Los autónomos podemos emitir 2 tipos de factura, la factura completa y la factura simplificada. La factura completa es mucho más común y documenta operaciones comerciales o prestaciones de servicios. La factura simplificada es un nuevo modelo que se usa desde 2013 en la que no es necesario identificar a tu cliente con sus datos personales, ni desglosar el importe que corresponde al IVA, sólo tienes que poner el total que vas cobrar.

Los 3 trucos para identificar una factura simplificada son:

  1. No aparecen los datos del receptor de la factura

A diferencia de las facturas normales donde obligatoriamente se tiene que identificar tanto el que emite la factura, como el que la recibe (con los datos correspondientes a su NIF, Nombre completo y dirección), las facturas simplificadas sólo necesitan que se identifique quien hace y entrega la factura, no es necesario identificar quien la recibe.

2. No aparece el IVA desglosado de la operación

En las facturas simplificadas o bien se indica el tipo de IVA aplicado al bien vendido o al servicio prestado, por ejemplo 21% de IVA, pero sin llegar a desglosar su importe. También es posible que se obvie lo anterior y solo aparezca la expresión “IVA Incluido”.

En las facturas simplificadas, a parte de indicar la fecha y el número que las identifica, y los datos del emisor de la misma conforme he explicado en el punto 1 anterior, es necesario describir el bien o servicio vendido. Y teniendo en cuenta ese bien o servicio indicar el tipo de IVA que le corresponde, o mejor aún, poner la expresión IVA incluido.

De esta forma, el desglose del IVA no aparece por ningún sitio, solo sabemos cual es el importe total de la contraprestación, o dicho de otro modo, la cantidad de dinero que nos sale del bolsillo.

3. Este tipo de facturas las puedes obtener al realizar operaciones de poco importe

No todo el mundo puede hacer una factura simplificada, lo normal es que te la den cuando vas a comprar algo, por ejemplo, en comercios como pueden ser tiendas de ropa, de alimentación, o restaurantes, o en peluquerías, es decir, en lugares donde no se realizan de normal, operaciones que superen los 400€.

Ya para terminar, recordarte que si realmente el documento que te entregan en esa tienda o comercio es un tíquet no te sirve de nada porque ya no se admite como justificante de gasto de tu actividad, debes de pedir que ese documento cumpla por lo menos los requisitos de una factura simplificada, y al ser autónomo que realiza una actividad empresarial o profesional siempre podrás exigir que te emitan una factura completa.