Una gran parte de los trabajadores que decidimos hacernos autónomo, lo hacemos después de una mala experiencia contratados por una empresa (que en general ha terminado en despido). No obstante, si de ese último empleo salimos con la ayuda del paro, nos entra la duda de que pasará con el subsidio en el caso de que nos demos de alta de autónomos. 

Pues bien, lo primero que debes de saber si esta es tu situación, es que puedes suspender el cobro del paro y volver a reactivarlo si la aventura de autónomo no sale bien. Para reactivar la prestación, tienes hasta 5 años, así que es tiempo suficiente para averiguar si el trabajo por cuenta propia es para ti o no.

Pongamos por caso un arquitecto que trabaja para una firma, hacen un recorte en la plantilla y lo echan. Como cumple con todos los requisitos para pedir la ayuda a desempleados, le tocan 2 años de paro. A los 2 meses, un cliente quiere contratarlo y él decide darse de alta de autónomo por Internet para empezar a trabajar de inmediato.

En este caso, tiene 3 posibilidades:

  1. Pedir la capitalización del paro: esto es algo que puede hacer antes de presentar el modelo de alta de autónomo y le permite cobrar todo lo que le queda pendiente para arrancar su propia firma de arquitectura. No obstante, esta opción tiene una serie de requisitos y obligaciones, así que es mejor informarse bien antes de solicitarla.

  2. Suspender el pago del paro y darse de alta de autónomo: esto consiste en congelar el pago de la ayuda y la cotización a la Seguridad Social. En este caso el arquitecto tiene hasta 5 años para ver si el negocio le resulta rentable y si decide que no, simplemente puede reactivarla y acabar de cobrar los meses de paro que le restaban.

  3. Suspender el pago del paro y no darse de alta de autónomo: si no tiene muy claro que después de este primer cliente tenga continuidad (vamos a ser sinceros, cuando facturamos poco, muchos trabajadores decidimos no darnos de alta aprovechándonos de ese resquicio legal), tiene hasta 2 años para recuperar la prestación. 

El plazo para pedir la reanudación es de 15 días a partir de la finalización del trabajo por cuenta propia.