Una de las primeras cuestiones que deberías de plantearte antes de comunicarle a Hacienda cual va a ser tu actividad como autónomo, es cuál es el I.A.E. perfecto para ti. Es un paso necesario para que cuando vayas a rellenar el Modelo 037 de alta de autónomo lo puedas hacer correctamente. 

La mayoría de autónomos no le damos demasiada importancia a esto y elegimos el primero que vemos que tenga cierta similitud con nuestro trabajo. Pero de esta decisión, se derivan muchas consecuencias que hay que tener en cuenta: 

  • Hay I.A.Es que está exentos de I.V.A., de modo que no tienes que presentar el Modelo 303. No obstante, tienes que tener claro que al no estar obligado a hacer este impuesto, tampoco puedes recuperar el IVA que has pagado a tus proveedores por las compras realizadas.
  • Lo normal es darte de alta en la obligación de presentar el Modelo 130. Sin embargo, existen algunas profesiones que pueden optar por I.A.Es que no llevan aparejados esta obligación, así que no le tenemos que adelantar dinero a Hacienda a cuenta de nuestra Renta.
  • Otra cosa a tener en cuenta es que el I.A.E determina si vamos a aplicar retención en nuestras facturas o viceversa.
  • Otro fallo común es darte de alta en un I.A.E. que va a Módulos y luego presentar mal tus impuestos.
  • Por último, algo importante a tener en cuenta es que el I.A.E. también afecta a los gastos deducibles de tu actividad. 

Estos son algunos de los errores que puedes cometer si no sabes elegir bien el I.A.E.  de la actividad que vas a dar de alta en Hacienda, y todos ellos desembocan en lo mismo, esto es, haber cometido una infracción tributaria que conlleva la correspondiente sanción tributaria. Por este motivo me ha parecido interesante escribir este post, para que puedas evitar este tipo de situaciones con Hacienda nada más empezar tu actividad como autónomo. 

Lo primero que tienes que saber es, ¿qué es el I.A.E.? El I.A.E. o Impuesto sobre Actividades Económicas es un código numérico que identifica una actividad, por lo que cada actividad tiene su propio I.A.E. (por ejemplo, si vas a dedicarte a la reparación de barcos, a tu actividad le corresponderá el I.A.E. 372).

Todos los I.A.E.s que existen vienen recogidos en un listado que se llama “las Tarifas y la Instrucción del Impuesto sobre Actividad Económicas” y que está publicado en Hacienda para que todo el mundo los pueda consultar. Te advierto que no es tarea fácil encontrar el I.A.E. que mejor describa la actividad que vas a realizar, pero debes de perder tiempo buscándola al ser la primera cuestión importante si quieres empezar con buen pie.

Una vez superado el problema de encontrar el I.A.E. que más se asemeje a la actividad que vas a realizar, el segundo será conocer las consecuencias derivadas de la elección de ese I.A.E. La importancia de esto recae en que no todos te afectarán de igual medida de cara a Hacienda, es decir, dependiendo del I.A.E. que elijas estarás obligado a presentar unos impuestos u otros, o incluso a confeccionar tus facturas de una determinada forma.

Sobre este tema ya he hablado en posts anterior, por lo que te invito a que leas el que te presente con el nombre “Cómo Elegir el Epígrafe  de la Actividad del Autónomo”. En él te cuento como Hacienda divide a las actividades económicas en tres grupos: a) las actividades empresariales, b) las actividades profesionales, y c) las actividades artísticas

Dependiendo del I.A.E. que elijas debes tener en cuenta la diferenciación anterior, es decir, tienes que saber en qué grupo está incluido tu I.A.E. si es empresarial, profesional o artístico, pues las obligaciones fiscales que tengas que realizar ante Hacienda cambiarán dependiendo de esta circunstancia. No es lo mismo ser intermediario del comercio, o sea, agente comercial habiendo elegido como I.A.E. el 631 del Anexo 1, que optar por el I.A.E. 511 del Anexo 2. 

En el Anexo 1 se identifican todos los I.A.E.s. considerados empresariales, mientras que en el Anexo 2 son I.A.E.s que recogen aquellas actividades profesionales, siendo el Anexo 3 el que identifica los I.A.E.s relativos a actividades artísticas.

Pero el I.A.E. no sólo te permite identificar la actividad que vas a realizar, los impuestos que tienes que presentar, o incluso la forma de confeccionar tus facturas, también sirve para determinar como vas a calcular los beneficios de tu actividad, o qué gastos te puedes incluir en la misma. Por ejemplo, hay algunos I.A.E.s que la normativa fiscal permite que puedan utilizar como método de cálculo del rendimiento de una actividad, el sistema de estimación objetiva, o lo que es lo mismo, estar en Módulos. Si desconoces esta circunstancia, lo más normal será que no le comuniques a Hacienda tu negativa a  utilizar dicho método, por lo que te “literalmente” te obligará a que durante un plazo tengas que aplicarlo aunque no lo quieras.

En el caso de los gastos deducibles, todavía es más gracioso, imagínate que vas a dedicarte a captar clientes para una empresa de seguros teniendo que ir a visitar continuamente a potenciales clientes por toda España, aunque tu eres economista, y como tal, te das de alta en el I.A.E. 741 del Anexo 2, pues dependiendo de como lo justifiques, igual Hacienda te dice que los gastos por desplazamientos no son deducibles al no ser necesarios para tu actividad. ¿Cómo te quedas?….

Con todo ello, lo que pretendo decirte es que analices bien tu situación fiscal antes de presentar cualquier documentación en Hacienda, en declarando.es hemos creado un servicio totalmente adaptado a esta necesidad que hemos llamado “Análisis de la Situación Fiscal”, para que no tengas que perder tiempo buscando la información que debes de saber entre diferentes foros, y cuya respuesta igual no es adecuada para tu caso concreto. !Pruébalo!