Los autónomos estamos siempre desplazándonos para ver a nuestros proveedores o clientes. Y nos toca ir a restaurantes, hoteles y bares de todo tipo. Sin duda la deducibilidad de los gastos de viaje es una de las preguntas que más veces nos hacen.

Para que no queden dudas, he escrito este artículo en el que te cuento cómo afectan al IVA y al IRPF los gastos que tenemos cuando viajamos.

Lo primero que te tienes que meter en la cabeza es que todos los gastos necesitan de “pruebas”. O como dicen los abogados, tienen que cumplir con una serie de requisitos documentales.

Hacienda lo pone difícil porque quiere evitar que se usen gastos personales como gastos laborables. Al fin y al cabo, muchas veces es complicado justificar que esa comida que has hecho con un cliente, no la has hecho con un amigo.

Es por eso que la Agencia Tributaria presta especial atención a dichas facturas y tíquets para la deducibilidad del gasto.

Deducibilidad de los gastos de viaje

1. Gastos de viaje deducibles en el IVA

La Ley del Impuesto del valor añadido explica que el IVA soportado se puede deducir siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Hacienda contempla la devolución del IVA del transporte para los viajes de negocios siempre que aportemos las facturas originales completas (no basta con el billete).
  • El gasto debe estar vinculado a nuestra actividad económica de forma directa.
  • El gasto debe estar justificado documentalmente mediante facturas quedando registrado en la contabilidad.

De esta manera, en los gastos que cumplan estos tres requisitos podremos deducir el IVA, restando el impuesto soportado al devengado en las facturas que emitamos.

Y recuerda que para solicitar la deducción correspondiente hay un plazo máximo de cuatro años.

Deducibilidad de los gastos de viaje

2. Gastos de viaje deducibles en IRPF

Sí, así es, también hay gastos deducibles por viajar. Los autónomos podemos deducirnos gastos de viajes tales como las dietas o los transportes, siempre que:

  • Tengamos factura a nuestro nombre
  • La hayamos pagado con tarjeta
  • Que no supere el importe de 26€/día

En cuanto a los gastos de kilometraje la norma no especifica nada en concreto. Si el coche está 100% relacionado a tu actividad podrás deducirte su amortización todos los años. En caso contrario, nada. 

Recuerda, un gasto de viaje no lleva retención y para deducirlo de tu IRPF tendrás que registrarlo en tu contabilidad de autónomo.

Además, debes declararlo en el apartado de rendimientos de actividades económicas de tu Declaración del IRPF junto al resto de gastos de tu actividad de autónomo.

Si crees que analizar la deducibilidad de los gastos de viaje es complicado, puedes probar 15 días gratis nuestra herramienta de análisis de gastos.

El proceso es muy sencillo, te hacemos una serie de preguntas personales sobre el gasto y te decimos si te lo puedes deducir o no. Y no funciona sólo con las dietas, también vale para los gastos del piso, de viajes, seguros, material de oficina, etc.

Una vez la hayas probado, ya no hay vuelta atrás, habrá llegado para ti el momento de ahorrar dinero en impuestos.