Uno de los principales objetivos que tenemos los autónomos a final de año, es pagar el mínimo en impuestos y la respuesta puede estar en la deducción de las donaciones.

Para ahorrar, la mejor clave es desgravarte correctamente los gastos derivados de tu actividad económica mediante los gastos deducibles.

Lo que muchos no saben es que también se puede ahorrar de otra forma, por ejemplo con las deducciones por donativos.

Requisitos para obtener ventajas fiscales de la deducción por donaciones

Para obtener beneficios fiscales de la deducción por donativos debes tener en cuenta los siguientes requisitos: 

  • La entidad debe ser beneficiaria de mecenazgo. Estas se encuentran enumeradas en el artículo 16 de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre.
  • Las donaciones deben ser irrevocables, puras y simples. No deben hacerse para recibir un servicio a cambio o si no perderás el derecho de aplicar la deducción.
  • El donante debe contar con el certificado fiscal de la ONG. El importe de la deducción cambia dependiendo del régimen fiscal al que esté sujeta la organización a la que dones.
  • La comunidad autónoma a la que pertenezcas debe tener establecidas las deducciones por donaciones adicionales o complementarias a las estatales. 
  • Los donativos realizados de forma periódica a una misma entidad se premian con una desgravación mayor. Así se favorece que haya más donantes estables.

Tipos de deducciones por donaciones

La donación a una entidad sin ánimo de lucro puede aportarte dos ventajas fiscales: las deducción en la cuota del impuesto de sociedades y la deducción del IRPF.

La deducción por donación en el impuesto de sociedades

Las donaciones no son un gasto deducible, pero a cambio de hacerlas, sí que nos dan el derecho a una deducción en la cuota del impuesto sobre sociedades. 

Este es el caso de las deducciones por donaciones para incentivar algunas actividades. Por ejemplo, las actividades de investigación y desarrollo que, como regla general, tendrán un porcentaje de deducción del 25 %. 

Otras son las actividades de innovación tecnológica donde el porcentaje sería de un 12 %. 

Para que lo tengas más claro, cualquiera de las actividades que se especifican en este listado de la Agencia Tributaria daría derecho a una deducción.

La deducción por donación en el impuesto de sociedades(IS) proporciona a las donaciones una mejor fiscalidad que los gastos deducibles, porque se aplica directamente sobre el importe total a pagar. 

Es decir, cuando las donaciones están relacionadas con una actividad económica, tienen su reflejo directo sobre la cuota a pagar del IS, de tal manera que el resultado final lo reduce.

A diferencia del gasto deducible, porque si tienes en cuenta que el impuesto es un porcentaje del beneficio neto, (ingreso – gasto), la incidencia de la deducibilidad es menor.

Es decir, para reducir ese impuesto, el impacto es mayor cuando deduces directamente sobre la cuota final que sobre el beneficio.

Por esta razón, para evitar que se abuse de este sistema, la propia ley del impuesto establece que el importe de este tipo de deducción no podrá sobrepasar conjuntamente del 25 % del total de las deducciones. 

 

Deducción de las donaciones

La deducción por donación en el IRPF

En el caso de la deducción por donación en el IRPF, tú como contribuyente te podrás ahorrar casi todo lo invertido en los donativos.

La escala es la siguiente: un 75 % de deducción de los primeros 150 €, mientras que al resto del importe se le aplica el 30 %.

Este último porcentaje de deducción puede aumentar al 35 % si en los dos años anteriores también has hecho donaciones a esa entidad.

Estas cifras pueden aumentar en 5 puntos porcentuales si las donaciones hechas a este tipo de entidades se dirigen a impulsar actividades de mecenazgo identificadas como prioritarias.

Por ejemplo, las llevadas a cabo por la Fundación Deporte Joven en colaboración con el Consejo Superior de Deportes en el marco del proyecto España Compite y las realizadas por el Instituto Cervantes para la promoción y difusión de la lengua española. 

En estos casos los porcentajes de deducción quedarían así:

Un 80 % de los primeros 150 € y del resto un 35 % que se puede incrementar a un 40 % si en los dos años anteriores también has hecho donaciones a esa entidad.

La base de la deducción por donativos no podrá superar el 10 % del total de la donación. 

Ejemplo de deducción por donación en el IRPF

Has realizado un donativo de 250.000 €

Pongamos que tu actividad económica está valorada anualmente por  1.000.000 €

La deducción por donativos es 250.000 € x 35 % que es el porcentaje de deducción correspondiente y  que da como resultado  87.500€

La base de la deducción por donativos no podrá superar el 10 % así que 10 % x 1.000.000 € x 35 % = 35.000€

Como ese año solo se puede deducir 35.000 €, la deducción para los próximos 10 años será: 87.500 € – 35.000 € = 52.500 € 

 

Puede que el proceso de la deducción de las donaciones todavía te deje alguna duda concreta sin resolver, pero no te preocupes porque desde Declarando podemos asesorarte en la deducción de tus donaciones de forma particular, dependiendo de tu caso.