Una de las dudas más frecuentes que tenemos los autónomos al comenzar a trabajar por cuenta propia, es la deducibilidad de los gastos sin IVA.

De los gastos que se pueden deducir, hay algunos que se pueden incluir en tu actividad con total seguridad de que Hacienda no te va a buscar las costillas.

En este artículo me voy a centrar en aquellos gastos que la gran mayoría de los autónomos tenemos, pero que no solemos incluir. En particular voy a hablar de gastos sin IVA, de los que no tenemos facturas.

Lo importante de estos gastos es entender perfectamente su tratamiento fiscal.

Normalmente los gastos que contabilizamos son aquellos que podemos demostrar con ticket o factura. Pero aún así, hay gastos sin IVA, ni factura y son deducibles. A continuación, paso a explicarte los más comunes…

Gasto por cotizar a la Seguridad Social

Si estás dado de alta en la Seguridad Social y pagas tu cuota de autónomos religiosamente… ¿Por qué no puedes ponerla como un gasto más de tu actividad?.

Cuidado, no todo es tan sencillo y menos cuando tenemos enfrente a la Hacienda Pública. Hay determinadas actividades que permiten optar por cotizar como autónomo en un régimen alternativo al de la S.S. y a través de una mutua de previsión social.

Pero en estos casos, los pagos que el autónomo realiza para su cotización no siempre se consideran gastos deducibles en su totalidad. Me estoy refiriendo al ámbito de las actividades consideradas profesionales.

Imagínate que eres un arquitecto profesional que tienes la alternativa legal de optar, en lugar de cotizar en el régimen especial de la S.S. de trabajadores autónomos, hacerlo en una mutua de previsión social.

¿Dichas aportaciones también son gasto deducible igual que la cuota de autónomos de la S.S.? La respuesta lamento decirte que es: depende.

En principio, las aportaciones a mutualidades de previsión social no se consideran gasto deducible para ninguna actividad.

Esto es así, porque Hacienda entiende que cubren otras situaciones a parte de la jubilación, como por ejemplo, incapacidades, desempleo…. Que no son necesarias para realizar tu actividad.

Si las incluyes en su totalidad como gasto deducible y Hacienda lo comprueba, lo más normal es quitártelas. Además, puede que te sancione por tu “mala conducta”.

En el caso de nuestro arquitecto, al permitirse cotizar con un sistema alternativo, dichas aportaciones si se considerarían gasto deducible.

Impuestos, tasas y contribuciones especiales

Si tienes un local arrendado y en el contrato de alquiler queda claro que te corresponde pagar todos los gastos atribuibles al inmueble (por ejemplo, la contribución (IBI), la tasa de basura etc….), podrás incluir como gastos deducibles de tu actividad dichos pagos.

También el Impuesto de Actividades Económicas si tienes obligación de satisfacerlo.

Olvídate de considerar como gasto las posibles sanciones y recargos emitidas por Hacienda. Estos importes nunca se pueden incluir en tu actividad.

Amortización de los bienes de inversión

Si ya te has leído nuestro post sobre los bienes de inversión, sabrás que su valor de compra, es decir, lo que has pagado por adquirirlos, no lo puedes incluir totalmente como gasto de tu actividad, aunque lo sea.

En este caso, es cuando aparece el concepto de “amortización”. Este podemos definirlo como el gasto anual que Hacienda te permite incluir en tu actividad y que corresponde a ese bien de inversión que has comprado, obteniéndose según unas tablas.

Realmente lo correcto sería: importe correspondiente a la depreciación de los bienes de inversión que adquieres para desempeñar tu actividad.

Sin embargo, como el concepto de amortización resulta algo complejo de explicar en una frase, he considerado más conveniente dedicarle un post en exclusiva para dejarlo claro.

Gastos financieros

Podrás incluir como gasto, los intereses que pagues por el préstamo o crédito obtenido para poner en funcionamiento tu actividad.

Otros gastos deducibles

No sólo podemos considerar deducibles los anteriores. Existen “otros gastos” que también serían admitidos por Hacienda, aunque al ser menos comunes.

Me refiero a las pérdidas que sufren los bienes de tu patrimonio por su uso o deterioro. Los casos en que la gente no te paga, las cuotas satisfechas al seguro por enfermedad tuya, de tu cónyuge….

Este tipo de gastos, menos comunes, es mejor que los comentes con tu asesor, él te podrá ayudar particularmente.

gastos sin iva

Facturas exentas de IVA: tratamiento fiscal en IVA e IRPF

Si tu actividad se encuentra entre las mencionadas más arriba, te preguntarás qué debes hacer a la hora de facturar tu producto o servicio.

Para empezar, debes emitir factura exenta de IVA. Es imprescindible que incorpores la reseña de exención del impuesto conforme al artículo 20 de la ley 37/1992 sobre el IVA.

Sin embargo, los autónomos profesionales sí aplicarán retención por IRPF en la factura.

Teniendo en cuenta lo anterior, apuntamos que los autónomos cuya actividad esté exenta de IVA no tienen la obligación de presentar el modelo 303 de declaración trimestral de IVA. Tampoco el modelo 390, es decir, el resumen anual del impuesto.

Sin embargo, pese a que no puedas deducirte el IVA soportado en estos modelos sí podrás deducirte el gasto. Pero el gasto por el total y no por la base imponible en el IRPF. Tanto en el modelo 130 trimestral, en caso de autónomos empresariales o profesionales o en la Declaración de la Renta.

Implicaciones fiscales en las actividades exentas de IVA y no exentas de IVA

¿Qué ocurre si un mismo autónomo o una empresa realiza paralelamente actividades exentas de IVA con otras que sí están sujetas al impuesto?  Aquí se aplica un porcentaje deducible del 20% sobre el total de los gastos satisfechos por el conjunto de actividades.

Y tú, ¿conoces los tipos de gastos sin IVA?

En este artículo intento resolverte las dudas sobre los tipos de gastos sin IVA para que puedas deducirlos.

Como siempre, si tienes algún tipo de dudas sobre tu situación como autónomo, desde Declarando podemos quedar para una llamada de 15 minutos para comentar tu situación y ver cómo te podemos ayudar.

¿Quieres aprender los trucos para ahorrarte dinero en renta?

CLASE: CÓMO AHORRARTE 1.000€ AL AÑO CON LA RENTA

DESCARGAR FORMACIÓN GRATUITA