El recargo de equivalencia es una de las cosas que dudas genera. Se trata de un régimen especial del IVA que afecta a algunos autónomos. En este artículo te voy a explicar todo lo que tienes que saber. 

Qué es el recargo de equivalencia y a quién afecta

Como hemos dicho, se trata de un régimen especial de IVA. Este régimen solo es obligatorio para comerciantes minoristas que vendan al cliente final

En términos específicos se aplica a los comerciantes minoristas, personas físicas o entidades en régimen de atribución de rentas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Además, para saber si nuestra actividad está en recargo de equivalencia tenemos que mirar al alta en Hacienda. Depende de cómo nos dimos de alta y la actividad a la que estamos sujetos, entraremos en este régimen o no.

También necesitaremos, posteriormente, tener claro cómo llevar la contabilidad, por eso siempre os aconsejamos contar con un buen asesor que te ahorre malos tragos a tiempo.

¿Qué supone para ese comerciante minorista? 

Implica pagar un IVA más alto a cambio de no tener que presentar declaraciones de IVA a Hacienda (modelo 303 y modelo 390).

Por otro lado, cuando el empresario realiza adquisiciones intracomunitarias, este  tiene que autorrepercutirse el IVA y el recargo correspondiente. Para ello tendrá que presentar el modelo 309 sobre declaraciones no periódicas y a título informativo también el modelo 349.

Este proceso es así porque el autónomo paga el IVA directamente a su proveedor simplificando mucho su gestión. 

De esta forma es el proveedor del comerciante el que añade el recargo de equivalencia en sus facturas. Lo diferencia del IVA soportado, y considera ambas cantidades como IVA repercutido en sus declaraciones.

¿Qué considera Hacienda comerciante minorista?

Hacienda considera que estos son quienes venden de forma habitual bienes muebles que no han pasado por procesos de fabricación, elaboración o manufactura por sí mismos o por medio de terceros.

Además, el 80% de las ventas totales en el año anterior deben ser a particulares que no sean profesionales o empresarios. Esta condición tiene dos excepciones:

  • Si el comerciante minorista no ha realizado actividad comercial en el año anterior.
  • Si el comerciante tributa por módulos.

recargo de equivalencia

Qué tipos de recargo de equivalencia hay

Los proveedores tienen que repercutir el IVA en la factura y por separado sumar el recargo de equivalencia. Hay diferentes tipos:

  • El 5,2% para los artículos que tienen un IVA al tipo general del 21%.
  • El 1,4% para los artículos que tienen un IVA al tipo reducido del 10%.
  • El 0,5% para los artículos que tienen un IVA al tipo reducido del 4%.
  • El 0,75% para el tabaco.

Por ejemplo, un comerciante que adquiera a su proveedor un pedido de 2.000 euros recibirá una factura de 2.000 + 21% de IVA + 5,2% de Recargo de equivalencia = 2.786 euros.

Exenciones de aplicación del recargo de equivalencia

Existen algunas actividades exentas de recargo de equivalencia. Entre ellas destacan: joyerías, concesionarios de coches, venta de objetos de arte o gasolineras.

Además, los trabajadores por cuenta propia que en un ejercicio facturen más del 20% de sus ventas a clientes profesionales y empresarios pueden liberarse de esta obligación.

Pueden pasar al régimen normal de IVA siempre y cuando informen a Hacienda sobre ello, a final de año, aportando justificantes suficientes.