Siempre hablamos de la necesidad de una factura que justifique el gasto de tu actividad para poder deducirlo pero, ¿es siempre necesaria? Vamos a ver si existen algunos gastos que no necesitan factura para ser deducidos.

Como ya sabéis, hay infinidad de tipos de facturas. En primer lugar tenemos la clasificación más generalista: facturas simples y facturas completas. Por otro lado, tenemos gastos por amortización, compra de un bien de inversión, una emitida a un cliente europeo…

Todos ellos son gastos deducibles, pero ¿cómo lo demuestro si no tengo factura que lo justifique? En cualquier caso, siempre es necesario un documento justificante que demuestre que ha habido un pago por ese servicio o bien, pero la factura es algo de lo que podemos prescindir.

Si se da el caso que en un gasto en concreto no tienes la factura, Hacienda no te permitirá deducir el IVA, sin embargo, sí que podrás deducirlo como gasto de actividad.

¿POR QUÉ DEDUCIRME LOS GASTOS QUE NO TIENEN FACTURA?

Como hemos dicho anteriormente, en caso de que no tengas la factura, te será imposible deducirte el IVA correspondiente en ducha compra/venta. No obstante, sí que podrás deducir en el Modelo 130 todos los gastos de los que poseas un documento justificativo tal que tickets, comprobantes o cualquier justificante.

Gastos Que No Necesitan Factura Para Ser Deducidos

Por tanto, en vez de desgravarte el impuesto, cuantificarás éste como gasto total del bien o servicio contratado. De este modo, la declaración de la renta (IRPF) se verá compensada si en ésta incluyes las retenciones llevadas a cabo en tu ejercicio.

ENTONCES, ¿QUÉ GASTOS PUEDO DEDUCIRME SIN FACTURA?

Mientras tengas cualquier documento justificativo del gasto en cuestión como un ticket o un comprobante, podrás añadirlo como gasto deducible. Los más destacables y comunes son:

  •  Seguros:  Independientemente del tipo de póliza contratada, siempre y cuando esté directamente relacionada con la actividad desarrollada. Cabe destacar que los seguros que compartas con tu vida personal como el del automóvil, la cantidad deducible de la póliza será proporcional al uso laboral del vehículo.
  • Salarios: En este caso es un gasto que puede deducirse íntegramente junto a la nómina (firmada por el trabajador) o la transferencia bancaria del págo de la nómina.
  • Cuota de autónomos: Aunque en ocasiones se nos olvida, la cuota de autónomos también es deducible. Para demostrar dicho gasto será necesario el justificante bancario a cargo de tu cuenta o a través del boletín firmado por el propio banco.
  • Gastos financieros: Pagos por gastos de tarjetas, comisiones o intereses en tus prestamos pueden ser deducibles siempre y cuando los acompañes del extracto bancario correspondiente.
  • Gastos en el extranjero: Cualquier cosa que necesites comprar o contratar fuera de España para desarrollar tu actividad podrás deducirlo como gasto. En vez de una factura, dispondrás de un comprobante o algo similar, a través del cual justificarás el gasto en cuestión.
  • Traspasos y contratos privados: Algunos gastos de nuestra actividad como contratos de alquiler o gtraspasos serán justificados con el correspondiente contrato mercantil. Adicionalmente, se adjuntará el cargo bancario para hacer constar su cuantía.
  • Impuestos: ¡Ojo! No todos los tributos son deducibles, sí lo es el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), por ejemplo. Nunca serán deducibles impuestos come el IVA o el IRPF. Como los anteriores casos, es obligatorio adjuntar los pagos correspondientes.
  • Actividades exentad de IVA: En caso de que la actividad que desempeñas sea una actividad exenta de IVA y por tanto no realices el Modelo 303, podrás continuar deduciéndote los gastos mencionados arriba para compensarlos con tu declaración del IRPF.

Si tienes cualquier duda tanto en facturas como cualquier tema relacionado con contabilidad y registro de transacciones que afecten a la presentación de tus impuestos, el equipo de  Declarando.es te atenderemos encantados. Visita nuestra web en: www.declarando.es