Es una realidad, a los autónomos el día se nos queda corto. Vamos con prisa para llegar a todo y muchas veces no nos paramos a pensar en pequeños detalles que nos harían la vida menos complicada.