Los autónomos nos enfrentamos constantemente a gastos imprescindibles para el negocio, antes incluso de habernos dado de alta y de empezar a ejercer oficialmente nuestra actividad. 

Estos gastos que se producen para la puesta en marcha de tu negocio se conocen como gastos previos al inicio de la actividad, y muchos de ellos pueden ser considerados gastos deducibles. 

Pero, si eres un nuevo autónomo, lo normal es que te asalten las dudas cuando te toque presentar los gastos de tu actividad en los modelos del IVA e IRPF.

  • ¿Cuál es el procedimiento a seguir ante Hacienda? 
  • ¿Cómo se deducen los gastos soportados antes del inicio de mi actividad?
  • ¿Qué gastos previos al inicio de actividad se consideran necesarios y por lo tanto deducibles?

En este artículo te explicaré todo lo que necesitas para saber sobre los gastos deducibles antes del inicio de tu actividad económica.

Cuáles son los gastos deducibles del inicio de la actividad económica

Todo el que empiece un negocio tendrá unos gastos de puesta en marcha. Estos son los gastos de funcionamiento de una empresa, es decir, los necesarios para poder desarrollar tu actividad económica. 

Y principalmente, existen tres tipos de gastos deducibles previos al inicio de la actividad: 

  1. Las inversiones y gastos en la reforma y adecuación del alquiler: ya sea de un local comercial, nave u oficina
  2. Las inversiones y gastos en el desarrollo de un negocio online 
  3. Los gastos en estudios de mercado y competencia

Los 3 requisitos de los gastos previos al inicio de tu actividad para ser deducibles

La Agencia Tributaria expone con claridad que considera que sólo se pueden desgravar aquellos gastos asociados a la actividad. 

Por lo tanto, no se puede deducir ningún gasto reflejado en una factura con fecha anterior a la de inicio de actividad que no esté relacionado con la misma y no sea necesario para su puesta en marcha.

En este sentido, para que un gasto previo al inicio de la actividad pueda ser considerado como un gasto deducible, tiene que cumplir siempre estos tres requisitos:

  1. El gasto tiene que estar contabilizado: tienes que llevar un registro de los ingresos y gastos que tengas durante el año.
  2. El gasto tiene que estar justificado: debes pedir una factura de todo lo que gastes en tu actividad, así es como justificas ante  Hacienda que ese gasto es necesario para tu actividad como autónomo.
  3. El gasto tiene que estar relacionado con la actividad realizada: como en cualquier otro gasto deducible, tiene que estar exclusivamente relacionado con el desarrollo de tu actividad. 

Cómo se hace la declaración previa al inicio de la actividad

El procedimiento que debes seguir si te quieres desgravar los gastos realizados antes del alta previa al inicio de la actividad en la AEAT  es el siguiente:

  1. Solicitas el alta previa a través del modelo 036 o del simplificado 037 para informar a Hacienda de que vas a incurrir en gastos antes de que la empresa entre en funcionamiento 
  2. Solicitas el alta previa marcando en el modelo 036 la casilla 504
  3. Vuelves a Hacienda para el alta definitiva y rellenas el mismo modelo 036, pero en esta ocasión marcando la casilla 508
  4. Tienes un mes a partir de aquí para darte de alta en el Régimen de Autónomos de la Seguridad Social e iniciar tu actividad

Si tienes cualquier duda de tus gastos deducibles antes del inicio de la actividad no dudes en contactar con nuestro equipo de expertos. Te atenderemos encantados.