Poner precio a tus servicios una de las cosas más difíciles para un autónomo. Antes de darte algunos consejos que te pueden ayudar, lo más importante es que entiendas que hay muchas diferencias cuando tus clientes son particulares o cuando son empresas o autónomos.

Los 5 mejores consejos que te pueden dar para ayudarte a fijar los precios de tus servicios son:

1. Deja de pensar como un trabajador: si es tu primera experiencia como autónomo, lo primero que tienes que hacer para fijar el precio de tu producto o servicio es dejar de pensar como un trabajador.

Es importante asumir que no todo tu tiempo laboral te va a estar generando un ingreso. Es decir, siempre tendrás que hacer cosas como parte de tu trabajo que no puedes cobrárselas en la factura a un cliente y que te van a quitar bastante tiempo.

Por ejemplo, ir a los bancos a pelear una comisión, ir a Hacienda porque te están pidiendo documentación, llamadas por teléfono para conseguir nuevos clientes, ratos que no va internet, momentos en los que no eres capaz de concentrarte, etc…

Cuando eras trabajador, si un día en vez de 8 horas realmente producías algo durante 4, no pasaba nada, cobrabas igual. Por desgracia, se te ha acabado el chollo 🙂

2. Estudia a tus competidores: es importante que analices bien a tus competidores que llevan más tiempo en el mercado, pero no sólo en precios, también en experiencia, servicios y capacidades.

3. No te regales: Una vez sepas cuánto se cobra de media por el precio final de un producto o servicio en tu mercado de actuación, te doy un consejo, no te regales con tus precios.

Muchos autónomos nos ponemos en la piel del cliente y pensamos que con la dichosa crisis no van a poder pagar nuestros servicios.

Sin embargo para fijar nuestros precios lo hemos de hacer en el sentido contrario, hemos de hacer autoanálisis y pensar en la satisfacción que podemos generarle a ese cliente con nuestra profesionalidad. Si somos buenos en lo nuestro, eso tiene un precio y a rebajarlo siempre estás a tiempo.

4. No saques los precios por hora: Es importante que recuerdes que cuando eres un trabajador por cuenta propia no puedes pretender hacer los números de precio hora, como los hacías cuando eras trabajador.

El precio que puedas cobrar, siempre dependerá del sector al que te dediques y del valor que le aportes a tu cliente, como de importante es lo que le estás vendiendo.

Pero bueno, me voy a mojar un poco: si tu producto o servicio no es algo muy básico que tu cliente puede conseguir de manera súper sencilla, poner un precio a tus servicio inferior a 15€/hora, es complicado. Tendrás que llenar mucho tu jornada laboral con tareas que tienen una repercusión directa con lo que ingresas como para que te sea rentable.

Un cálculo rápido, supón que trabajando 8 horas al día, 5 días a la semana, por 4 semanas en un mes, suman 160. Si dedicas el 50% de tu tiempo a tareas administrativas y captar nuevos clientes, horas productivas son 80. Si sumas algunos gastos fijos básicos (teléfono, gasolina, algo de publicidad, etc.), seguro que sumas 300 o 400€ al mes. ¿Qué nos queda limpio? 800€ o 900€. Ni mileurista.

5. No pienses sólo en los gastos: para fijar el precio de tu servicio no puedes tener en cuenta sólo los pocos gastos fijos que tendrás, ten en cuenta cuánto te cuesta conseguir un cliente y cuánto le sacas de media.

Ah, y no te olvides de sumar el coste de mantener el cliente, sobre todo si vendes un servicio. Es decir, no puedes hacer la cuenta de la rentabilidad como sigue: 100€ me ha costado el anuncio en la radio, y hacerle la web son 10 horas.

Ahí tienes que sumar la interacción con el cliente. Ejemplo: 100€ la radio, 10 horas hacer la web, 2 horas más de modificaciones tras ver el resultado (que no le cobras), 1 hora al mes de recibir y contestar mails relativos al mantenimiento.

6. Fíjate un objetivo de rentabilidad, no de ingresos: si quieres ganar 1500€ al mes limpios, deconstruye el objetivo de delante a atrás. Es la mejor manera de poner precio a tus servicios.

Ejemplo: si tengo 300€ de gastos fijos y sólo dedico el 50% de mi tiempo a producir, las 80 horas que produzco realmente, deberían generarme 1800€ de base imponible de ingresos, por lo tanto, no puedo vender por debajo de 22,5€ la hora.

Siguiendo estos pequeños consejos conseguirás que tus precios sean acordes a tu profesionalidad y que tus ingresos sean más sólidos.