El otro día quedé con un amigo de la Universidad. Uno de esos que se sacó la carrera de Ingeniería Industrial a curso por año.

Me dijo que estaba en Telefónica, en un puesto de los de muy arriba. Yo le dije que hace 6 años dejé la consultoría para hacerme emprendedor.

Que ahora trabajo en un plataforma para autónomos que les ayuda a ahorrar cada año con sus impuestos.

Puso cara de sorpresa y me dijo, “siempre te ha gustado arriesgarte.”

Eso me dio mucho que pensar, ¿de verdad hacerte autónomo o emprendedor es un riesgo? Yo creo que no, que lo que realmente es un riesgo es trabajar para otro.

Déjame que te explique las 3 razones que me han llevado a esta idea: