A medida que se acerca final de año a los autónomos nos entran sudores fríos porque nos toca preparar los resúmenes anuales. Pero, ¿sabes que también tienes otras obligaciones fiscales menos conocidas pero igual de importantes? Me refiero a los certificados de retenciones para autónomos. Hay diferentes certificados de retenciones, pero el que más puede afectarnos como autónomos es el certificado de retenciones por alquiler, que te explicamos bien en este artículo.

Como autónomos, podemos encontrarnos con varios tipos de certificados de retenciones: los que nos acrediten el beneficio de la comunidad de bienes a la que pertenecemos (nos indican los ingresos menos los gastos y las retenciones soportadas durante el año), el de las retenciones aplicadas en nuestras nóminas si trabajamos para otros, etc. Pero el más común de todos y el que afecta a más autónomos es el es el certificado de retenciones por alquiler.

Para explicar mejor el certificado de retenciones por alquiler voy a ponerte un ejemplo: eres un autónomo que para realizar su actividad ha tenido que alquilar un local comercial, pagando todos los meses religiosamente su importe de alquiler. Como sabes las facturas de alquiler van con un 21% de IVA menos un 19% de retención (para el ejercicio 2016), por lo que la factura del alquiler que recibes todos los meses va a ser la siguiente:

  • Base o Precio del Alquiler = 100€
  • IVA 21% = + 21€
  • IRPF 19% = – 19€
  • Total a Pagar = 102€

Todos los meses pagarás por concepto de alquiler 102€. Como inquilino que eres, cada trimestre deberás de ingresar en Hacienda mediante el Modelo 115 el importe de las retenciones por alquiler. En este caso, esos 19€ de cada una de las facturas de alquiler que le pagas al propietario del local. A final de año, tienes que presentar un resumen anual donde informas nuevamente a Hacienda del importe total que has ingresado en concepto de alquiler, identificando los datos del local que tienes arrendado, así como a su propietario. El Modelo 180 es el resumen anual del Modelo 115.

Pues bien, una vez cumplidas con las obligaciones fiscales anteriores, no se termina tu trabajo, ya que te faltará confeccionar un certificado de retenciones por alquiler que tendrás que entregárselo al propietario de tu local.

Con el certificado de retenciones por alquiler lo único que estás haciendo es informando al propietario del local de que las retenciones practicadas en cada factura de alquiler están ingresadas correctamente en Hacienda, para que éste lo pueda tener en cuenta en su Declaración de la Renta. La confección de este certificado es sencilla, pues sólo necesitas identificar el local arrendado, el nombre y N.I.F. del propietario y el importe total de las retenciones practicadas, en este caso, el importe total de este 19% (19€/mes *12 meses = 228€).

Si te encuentras en esta situación y no lo tienes muy claro, no te preocupes en www.declarando.es podemos ayudarte no sólo a que presentes el resumen anual con sólo un clic, sino también a confeccionar tu certificado de retenciones de alquiler.