Si eres un autónomo que alquila un local para realizar una actividad seguro que conoces el modelo 115. Este formulario se presenta trimestralmente a Hacienda para informar del precio que pagas por el alquiler de tu oficina y para ingresar la cuota de IRPF derivada del alquiler.

La cuota de IRPF es esa cantidad de dinero que no le das al propietario del local en el momento de ingresarle el alquiler, sino que te la guardas para después dársela a Hacienda en su nombre.

Sólo tienen la obligación de presentar este impuestos los trabajadores por cuenta propia que desarrollamos una actividad económica en un sitio por el que pagamos el alquiler. Puede ser una una oficina, un local, un taller o un almacén. La única condición es que la suma que pagas por ese alquiler supere los 900€ al año, si tienes la suerte de que tu renta sea más baja, quedas totalmente exento. 

Para rellenar el modelo 115 tienes que tener muy clara la base de las retenciones o ingresos a cuenta (la base fija que pagas cada mes multiplicado por los 3 meses que componen un trimestre). También tienes que saber las retenciones e ingresos a cuenta (en 2016 era un 19% de la base) y directamente te puedes ir a rellenar el resultado.

Para presentar este modelo puedes ir a la web de Hacienda o puedes optar por hacerlo de forma gratuita en www.declarando.es. La ventaja es que el formulario es mucho más entendible y está simplificado (con vocabulario que no es necesario ser abogado para entender) y que cuentas con la ayuda de un asesor fiscal virtual.