Antes de hablar de los gastos no deducibles en el IRPF para los autónomos, es importante recordar qué considera Hacienda como una gasto deducible. Para ellos, nos podemos deducir los gastos que estén relacionados con la actividad económica del autónomo. Además, tienen que estar correctamente justificados con una factura y deben de estar reflejados en los libros de registro de gastos e inversiones. 

Ahora bien, la línea que marca los gastos que tienes en tu actividad normal y aquellos que podríamos decir que le queremos colar a Hacienda, a veces es difusa. En ocasiones hacemos viajes por placer que luego pueden ser aprovechados para algo de trabajo. O vamos a comer con un amigo a un restaurante y de ahí sale un cliente sin ni siquiera haberlo buscado. Vamos a hablar de los más comunes:

  • Oficina en una vivienda o vivienda en un local: los autónomos que trabajamos desde casa tenemos que ir con mucho cuidado con esta partida. Por normal general, la mayoría de gestores fiscales no aconsejan sobrepasar el 50% de deducción en los gastos. Para que veáis lo duros que se están poniendo en la Administración con este tema, ¡están pensando en pedir contadores separados para la vivienda y el trabajo!
  • Móvil: tendemos a deducirnos todo el gasto del teléfono, pero sólo se puede el 50%. Ellos piensan que el otro 50% lo estás dedicando a llamar a tu pareja, padre o a los amiguetes para montar unas cañas después de trabajar.
  • Coche: es importante que recuerdes que sólo te lo desgravar en el IRPF si eres conductor, taxista, repartidor, tienes una autoescuela, etc. L ser complicado, te recomiendo que leas más sobre cómo deducir la compra de un coche para autónomos
  • Ropa: la ropa que usas para ir a trabajar no es deducible a no ser que sea un vestuario profesional. Es decir, tacones o corbatas no, delantales o cascos de trabajo, sí.
  • Viajes: es muy complicada esta partida, y puede llevar a una discusión en caso de requerimiento de la administración. Si eres capaz de defenderlo y justificarlo, ¡mételo todo!

Lo importante para que te puedas deducir estos gastos ambiguos, es que estén realmente bien justificados. Es decir, que cumplan los 3 requisitos de los que te hablaba anteriormente, y que si recibes una notificación de Hacienda lo puedas argumentar y presentar como correcto. 

Gastos No Deducibles En El IRPF

Más allá de esos momentos en los que podemos “jugar” con la ley, hay una serie de gastos no deducibles en IRPF para autónomos y cuyo coste económico tenemos la tendencia de deducirnos. Algunas de las partidas concretas de las que te hablo son:

  • Multas y sanciones: da igual si esa multa la has percibido directamente por tu actividad laboral, estamos ante un caso claro de gasto no deducible. 
  • Los donativos: es importante que recuerdes que la partida por donaciones no se puede deducir en el IRPF.
  • Gastos con entidades “tramposillas”: los negocios que hagamos con personas o empresas que residan en paraísos fiscales (muy al estilo “Los papeles de Panamá”) no nos generan gastos que podamos deducir.
  • El IVA soportado que ya te hayas deducido en la declaración trimestral de IVA.