Cuando compramos un producto o contratamos un servicio, estamos acostumbrados a ver al final de la factura “IVA incluido”. Esto es algo que consideramos perfectamente normal.

Generalmente el tipo impositivo será el general, no obstante hay ciertas actividades que están exentos de IVA, es decir, que no pagas una cuota impositiva en su precio ni tienes que incluirlos en tu modelo 303 ni modelo 390.

En España la mayoría de productos y servicios están sometidos al Impuesto sobre el Valor Añadido.

No obstante existen ciertas actividades por las que no se tiene que pagar este impuesto. Fiscalmente se les conoce como actividades exentas y existen de 2 tipos:

  1. Los productos exentos limitados son aquellos en la que el consumidor no paga IVA por su compra pero quien lo produce sí (materiales utilizados)
  2. Los productos externos plenos son aquellos en los que ni el consumidor ni el productor paga IVA

No son pocas las actividades que están exentas del pago de dicho tributo y seguramente muchas de ellas no eras consciente de que lo estaban. Algunas son:

  • Servicios Educativos: Desde la educación infantil hasta los estudios de máster son actividades exentas. Dicha exención no solamente se da en la matrícula de estos centros sino también en clases particulares y enseñanzas de idiomas.
  • Servicios Culturales: Bibliotecas, museos, seminarios o cursos de temáticas de interés cultural están también exentas de IVA.
  • Servicios Deportivos: Cualquier actividad que la dé el Estado o una federación relacionada con el deporte: reserva de una campo de fútbol, pista de tenis, de atletismo…
  • Sanidad: Una revisión del doctor, una operación o el ingreso en una de las habitaciones del hospital.
  • Terrenos Rústicos: En contraposición al terreno urbano, el terreno rústico no edificable no debe pagar IVA.
  • Operaciones de Seguros y Financieras: Compra-venta de activos financieros, pedir un crédito en el banco, la contratación de un seguro…
  • Bienes de Segunda Mano: Como norma general el IVA lo paga el comprador final del producto en su primera venta, es decir, cuando el bien es nuevo. Cualquier venta posterior está exenta de dicho impuesto ya que en su momento ya se tributó por el mismo.

Recuerda que a parte de estos ejemplos de producto exentos de IVA, hay que aplicar este impuesto a todos los productos y servicios con los que trabajes. En las actividades a día de hoy se aplica o el típico 21% que es el que se llama de tipo general, el 10% que es el que llamamos tipo reducido y por último el 4% que es que se denomina superreducido.

Una vez tienes claro qué tipo de IVA tienes que aplicar en tus actividades, recuerda que hay varios modelos de impuestos que incumben al IVA y que tienes que presentar, está el modelo 303 (trimestral) y el modelo 390 (resumen anual del IVA). En www.declarando.es lo puedes hacer de manera fácil, sencilla y totalmente gratuita.

  • ana_csz

    Hola Marta.
    Entonces si he impartido yo una formación en una empresa, la factura que emita tendrá la retención de IRPF si corresponde y 0% de IVA, ¿es correcto?