Para un autónomo el final del año supone presentar la Declaración Anual de IVA. Este proceso es complicado porque recopila toda la información del IVA del año, así que en este artículo te explico cómo hacer la Declaración Anual de IVA en 3 sencillos pasos.

Si ya eres autónomo sabrás que durante el mes de enero de cada año, además del resto de impuestos trimestrales que te correspondan presentar (como el Modelo 303 de IVA, Modelo 130 de IRPF o Modelo 115) tendrás que presentar el Modelo 390 o lo que es lo mismo, la Declaración Anual del IVA. 

Los pasos para rellenar correctamente este formulario son los siguientes:

1. Tener anotadas en tu libro registro de ingresos todas las facturas que durante el año has confeccionado a tus clientes. Como sabes, y dependiendo del tipo de actividad que tengas, tu puedas hacer facturas tanto a clientes españoles como extranjeros. Si te encuentras en un caso así, tienes que separar tus facturas en 3 grupos:

a) facturas a clientes nacionales

b) facturas a clientes europeos (lo que se conoce como entregas intracomunitarias)

c) facturas a clientes no europeos (lo que se conoce como exportaciones de bienes)

Una vez realizada esta separación, también debes de tener en cuenta el tipo de IVA aplicado a cada operación.

En la Declaración Anual del IVA las operaciones se declaran también desglosadas por tipos de IVA; por ejemplo, si tienes ventas al 0%, ventas al 21% y ventas al 10% no podrás incluirlas en esta Declaración conjuntamente, sino que cada tipo de IVA se incluirá en una casilla diferente.

De esta forma, deberás sumar todas las ventas a clientes españoles al 21%, todas las ventas a clientes españoles al 10% y así con el total de operaciones realizadas, hasta tenerlas agrupadas por tipo de operación y por tipo de IVA.

2. Tener anotados en tu libro registro de Gastos todas las facturas de gastos y compras del ejercicio: Con las facturas de gastos y de compras pasa lo mismo que con las de ventas, deben de incluirse en la Declaración Anual del IVA desglosadas por tipo de IVA, además de por tipo de operación.

En este caso, tenemos los gastos digamos normales; por ejemplo, alquileres, compras de material, suministros, gastos por adquirir servicios profesionales (publicidad, asesoría etc), gastos por inversión, compras de bienes adquiridas a un proveedor no español (lo que se conoce como adquisiciones intracomunitarias, o importaciones si se trata de un país no europeo como por ejemplo China o EEUU).

3. Comprobar que los datos de ingresos y gastos con IVA que tienes anotados en tus libros registro coinciden con lo declarado en los Modelos 303 que has presentado cada trimestre: Una vez tengas todas la información de ingresos y gastos desglosada siguiendo los puntos 1 y 2, y has comprobado que te coincide con tus Modelos 303 estarás en condiciones de presentar tu Declaración Anual de IVA. Esta Declaración sólo se puede presentar por internet.

De todas formas, y como ya has podido comprobar que esta declaración anual no es fácil de hacer, si no quieres complicarte la vida siempre puedes utilizar para la presentación de tus impuestos nuestra plataforma, sólo tienes que entrar en www.declarando.es. Cuando lo presentas en Declarando, no puedes cometer fallos en la presentación del modelo 390 de IVA porque se importan los datos que has rellenado en cada uno de los trimestres usando el modelo 303. De este modo Hacienda no puede ir a buscarte por errores al no cuadrar tus trimestres con tu resumen anual.