Cuando empiezas a trabajar como autónomo una de las cuestiones que más preocupa suele ser la de conocer los gastos que puedes incluir en tu actividad (sin que Hacienda se mosquee demasiado). Voy a intentar resumirte aquellos gastos que la gran mayoría de los autónomos tienen, pero que no suelen incluir porque son gastos sin IVA y por tanto, no tenemos una facturas que los justifiquen. Estos gastos son:

Gasto por cotizar a la Seguridad Social

Como es lógico, si estás dado de alta en la Seguridad Social y pagas tu cuota de autónomos religiosamente, ¿por qué no puedes ponerla como un gasto más de tu actividad?. 

Cuidado, no todo es tan sencillo y menos cuando tenemos enfrente a la Hacienda Pública. Hay determinadas actividades que permiten optar por cotizar como autónomo en un régimen alternativo al de la S.S. y a través de una mutua de previsión social. Pero en estos casos, los pagos que el autónomo realiza para su cotización no siempre se consideran gastos deducibles en su totalidad. Me estoy refiriendo al ámbito de las actividades consideradas profesionales.

Imagínate que eres un arquitecto profesional que tienes la alternativa legal de optar, en lugar de cotizar en el régimen especial de la S.S. de trabajadores autónomos, hacerlo en una mutua de previsión social. ¿Dichas aportaciones también son gasto deducible igual que la cuota de autónomos de la S.S.? La respuesta lamento decirte que es: depende.

En principio, las aportaciones a mutualidades de previsión social no se consideran gasto deducible para ninguna actividad porque Hacienda entiende que cubren otras situaciones a parte de la jubilación, como por ejemplo, incapacidades, desempleo, enfermedades, etc…..que no son necesarias para realizar tu actividad. Si las incluyes en su totalidad como gasto deducible y Hacienda lo comprueba, lo más normal es que te las quite, y encima te sancione por tu “mala conducta”. Sin embargo, en el caso de nuestro arquitecto, al permitirse cotizar con un sistema alternativo, dichas aportaciones si se considerarían gasto deducible, siempre que cubran las mismas contingencias que la cuota de autónomo normal de la S.S pero con las limitaciones que paso a indicarte: 

Hasta el 1-1-2015 las cantidades que un profesional pagaba a su mutua para cubrir su seguridad social tenían un limite de deducción. Es decir, si superaban los 4.500€ al año, el exceso no se consideraba gasto de la actividad. A partir del 01-01-2015 este límite ya no existe, y se ha sustituido por el porcentaje del 50% de dichas aportaciones.

5 Tipos De Gastos Sin IVA Que Puedo Incluir En Mi Actividad

Impuestos, tasas y contribuciones especiales

Si tienes un local arrendado y resulta que en el contrato de alquiler queda claro que te corresponde pagar todos los gastos atribuibles al inmueble (por ejemplo, la contribución (IBI), la tasa de basura etc….), podrás incluir como gastos deducibles de tu actividad dichos pagos. También el Impuesto de Actividades Económicas si tienes obligación de satisfacerlo.

Olvídate de considerar como gasto las posibles sanciones y recargos emitidas por Hacienda, estos importes nunca se pueden incluir en tu actividad.

Amortización de los bienes de inversión

Si ya te has leído nuestro post sobre los bienes de inversión, sabrás que su valor de compra, es decir, lo que has pagado por adquirirlos, no lo puedes incluir totalmente como gasto de tu actividad, aunque lo sea. 

En este este caso, es cuando aparece el concepto de “amortización”, que podemos definirlo como el gasto anual que Hacienda te permite incluir en tu actividad y que corresponde a ese bien de inversión que has comprado, obteniéndose según unas tablas. Realmente la definición correcta sería, el importe correspondiente a la depreciación de los bienes de inversión que adquieres para desempeñar tu actividad, sin embargo, como el concepto de amortización resulta algo complejo de explicar en una frase, he considerado más conveniente dedicarle un post en exclusiva para dejarlo claro.

Gastos financieros

Te podrás incluir como un gasto más, los intereses que pagues por el préstamo o crédito obtenido para poner en funcionamiento tu actividad.

Otros gastos deducibles

Si te digo que con este post ya sabes que gastos puedes incluir en tu actividad te mentiría, puesto que no sólo podemos considerar deducibles los anteriores. Existen “otros gastos” que también serían admitidos por Hacienda, aunque al ser menos comunes y por no querer marearte demasiado ni alargar mucho mi explicación, prefiero nombrarlos, y si te encuentras con que tienes que soportar alguno de ellos, que acudas a nuestro asesor para que te ayude a calcularlos 

Me refiero a las pérdidas que sufren los bienes de tu patrimonio por su uso o deterioro, los casos en que la gente no te paga,  las cuotas satisfechas al seguro por enfermedad tuya, de tu cónyuge o incluso de tus hijos….

Hasta aquí mi post sobre los gastos sin IVA que puedes incluir en tu actividad, solo espero que te haya servido de ayuda y si no, recuerda, puedes aclarar tus dudas consultándolas en www.declarando.es.