Si eres autónomo entonces no dudo de que estás acostumbrado a navegar por la red en busca de información fiscal. He visto a más de un cliente googleando qué es un bien de inversión. Y lo cierto es que no es fácil encontrar documentación en un lenguaje que podamos entender. Lees, lees y vuelves a leer posts que hablan de bienes de inversión y aún así sigues teniendo dudas.

En este artículo voy a intentar acabar con tus dudas, intentando explicarte qué son los bienes de inversión de la forma más sencilla que me sea posible.

Un Bien de Inversión ¿Alguien Me Explica Qué Es?

Según Hacienda, un bien de inversión es todo bien corporal, mueble, semoviente o inmueble que sea utilizado en tu actividad como un instrumento o herramienta de trabajo durante un tiempo superior al año. La primera vez que leí esta definición ni tan siquiera conocía la existencia de los bienes semovientes…

Para identificar correctamente un bien de inversión debes de tener claros los aspectos siguientes:

  • 1.- Qué tipo de bien estás comprando: No es lo mismo comprarte un ordenador que adquirir las telas que vas a utilizas para coser las prendas que después venderás.
  • 2.- Tener claro la función que va a tener ese bien en el desarrollo de tu actividad: En el ejemplo anterior, el ordenador lo utilizarás principalmente para llevar la contabilidad de tu negocio, presentar tus impuestos con Declarando y realizar tareas de marketing para la venta on-line de tus productos, etc. En cambio, las telas adquiridas servirán única y exclusivamente para confeccionar tus vestidos, jerseys, pantalones, y demás artículos.
  • 3.- El tiempo que vas a utilizar este bien: Lo más importante es saber si lo vas a tener más o menos de un año.
  • 4.- El precio del bien que estás comprando: Lo que te costó cuando lo compraste (sin tener en cuenta el IVA), es importante saber si su precio será  igual o superior a 3.005,06€.

Teniendo claros estos cuatro puntos, podrás identificar de entre todos lo bienes que compras para tu actividad, aquellos que deben de ser considerados como bienes de inversión.

En definitiva y para que lo tengas claro, un bien de inversión es aquel que has comprado para utilizarlo en el desarrollo de tu actividad y que a su vez, no forma parte de tu materia prima. Dicho de otra forma, no es ningún componente que utilizas para elaborar el producto que después vas a vender. Además, te tiene que haber costado más de 3.005,06€ y es necesario que lo utilices más de un año.

Otro ejemplo que te ayudará a entenderlo mejor: Eres modista y en un arrebato de locura te has comprado de golpe los siguiente productos…

  1. Telas de varios colores por valor de 5.000€
  2. Un kit de tijeras de marca que te ha costado 600€
  3. Una máquina de coser que vale 3.450€

Con los cuatro puntos anteriores en tu mente ¿Cuáles de estos bienes consideras que pueden ser bienes de inversión?

  • Las telas: si bien es cierto que las utilizas en tu actividad, que quizás las tengas en tu almacén más de un año y que también te han podido costar más de 3.005,06€, no pueden ser bienes de inversión porque son necesarias para confeccionar los productos que vas a vender. Son tu materia prima.
  • El kit de tijeras, aunque lo utilizas en tu actividad y pueden durarte más de un año, tampoco lo serán porque te han costado menos de 3.005,06€.
  • La máquina de coser: es un elemento que utilizarás en tu actividad ya que tiene una función imprescindible dentro del desarrollo de la misma, es muy posible que la tengas más de un año y te ha costado más de 3.005,06€. Con estas características puedes afirmar que la máquina de coser que te has comprado, es un bien de inversión para tu actividad.

Una vez sabes identificar aquellos bienes considerados como “inversión”, otra cosa que debes de tener muy presente, es el tratamiento que la normativa fiscal les concede. Recuerda que no son bienes que puedas incluirte como gasto sin más en tu actividad, sino que deberás de calcular su amortización, al ser el importe de dicha amortización lo que podrás llevarte cada año a gastos de tu actividad.

Por si quieres saber más sobre las amortizaciones de los bienes de inversión.

Sinceramente, a veces es realmente difícil saber qué es un bien de inversión. Si eres de los autónomo que se lleva la contabilidad con un Excel y sin asesoría fiscal, es fácil que hayas cometido fallos con este tema.

Además, toda la normativa es bastante complicada. Igual pasa con los gastos deducibles de los autónomos. Piensa que de media un autónomo paga hasta 4.000€ al año más en impuestos de los que debería porque no se sabe deducir bien los gastos. Por eso yo siempre recomiendo buscar algún tipo de asesoría fiscal, los resultados suelen ser geniales.

Y si no me crees prueba Declarando gratis 15 días y verás todos los gastos que no te estás deduciendo y que te están costando una pasta.