Ésta semana estuve en un charla sobre programas de facturación para autónomos. En el rato de la merienda me encontré con un amigo abogado que trabaja para una multinacional.

La conversación fue algo así:

– No veas cómo le gusta mandar a mi jefe, es peor que mi novia.

– ¿Te aprieta mucho?

– ¡Está siempre diciéndome todo lo que tengo que hacer y no para de amenazarme con despedirme!

Esto se me quedo dando vueltas en la cabeza. Hace tanto tiempo que soy emprendedor que ya no me acuerdo de lo que es trabajar para otro.

Pensando en lo que me dijo me di cuenta de que tenía razón. Realmente trabajar para otro se parece a tener novia.

Pensemos en lo que implica tener una relación:

– Te tienes que esforzar para tenerla contenta

– Te toca hacer cosas que no te apetece

– Tienes que aceptar sus cambios de humor

– Tienes que renunciar a algunos de tus sueños para ayudarle a conseguir los suyos

– Si se acaba el amor, te manda a paseo

Vaya, todas estas cosas son perfectamente aplicables a tu jefe. Más vale que esté contento contigo o tienes los días contados en tu empresa.

Vale, más allá de estos detalles que justifican el paralelismo, hay una cosa que no podemos negar.

Cuando tienes una novia, tu vida ya no depende sólo de ti

Estar en una relación es perder el control total de tu futuro. Puede ser que estés totalmente enamorado de tu pareja, que si ella cambia de opinión, tu destino se ve alterado.

Exactamente eso es lo que te pasa cuando trabajas para otro. Tu futuro está en manos de tu jefe.

Puedes estar haciendo un trabajo perfecto, estar comprometido y cumplir con todas tus obligaciones. Si los número de la empresa no salen, te van a “dejar ir”.

Así que cuando trabajas para otro, sin duda pones tu futuro en sus manos. Y no hay mayor riesgo que no controlar las riendas de tu carrera.

Entonces, si trabajar para otro es como tener pareja significa que trabajar para ti es como ser soltero.

Cuando eres emprendedor, autónomo o empresario, tú dictas las reglas, no ellos.

Pasar a tener el control de tu vida

Ahora bien, no cabe duda de que todos los solteros estamos buscando pareja. No queremos tener “un jefe” pero tampoco queremos estar solos. ¿Eso no es un poco incongruente?

No del todo. Porque cuando eres soltero lo que haces es analizar bien a tus candidatos.

  • Ver a cuáles les gustas más
  • Qué es lo que han visto en ti
  • Saber porqué te prefieren antes que a otro
  • Entender que tienes que hacer para que se queden mucho tiempo contigo
  • Etc.

Como dice Simon Sinek:

“Trabajar fuerte en algo que no nos importa se llama estrés. Trabajar fuerte en algo que tenemos pasión se llama amor”

En definitiva, lo que estás haciendo es buscar un “cliente” que esté buscando en la vida justo lo que tú están ofreciendo. Así vuestra relación irá como la seda, no te tendrás que esforzar porque esté contenta y minimizarás las posibilidades de que te deje.

Eso mismo es lo que deberíamos analizar bien todos los emprendedores. Es lo que llamamos “validar una idea”.

Validar una idea consiste en minimizar el riesgo de emprender. Es lo que hacen, por ejemplo, en el programa Garaje de Lanzadera (la aceleradora de proyectos del fundador de Mercadona) y es lo que hacemos en Start Wars Lab, el laboratorio de ideas del que soy socio.

Siguiendo con el ejemplo anterior, validar una idea es como empezar a salir con tu mejor amiga.

La conoces bien, sabes lo que le gusta, sabes lo que está buscando y sabes si se lo vas a poder dar o no. Si das el paso y funciona, será para toda la vida.

En general, los emprendedores somos más de salir con la chica que conocemos el sábado por la noche. Ese momento de resaca del domingo de “ésta es la chica de mis sueños”.

Eso nos pasa a los emprendedores, tenemos una idea, se la contamos a un par de colegas y pensamos que va a ser la bomba. Así que hacemos una web, montamos una fan page, nos ponemos que somos CEO en Linkedin y 6 meses después nadie nos ha comprado ni una camiseta.

Para terminar 2 conclusiones:

– Tu objetivo tiene que ser acabar trabajando para ti. Sin jefes tienes una vida con mucho menor riesgo y con mucha más recompensa.

– Pero antes de lanzarte a la piscina, valida tu idea. Asegúrate de que esa chica te va a querer para siempre.

Y tú, ¿eres tu propio jefe o trabajas para otro?

Mi objetivo con este blog es contarte todo lo que sé sobre autónomos, emprendedores y marketing. Si tienes cualquier duda, ¡hazme un comentario!

Y si quieres empezar a ahorrar en impuestos y dedicar menos tiempo a la gestión de tu negocio, tienes que probar Declarando…

¿Te llamo gratis para asesorarte?

Podemos quedar para una llamada de 15 minutos para comentar tu situación y ver cómo te podemos ayudar.

Haz clic aquí para reservar tu hora

Asesoría Fiscal Gratis

¿Me haces un favor? Comparte este artículo para que pueda llegar a más emprendedores…