Artículo escrito por expertos

Baja por depresión y ansiedad cuando eres autónomo

La depresión y la ansiedad son uno de los trastornos mentales más frecuentes en nuestra sociedad. El 6,7 % de la población padece algún tipo de ansiedad y el 4,1 % sufren depresión, según los datos del Ministerio de Sanidad. 

Se trata de porcentajes que, traducidos en números absolutos, dan una idea de la magnitud del problema: 3,1 millones de españoles sufren ansiedad y 1,9 millones, depresión 😢

Los autónomos no son ajenos a esta lacra. Es más, algunos estudios indican que son más vulnerables a trastornos mentales como la ansiedad y la depresión.

El estrés continuado, la incertidumbre constante, la sobrecarga laboral o la morosidad de sus clientes son aspectos que acaban pasando factura.  

Y lo peor: tardan más en pedir ayuda, lo que agrava el problema. 

A continuación vamos a explicarte qué puedes hacer, como autónomo, cuando la depresión y la ansiedad llaman a tu puerta.

Pero lo primero que queremos que sepas es que no estás solo y que esto tiene solución.

La depresión y la ansiedad en los autónomos: síntomas y cuándo pedir ayuda

La depresión tiene tres síntomas claves, según el psiquiatra Juan José Martínez Jambrina, director de Gestión Clínica de Salud Mental de Avilés, en Asturias: 

  • La tristeza vital. 
  • Los sentimientos de culpa graves. 
  • La inhibición o el enlentecimiento psicomotriz (el no querer hacer nada o el que te cueste horrores hacerlo).

La Sociedad Española de Medicina Interna especifica los siguientes síntomas típicos de la depresión

  • Humor depresivo. Estás triste con frecuencia o te sientes desesperanzado.
  • Irritabilidad. Todo te molesta o te enfada.
  • Pérdida de interés por las cosas (también por el sexo)
  • Tu apetito y tu peso varían continuamente.
  • Duermes mal y poco o duermes demasiado.
  • Estás inquieto o agitado (ansioso) o completamente apático (sientes que funcionas al ralentí). 
  • Te cuesta concentrarte, pensar con claridad o tomar decisiones.
  • Hacer cualquier tarea se te convierte en una montaña y te cuesta completarla.
  • Piensas a menudo sobre la muerte o en el suicidio.

La ansiedad se manifiesta en síntomas mentales y corporales como la preocupación constante, el cansancio y la irritabilidad o la sudoración excesiva, los mareos o la tensión muscular. 

¿Te sientes identificado con algunos de estos síntomas? Es importante saber que, para que sean preocupantes, no pueden ser síntomas pasajeros

Todos pasamos por momentos de tristeza y malas rachas en la vida. Pero cuando esos momentos se prolongan más de un tiempo razonable es cuando toca pedir ayuda. 

Ten esperanza. Como informa la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen tratamientos muy eficaces para la depresión y la ansiedad. 

Pero es importante, también, actuar rápido. 

Baja por depresión y ansiedad siendo autónomo: ¿qué significa?

Como te decíamos antes, los autónomos son uno de los colectivos profesionales más propensos a atravesar por una nube negra, por decirlo con el título de una canción de Joaquín Sabina. 

Por suerte, contamos con un sistema de salud pública (y una amplia red sanitaria privada) que protege a los autónomos. Por lo que es importante, como no nos cansaremos de insistir, pedir ayuda. 

Esto, en términos de Seguridad Social, significa que puedes pedir la baja por depresión o ansiedad.  

Al ser una baja por enfermedad, recibirías una prestación por incapacidad temporal durante el tiempo que necesitaras recuperarte y poder volver al tajo con las fuerzas y el ánimo renovados 💪 

¿Es la baja por depresión y ansiedad una enfermedad profesional para los autónomos?

La baja por depresión o ansiedad se suele tratar como una enfermedad común

Pero… ¿y si la causa de mi depresión o ansiedad es mi actividad o son las condiciones laborales en las que trabajo? 

De entrada, la depresión o los trastornos de ansiedad no forman parte de la clasificación de enfermedades profesionales que la ley especifica en el Real Decreto 1299/2006.

Pero si demuestras que has contraído tu depresión o ansiedad como consecuencia de tu trabajo, quizá puedas percibir la baja como enfermedad profesional. 

La ley deja un resquicio, pero su demostración no es fácil y requiere la evaluación de los médicos de tu mutua, que es la que se encarga de gestionar este tipo de bajas.  

A continuación, vamos a mostrarte cómo se solicita la baja por depresión y ansiedad. Pero antes, queremos contarte algo relacionado y que seguro te interesará 😉

El síndrome de burnout como baja laboral en los autónomos

Habrás oído hablar de esto en los últimos años. El síndrome del burnout o del trabajador quemado. O por decirlo con su nombre técnico: síndrome de desgaste profesional

Consiste en un trastorno que se define como resultado de un estrés continuado (o crónico) en el trabajo y que provoca agotamiento emocional y apatía.   

La OMS lo reconoció hace poco como una enfermedad profesional. Y, recientemente, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), vinculado al Ministerio de Trabajo, se hizo eco de su registro en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). 

El síndrome de burnout no se considera, estrictamente hablando, un trastorno depresivo o ansioso (aunque pueda provocar depresión o ansiedad). 

Pero como su ligazón con el trabajo es más clara, te ofrecemos esta información por si tu estado depresivo está claramente provocado por tu actividad como autónomo. ¿Y si estuvieras padeciendo el síndrome del burnout

En esto, como en todo, es bueno que antes lo consultes con un médico. Porque seguro que necesitas ayuda y porque necesitarás su evaluación para solicitar la baja.   

Y de cómo solicitarla nos ocupamos ahora. 

Un autónomo con baja por depresión o ansiedad

Cómo pedir la baja por depresión y ansiedad siendo autónomo

La baja por ansiedad y depresión se encuadra dentro de lo que se conoce como prestación por incapacidad temporal. La baja laboral, para entendernos. 

Para poder solicitar la baja, has de cumplir los siguientes requisitos generales

  • Haber cotizado al menos 180 días como autónomo en los últimos cinco años
  • Estar al corriente de los pagos de la cuota de autónomo (y no tener otras deudas con la Seguridad Social)

¿Cumples estos requisitos? Entonces los pasos a seguir varían un poco si se trata de una enfermedad común o de una enfermedad profesional

Como de entrada la baja por depresión y ansiedad se trata como una enfermedad común, este sería el procedimiento: 

  1. Acudir a tu médico del servicio público de salud

Esto es lo primero: pedir cita con tu médico para que elabore un informe y te dé la baja. 

Ha de ser un médico del servicio público de salud. Uno de la privada no puede. Aunque si es un especialista —como un psiquiatra—, puedes acudir para que elabore un informe y entregárselo a tu médico de la pública. Eso facilitará su evaluación. 

Eso sí: la baja solo la puede dar el médico del servicio público de salud

Si quisieras tratarla como una enfermedad profesional, porque estás convencido de que es tu actividad la principal causante, tendrías que acudir directamente a los servicios médicos de tu mutua. 

  1. Contactar con tu mutua

La mutua es la que se encarga de gestionar las bajas por enfermedad de los autónomos

Como autónomo tuviste que elegir una mutua al darte de alta. ¿No la recuerdas? 

Tienes entonces dos opciones: consultar tus documentos de alta de autónomo o acceder a [email protected], el portal de la Seguridad Social, y en Vida laboral e informes, descargarte el informe de datos de cotización de trabajo autónomo.

En este informe, en la subsección Otros datos (después de tus datos identificativos), te aparecerá el nombre de tu mutua.

Todas las mutuas funcionan prácticamente igual, aunque pueden diferir un poco en su procedimiento. 

Nosotros te explicaremos cómo lo hace FREMAP, una de las 18 mutuas colaboradoras de la Seguridad Social, la que más cobertura da en toda España y con la que colabora Declarando.

  1. Tramitar la baja con tu mutua y cómo se gestiona 

Con FREMAP y, en general, con todas las mutuas, el procedimiento sería el siguiente: 

  • Entregar el informe de la baja médica
  • El servicio médico de la mutua te contactará 
  • Este servicio se encargará de hacer un seguimiento de tu baja y ofrecerte el tratamiento correspondiente
  • También evaluará si la baja puede ser por causas profesionales y, si es así, la mutua te lo tratará como enfermedad profesional
  • La mutua se encarga de la prestación, es decir, de ingresarte el dinero todo el tiempo que estés de baja
  • También se encarga de darte el alta 

Todo esto te lo explicamos en líneas muy muy generales. Cuando contactes con tu mutua, ahí se encargarán de informarte de todo el procedimiento desde el principio. 

Durante todo ese tiempo estarías cobrando la prestación. ¿Y de cuánto estamos hablando? 

Ahora vamos a eso.

 

Cuánto cobra un autónomo de baja por depresión y ansiedad

La cuantía varía al principio si la baja es por enfermedad común o profesional. 

  • Por enfermedad común. Cobras el 60 % de tu base de cotización (del mes anterior a la baja) a partir del cuarto día. Y a partir del día 21, recibes el 75 %. 
  • Por enfermedad profesional cobras desde el día siguiente a la baja y la cuantía equivale al 75 % de tu base de cotización del mes anterior a la baja.

 Un ejemplo: 

  • Cotizas por la base mínima, que en 2022 es de 960,60 € al mes
  • Por enfermedad común, del día 4 al día 20, percibirías 576,36 € al mes y 720,45 € a partir del día 21
  • Por enfermedad profesional, a partir del día siguiente a la baja, cobrarías 720,45 € al mes

¿Y la cuota de autónomo? Los dos primeros de baja tienes que pagar la cuota de autónomo. A partir del tercer mes, es tu mutua la que se encarga.

¿Cuánto tiempo puede estar un autónomo de baja por depresión y ansiedad?

¡Esperemos que poco! Eso será señal de que te has recuperado pronto 😊

Lamentablemente, la depresión y la ansiedad no son enfermedades que se curen como un resfriado. 

Pero vayamos a la duración reglamentaria: la baja por incapacidad temporal tiene una duración máxima de 365 días (1 año) ampliable a 180 días más (6 meses)

Y ahora pongámonos en el peor de los casos: ¿qué ocurre si pasado todo ese tiempo todavía no estoy recuperado? 

Pues que tu mutua dejará de encargarse de gestionar tu baja. Pero no te preocupes: a partir de ese momento, el responsable de tu baja y de asistirte será el Instituto Nacional de la Seguridad Social.  

¿Que durante este tiempo quieres darte de baja de autónomo? Entonces seguirás cobrando la prestación por incapacidad temporal hasta que se termine. 

Y una vez que se termine, podrás cobrar, si cumples los requisitos, la prestación por cese de actividad, también conocida como paro del autónomo

Deseamos, sin embargo, que esto no llegue a ocurrir y que pronto puedas recuperar el ánimo y las ganas de seguir emprendiendo. 

En Declarando te ofrecemos un servicio de asesoría fiscal online que hará que tu vida de autónomo sea más fácil y con menos preocupaciones por lo que hace a los impuestos y a la gestión de tu negocio. 

Y también te damos alguna que otra alegría, como ayudarte a ahorrar más dinero en impuestos.

¡Solicita ahora una llamada gratuita con uno de nuestros expertos!

Mónica Serra
Autor:
Mónica Serra
Mónica lidera el equipo jurídico de Declarando, la asesoría fiscal que ya ha ayudado a más de 100.000 autónomos. Disfruta usando sus conocimientos fiscales para ayudar al máximo a la comunidad autónoma, haciendo deporte y leyendo un buen libro en la playa.