesto que en ellas se establece el periodo máximo de amortización, que para el supuesto de la mesa son 20 años.

Creo que por hoy has tenido suficiente, aunque espero te haya servido mi explicación. Si la respuesta es que si, me alegro, ya puedes calcular la amortización de los bienes de inversión tu mismo, pero si es que no o es un sí a media, te espero en www.declarando.es y aclaramos dudas.