El modelo 303 es el formulario que emplean los autónomos para realizar sus declaraciones del IVA a Hacienda cada trimestre.

Hace años, había diferentes modelos para cubrir según el tipo de autónomo que se fuera. Por ejemplo, los autónomos que se habían dado de alta en el régimen de módulos, presentaban su IVA con un Modelo 310.

Actualmente se han unificado en un único modelo, simplificando bastante el proceso. Un autónomo presenta el IVA sólo con el modelo 303.

IVA devengado

Cualquier autónomo o empresa que emite facturas está ejerciendo como recaudador para Hacienda. Le cobra el IVA a su cliente y ese dinero lo tiene en custodia para entregárselo a Hacienda cuando llegue el periodo de presentación de impuestos.

Y recuerda, como autónomo tienes que presentar tus impuestos religiosamente cada trimestre.

En el modelo 303 se incluirán todas las facturas de venta según su base imponible y su tipo de IVA. El propio impreso ayuda mucho a esta tarea ya que va especificando qué tipo de facturas hay que anotar en cada apartado. La suma total del IVA de las facturas emitidas se conoce como IVA repercutido o devengado.

IVA deducible

Pero a la vez, este autónomo también va a pagar IVA en sus facturas de compra relacionadas con su actividad. En el modelo 303 existen también diferentes apartados para anotar todos los gastos que pueden ser deducibles.

Este IVA también hay que sumarlo y el total se conoce como IVA soportado o deducible. Es muy importante tener claro qué facturas pueden o no deducirse para evitar problemas con Hacienda. Ante la duda, lo mejor es pedir ayuda a un profesional.

Liquidación del modelo 303

Una vez que se han incluido en el modelo todas las facturas con sus correspondientes IVA es el momento de sumar las cantidades de IVA devengado y del deducible. En la casilla 27 figurará el total del IVA devengado y en la casilla 45 tendremos el total del IVA deducible.

Para realizar la liquidación solo queda restar al IVA devengado, el deducible (casilla 27- casilla 45). Si el resultado es positivo, la cantidad que figure será la que corresponde pagar a Hacienda.

En caso de que el resultado sea negativo se puede solicitar la devolución del dinero que se ha pagado de más siempre que se esté ya en el cuarto trimestre del año. Es decir, cuando se vaya a presentar el Modelo 303 correspondiente al 4ºTrimestre.

Si no se trata del cuarto y último trimestre del año, la cantidad negativa se acumulará al IVA del siguiente trimestre, indicándose su importe en la casilla 67. Solamente en el caso de que a final de año se continúe arrastrando una cantidad negativa, se pedirá la devolución.

Es importante no olvidarse de incluir la cantidad negativa en el siguiente trimestre, pero si ocurriera se puede solicitar en el cuarto trimestre del año. De no hacerlo así, se perdería el derecho a recibir la devolución.