Una empresa, no importa lo pequeña que sea, tiene que tener una visión fuerte. Y nosotros la tenemos. Ayudar a que los 3 millones de autónomos españoles sean más felices.

Porque ser autónomo duele. Porque en España nos entierran en papeleos. En obligaciones fiscales. En impuestos.

Porque por algún motivo, le metemos más horas pero no sube la facturación. Vendiendo, haciendo el trabajo y llevando las cuentas.

Llámalo falta de productividad. O que somos lo hombres orquesta, en misa y también repicando.

Y parece que el éxito se mide en euros. Pero no la felicidad.

Así que nos dijimos, ¿qué haría que los autónomos españoles fueran más felices? Conseguirles más tiempo libre y más dinero para disfrutar de ese tiempo. Más sol y menos paredes.

Veamos cuáles son sus 3 problemas…

1. Por un lado, lo difícil que es presentar los modelos en Hacienda. Cada 3 meses, nada más y nada menos. 115, 130, 303, 111, etc. Cuando se lo cuentas a un europeo se mea de la risa.

Y luego los modelos anuales, por si por el camino te has dejado algo. Más formularios que líneas de atención al cliente hay en el Ministerio.

2. Por otro, lo mucho que tienes que pagar en impuestos.Sí, sabemos que el IVA no es realmente nuestro. Que sólo se lo estamos guardando al estado. Pero igualmente cuando hay que pagarlo, duele. 

3. Y por último la contabilidad. El coñazo de las facturas. De aplicar bien el IVA o el IRPF. De saber cómo hacer todos los tipos de facturas.

Que si las simplificadas, que si las normales. Las europeas, no europeas, inversión o con recargo de equivalencia. Un verdadero jeroglífico. Muchas reglas que muy pocos entienden.

Y los libros oficiales. Y luego la Renta, como cada español.

Y lo más difícil, saber si un gasto es deducible, o no. O es deducible al 50%. O es deducible en IVA pero no en IRPF.

Así que todo esto da vértigo. Por eso si nos lo podemos permitir, pagamos a un asesor para que nos lo haga y no liarla. 

Pero ya hemos quedado en que la mayoría de autónomos no nos lo podemos permitir. Además, cuando tienes unos conocimientos básicos, ¿es tan complicado?

Muchos de esos gestores nos cobran una pasta por una horita de su tiempo. Cada 3 meses. Y no nos enseñan nada, no vaya a ser que descubramos el pastel y decidamos hacérnoslo nosotros mismos.

Así que lo habíamos entendido. Los autónomos no tienen tiempo porque la contabilidad es complicada. Y no tienen dinero porque no saben deducirse bien todos los gastos y pagan demasiados impuestos. Y porque a veces la lían en la web de Hacienda y les caen paquetes.

Así que si queríamos que los autónomos fueran felices, teníamos que solucionarles 3 problemas.

Tiempo, dinero y tranquilidad.

Y nos dijimos, ¿cómo lo hacemos?

Con una plataforma exclusiva para autónomos. Probablemente la más sencilla del mercado. Te lo digo yo que las he probado todas 🙂

  • Sencilla, para que no necesites conocimientos fiscales ni de contabilidad. Olvídate de plataformas que sirven para PYME’s y para autónomos al mismo tiempo. A ningún autónomo le interesa saber que es un diario mayor.
  • Automatizada, para que no pierdas tiempo
  • Con un asesor fiscal virtual, para que te deduzcas todos los gastos que puedas y pagues menos impuestos.

 

Todo diseñado y desarrollado pensando todo el rato en la visión. Un producto que sea de utilidad al autónomo.

El autónomo no necesita mil funcionalidades. No quieren una de esas plataformas completísimas, que sólo entiende un contable profesional.

Un autónomo necesita cumplir sus obligaciones de manera rápida y pagar pocos impuestos. Que en la medida de lo posible, les mejore la vida.

 

Pero espera, esto de la visión no nos lo hemos inventado nosotros. Las empresas que lo han petado tenían visiones muy definidas. Visones que querían cambiar el mundo como lo conocemos.

  • Google quería “organizar toda la información existente y hacerla universalmente accesible y útil”
  • Amazon quería “construir un sitio donde la gente pueda comprar todo lo que necesite sin moverse de su casa”

¿Google no dice nada del buscador? ¿Amazon no dice nada de los libros?

No, porque sus visiones iban más allá desde el principio. No hablaban de qué querían hacer sino de porqué lo hacían.

Ya sé que esto de la visión te puede sonar un poco místico. A mí la primera vez que lo oí me pareció hippy, demasiado espiritual, algo que no iba conmigo.

Pero luego empiezas a leer. Descubres que Elon Musk tiene una. Descubres que Jobs tenía otra y la suya era grande. 🙂

Igual que esos monstruos, la visión de tu empresa tiene que ser fuerte. Y todo lo que hagas tiene que estar alineado con la visión. El producto que construyas, la gente a la que contrates, tus posts en Facebook, tus inversores, etc. 

Cuando no sabes hacia donde vas, cualquier camino parece bueno. 

Por ejemplo, si no tuviéramos tan claro que la situación de los autónomos tiene que cambiar, estaríamos vendiendo también a PyMEs. Igual que todos los demás. ¿Por qué? Porque teníamos un inversor interesado, pero sólo si cambiábamos de cliente. No nos interesó, no va con nuestra visión.

Tu visión tiene que marcar tu camino. Todos los objetivos que te pongas tienen que estar alineados. Te ayuda a entender qué cosas benefician a la empresa y qué cosas son simple ruido. Brillo de un día. 

Un equipo alineado con esa versión mueve montañas. Te ayuda a seguir creciendo. En Declarando ese equipo tiene 8 personas. Que ya ayudan a más de 10.000 autónomos. Y que nos hacen crecer un 10% cada mes.

Así que si tú también tienes una empresa, un pequeño negocio o eres un autónomo recuerda, sin visión no hay rumbo, sin rumbo no llegas a tu destino.

Si te ha gustado el artículo te pido que lo compartas con todos los autónomos que conozcas. Así nos ayudas a crecer y nosotros nos podemos centrar en construir un producto aún mejor. A ayudaros a ser felices.