Los trabajadores por cuenta propia nos llevamos bastantes palos: impuestos, pagos astronómicos de la seguridad social y un montón de obligaciones. Pero también tenemos una serie de bonificaciones para autónomos que nos hacen la vida un poco más fácil.

Principalmente los autónomos podemos encontrarnos con 5 disminuciones distintas.

1. 5% de gastos de difícil justificación

Los autónomos pagamos el Impuesto sobre la Renta (IRPF) dependiendo del beneficio que ganamos en nuestro negocio. Si tenemos beneficio, un porcentaje se va para Hacienda. Si los números a final de año están en rojo, no le pagamos nada.

Para calcular nuestro beneficio, seguimos estos pasos:

Importe ventas obtenidas del año –  Importe gastos o compras de ese mismo año =  Beneficio

Pues bien, hacienda nos permite aplicar un 5% de gastos de difícil justificación. Al tener más gasto, se reduce el beneficio. Si se reduce el beneficio, pagamos menos impuestos en la Renta del año.

Te lo explico mejor: la Administración Pública da por bueno que un 5% de nuestro beneficio se considere un gasto, sin tener que justificarlo con una factura o cualquier otro documento. Eso sí, no se pueden superar los 2000€ al año.

Esta es una bonificación para autónomos que muchos no conocemos.

Si eres usuario de Declarando no te tienes que preocupar por calcular este porcentaje. Nosotros te lo aplicamos de forma automática.

2. Reducción por Inicio de una Actividad Económica

Tienes derecho a aplicar esta disminución sobre el beneficio de tu negocio, si siendo autónomo, cumples los requisitos siguientes:

  • Que hayas iniciado tu actividad como autónomo en el año de aplicarte esta reducción.
  • Que calcules tu Impuesto sobre la Renta por el régimen de estimación directa simplificada.

NOTA: Esta información la puedes consultar, en el mismo Modelo 037 de Alta de Autónomo que presentaste en Hacienda. En concreto, en la página 2, apartado 3, casilla 609.

  • Que no hayas iniciado otra actividad durante el año anterior.

NOTA: No se considera que la hayas iniciado, si no tuviste beneficios.

Si cumples estos requisitos podrás hacer que se reduzca tu beneficio en un 20% con un límite de 100.000€ al año.

IMPORTANTE, no podrás disfrutar de esta disminución cuando más del 50% tus ingresos o ventas vengan de un cliente con el que estabas trabajando como empleado antes de que empezaras tu actividad como autónomo.

Si puedes acogerte a esta reducción tienes que saber que se aplica cuando vayas a presentar tu declaración de la renta. No se aplica de forma automática, sino que la tienes que marcar tú mismo.

Esta reducción te aparece en el mismo apartado de la renta donde indicas los datos de ingresos y gastos de tu actividad. Este apartado es el conocido como  Rendimientos de Actividades Económicas en Régimen de Estimación Directa.

3. Acogerte a la Tarifa Plana

Otra de las bonificaciones para autónomos más conocida es la tarifa plana. Antes de aprobarse la nueva Ley de Autónomos, una persona que iniciaba su actividad por su cuenta, pagaba a la Seguridad Social 50€ mensuales durante los 6 primeros meses de estar de alta.

Después de la modificación en la ley, los autónomos que comiencen que no hayan estado dados de alta anteriormente en la Seguridad Social podrán:

  • Pagar 50€ mensuales durante 12 meses, si optan por cotizar lo mínimo.
  • Tener una bonificación del 80% de la cuota, si optan por cotizar por una cantidad superior.

Una vez transcurrido ese primer año de cotización, se siguen aplicando las siguientes reducciones durante un máximo de 24 meses:

  • Durante los seis primeros meses:  Reducción de un 50% sobre la cuota.
  • Durante los tres meses siguientes a esos 6: Reducción de un 30%.
  • Durante los tres meses siguientes a los 6 anteriores: Bonificación del 30%.

Los menores de 30 años o las mujeres de menos de 35 años, pueden aplicarse una bonificación adicional del 30%.

4. Beneficios del autónomo colaborador

Si eres autónomo colaborador podrás beneficiarte de una bonificación en la cuota que tienes que pagar a la Seguridad Social. Esta bonificación consigue que pagues un 50% menos de lo que tendrías que pagar durante 18 meses. Después ese 50% se reduce a un 25%, durante 6 meses más.

Por autónomo colaborador me refiero a que eres familiar del autónomo para el que trabajas y además, con el que convives.

Si eres autónoma y madre, podrás aplicarte las bonificaciones para autónomos en tu cuota de la seguridad social.

5. Bonificaciones para autónomos madres

Si dejaste de trabajar por cuidar a tu hijos y reinicias tu actividad dentro de los 2 años siguientes al parón:

  • 50€ mensuales durante los 12 meses si optas por una cotización mínima.
  • Bonificación del 80% de la cuota, si optas por una cotización superior.

Durante la baja por maternidad se te aplicará una bonificación en la cuota de la seguridad social.

¿Tienes dudas sobre los tipos de bonificaciones para autónomos?

Mi objetivo con este blog es contarte todo lo que sé sobre autónomos, impuestos y contabilidad. Si tienes cualquier duda, ¡hazme un comentario!

Y si quieres empezar a ahorrar en impuestos y dedicar menos tiempo a gestionar tu negocio, prueba Declarando.

¿Te llamo gratis para asesorarte?

Podemos quedar para una llamada de 15 minutos para comentar tu situación y ver cómo te podemos ayudar.

Haz clic aquí para reservar tu hora

Asesoría Fiscal Gratis

¿Me haces un favor? Comparte este artículo para que podamos ayudar a más autónomos.