Hoy te hablo de uno los temas que más dudas provocan a los autónomos, cómo deducir la compra de un coche en IRPF e IVA.

Vamos a ver los casos posibles y como aplicar estas deducciones, aunque a día de hoy sigue sin haber un criterio claro al respecto.

Antes de entrar en materia, te recuerdo que los gastos deducibles determinan la cantidad de impuestos que vamos a tener que pagar trimestre a trimestre. De media un autónomo paga 4.000€ al año más en impuestos debido a que no se deduce todos los gastos que podría o a que no los hace correctamente.

Por eso es tan importante contar con la ayuda de un asesor que nos pueda ayudar con este tema, cuando lo hacemos directamente por nuestra cuenta en la página de Hacienda, nos arriesgamos a pagar más.

Para muchos autónomos, poder deducirse en IRPF y en el IVA de la compra del coche es un auténtico dolor de cabeza. Hacienda por lo general no te permite que deduzcas el gasto en el IRPF, aunque hay casos que sí. El IVA te lo puedes deducir en un 50%. ¿Pero y si utilizas el coche sólo para tu actividad? ¿Qué pasa si me lo deduzco y no debía hacerlo? ¿Me pueden sancionar?

Vayamos por partes, empecemos por el IVA. Para poder deducirte el IVA de la compra de tu coche es importante que puedas demostrar que lo utilizar para tu actividad, al menos parcialmente. Lo interesante es que así también vas a poder deducirte gastos relacionados con el coche, como son la gasolina, el mantenimiento, el seguro, etc.

A lo mejor eres de los que no quieres complicarte con historias de deducción de gastos, y que prefieres sacrificar parte del IVA de la compra de tu vehículo. Si eres así, debes de saber que la propia normativa del IVA te permite aplicar una deducción del 50% del IVA que soportes en su compra.

Pero si quieres deducirte lo que consideras que te corresponde, y sabes que puedas demostrar que compras un coche porque realmente lo necesitas para trabajar el porcentaje cambia e incluso podría llegar hasta el 100% de deducción.

También se puede dar el caso de que nuestros amigos de Hacienda demuestren que lo utilizas más para ir a la playa los domingos que para trabajar, en esos casos el porcentaje será menor. Si sólo utilizas el coche para la actividad única y exclusivamente, te vas a poder deducir el 100% del IVA.

En cualquier caso, es necesario que contabilices la compra del coche en tu libro de facturas recibidas, o lo que es lo mismo de gastos y compras o de bienes de inversión.

Cómo deducir la compra de un coche para autónomos

Para demostrar que utilizas el vehículo en tu actividad tendrás que tener documentos que demuestren que te desplazas para conseguir ingresos, por ejemplo: dirección de tus clientes, agenda de visitas, presupuestos aceptados donde consta donde se hace el servicio o se presta el bien, etc. Está claro, que esta “justificación” te será más fácil conseguirla dependiendo de la actividad que realizas, pues no necesita igual un vehículo un agente comercial, que un abogado, o que un fisioterapeuta…

Con el IRPF el lío es aún mayor, no hay medias tintas, o lo deduces todo o nada. Si utilizas el coche para tu actividad y para tu uso privado, no vas a poder deducirte nada del coche en tu IRPF. En cambio si utilizas el vehículo exclusivamente para tu actividad, tendrás que demostrarlo para deducirte el total del importe de compra. ¿Cómo? No existe un criterio claro en este sentido, pero la mayoría de los Tribunales Administrativos tiende a negar la deducción de este gasto porque no es posible desvincular el vehículo del uso privado al 100%, aunque hay algunos que ya están cambiando su criterio flexibilizando esta aseveración.

Por tanto, si consideras que debes deducirte el gasto del coche y lo incluyes en tu declaración, pero Hacienda considera que no es así te puede caer una gorda, es decir, la sanción no te la quita nadie.

Si todo este asunto te parece muy complicado, te recomiendo que pruebes www.declarando.es. Con esta plataforma puedes contabilizar tus gastos con la ayuda de un asesor fiscal virtual (es como si tuvieras un abogado fiscalista sentado en la mesa de al lado) y presentar tus modelos en la Agencia Tributaria de forma gratuita con firma digital o sin ella. Y si tienes cualquier duda, entra en la web y pide una demostración gratuita de cómo funciona Declarando.