Es una realidad, a los autónomos el día se nos queda corto. Vamos con prisa para llegar a todo y muchas veces no nos paramos a pensar en pequeños detalles que nos harían la vida menos complicada.

En Declarando queremos ayudarte a ver que los errores que cometemos los autónomos son muy fáciles de evitar. Para ello, vamos a explicarte alguno de los errores más típicos:

1. Errores en la facturación

Es muy común que un autónomo no facture de manera correcta a sus clientes, eso puede ser causado por varios motivos:

  1. Numeración: Es muy importante que la numeración de las facturas sea correlativa y sin saltos, mostrando la imagen fiel de la contabilidad.
    Ejemplo: si a día 20 de febrero hago una factura con la numeración 2020-005, el próximo día que tenga que hacer una factura será la 2020-006
  2. Fecha: tenemos que tener muy en cuenta que la fecha de la factura tiene que ser el día en que entrego el bien o presto el servicio
  3. Datos: Para que una factura sea completa, debe contener tanto nuestros datos como los de nuestro cliente, es decir, nombre completo, DNI y dirección de ambos. Así como el concepto con las ventas desglosadas y el precio de cada producto o servicio
  4. IRPF: Este es problema por excelencia de los autónomos, saber qué tipo de irpf aplicar y cuando, si pinchas aquí te lo explicamos con detalle. Además, con Declarando te olvidas de este problema, ya que el campo de irpf se rellena automáticamente teniendo en cuenta tu actividad, fecha de alta y tipo de cliente al que vas a emitirle la factura

errores más comunes que cometemos los autónomos

2. Dejar todo para última hora

Muchos autónomos se encuentran el último día de presentación con todo por contabilizar, por lo que varios de ellos presentan los impuestos fuera de plazo y como consecuencia les llega un recargo de Hacienda.

Además, otra de las consecuencias de no llevar la contabilidad al día es que puede que se nos olviden gastos por contabilizar. La consecuencia de esto es el no poder deducirnos ese IVA y por tanto no conseguir ahorrar en impuestos.
Pero, es cierto, que mucho peor sería si nos dejamos por contabilizar un ingreso, ya que estaríamos defraudando y podemos tener una
sanción de Hacienda.

3. No saber qué gastos puedo deducirme

Este problema con Declarando es fácil de solucionar, ya que además de la ayuda de una abogada experta en gastos deducibles, contamos con el apartado de Análisis de Gastos Deducibles.

Es una funcionalidad súper chula donde podemos descubrir qué gastos podemos deducir en nuestro caso, cuál es el porcentaje deducible, cómo tenemos que contabilizarlo, la normativa que lo regula y la consecuencias de no seguir el consejo

4. Errores en gastos antes del inicio de la actividad

En caso de que haya tenido gastos antes de empezar mi actividad como autónomo, podré deducirlos a fecha de alta.

Es decir, si he necesitado comprarme un ordenador para poder trabajar como autónomo y la fecha de la compra ha sido 15 de enero pero mi fecha de alta es del 27 de enero, tendré que contabilizar la factura del ordenador con fecha 27 de enero.

Podemos deducirlos siempre que cumplas 2 condiciones:

  • Que sea un gasto claramente necesario para tu actividad
  • Que la compra se haya realizado dentro de los 2 meses anteriores al alta

5. No disponer de certificado digital o clave PIN

Es un paso necesario al presentar los resúmenes anuales de impuestos, como son el 390, 180 0 190 o cuando quieres obtener el justificante de tu alta de autónomo de Hacienda o Seguridad Social. 

Espero que esto te haya ayudado a tener en cuenta los principales fallos para no caer en ellos, ahora… manos a la obra!