Glosario

Definición de quiebra

Te explicamos el significado de quiebra

Seguro que alguna vez te has preguntado qué significa el concepto de quiebra para un autónomo. A continuación te mostramos su significado.

Qué es la quiebra

La quiebra es la situación económica en la que se encuentra un autónomo, empresa o particular, cuando, debido a la incapacidad de hacer frente a sus deudas, tiene que cesar su actividad de forma permanente.

Dicho con otras palabras, cuando el patrimonio es negativo, es decir, existen más deudas que beneficios, se produce la situación de quiebra.

Cuando llega este momento, quiere decir que con todos los activos disponibles no sería posible responder a la deuda total que se debe a los acreedores.

Diferencia entre quiebra y falta de liquidez

Es importante distinguir la situación de quiebra o bancarrota con la suspensión de pagos.

La suspensión de pagos de un negocio por ausencia de liquidez en un momento puntual no es necesariamente una quiebra.

Puede que el negocio en un momento determinado no tenga fondos; pero eso no quiere decir que deje de recibir liquidez suficiente al mes siguiente. Y esto sucede especialmente en el caso de los autónomos a los que frecuentemente se les paga por proyectos.

En definitiva, el punto de quiebre viene cuando no se puede hacer frente a los pagos en la actualidad, pero tampoco a los pagos futuros.

Como hemos mencionado, es una situación de cese de actividad permanente y no temporal o puntual.

Tipos de quiebra

La importancia de que la quiebra esté recogida en el código legal o de comercio de cada país es fundamental.

Esto permite que la situación de quiebra sea una situación objetiva y no un sentimiento o sensación cuando el negocio no va bien.

Gracias a estar reglamentado, podemos distinguir tres tipos de quiebra:

  • Quiebra fortuita: esta situación se da cuando se ha hecho todo lo posible por evitar estar en quiebra pero por las condiciones de mercado, una situación personal o cualquier otro tipo de causa involuntaria, el negocio se ha declarado en quiebra.
  • Quiebra culpable: este caso está condenado ante la ley. Tiene lugar cuando el autónomo, administrador, propietario o empresario lleva a cabo actividades sin velar por el buen funcionamiento del negocio. Dicho de otra forma, lleva una mala gestión.
  • Quiebra fraudulenta: es un caso aún más grave. Esa persona, a sabiendas de que está haciendo actividades que van en contra de la estabilidad y sostenibilidad del negocio, lo hace igual con mala intención. Esta se conoce más técnicamente en derecho como una actitud dolosa.

En conclusión, la quiebra es una situación permanente que se da cuando los activos de un negocio son menores que las deudas presentes y futuras y está tipificada en la ley para que no existan subjetividades.