Una de las cosas más difíciles de ser autónomo, es conseguir nuevos clientes. Da igual si estás empezando o ya llevas tiempo en el mercado, algún cliente se va a ir y vamos a tener que buscarle sustituto.

Y lo malo es que eso de “vender” no se nos da demasiado bien. Bastante tenemos con sacar tiempo para hacer el trabajo.

Lo perfecto es tener un buen presupuesto para publicidad. O poder contratar un comercial que venda tus servicios.

Por desgracia es difícil tener las cuentas del banco tan saneadas como para poder hacer esos gastos.