Artículo escrito por expertos
Escribió: 29/04/2022 | Actualizó: 18/07/2022 · Autor: Mónica Serra

Nuevas deducciones para autónomos que hayan invertido en obras de eficiencia energética

Si eres autónomo y has emprendido obras para mejorar la eficiencia energética de tu vivienda —habitual, arrendada o de un edificio residencial— tienes derecho a nuevas deducciones. 

En este artículo te contamos qué tipo de deducciones existen, cuáles se pueden aplicar, los requisitos y cómo se deben introducir en la renta. 

Pero antes de nada, pongámonos el traje legal para ver exactamente de dónde proceden estas nuevas medidas destinadas a incentivar la eficiencia energética:

A través del Real Decreto-ley 19/2021, de 5 de octubre, de medidas urgentes para impulsar la actividad de rehabilitación edificatoria en el contexto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, ha modificado la Ley del IRPF para introducir tres nuevas deducciones temporales en la cuota íntegra estatal que son aplicables sobre las cantidades invertidas en obras de rehabilitación que contribuyan a alcanzar determinadas mejoras de la eficiencia energética de la vivienda habitual o arrendada y en los edificios residenciales, acreditadas a través del certificado de eficiencia energética.

Tipos de deducciones por obras de eficiencia energética

Como hemos dicho, las deducciones están destinadas a  incentivar las obras de mejora de la eficiencia energética. Pero teniendo en cuenta que esto se puede conseguir de muchas maneras, el actual conjunto de medidas contempla tres tipos específicos de deducciones.

  1. Deducción del 20 % por obras de mejora para la reducción de la demanda de calefacción y refrigeración
  2. Deducción del 40 % por obras de mejora que reduzcan el consumo de energía primaria no renovable
  3. Deducción del 60 % por obras de rehabilitación energética de edificios de uso predominante residencial

Aunque muchos detalles son compartidos, cada uno de los tres tipos tiene sus propias particularidades. Por eso vamos a ver los detalles de cada una de ellas por separado. 

1. Deducción por obras de mejora para la reducción de la demanda de calefacción y refrigeración

La primera medida está relacionada con las obras para la reducción de la demanda de calefacción y refrigeración. 

Los propietarios que hayan invertido en obras de este tipo podrán aplicar a las cantidades desde el 6 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2022 podrán deducirse un 20 % de las cantidades aportadas para mejorar la eficiencia energética.

Y la deducción se aplicará cuando con la instalación de mejora energética se haya obtenido un ahorro energético de un 7 %. Igual que veremos en las siguientes medidas, el porcentaje de mejora deberá quedar acreditado por los certificados de eficiencia energética expedidos antes y después de las obras. 

Esta deducción es aplicable a la vivienda habitual del contribuyente y a cualquier otra vivienda de la que sea titular y que tenga arrendada para su uso como vivienda en ese momento. Si la tiene en expectativa de alquiler, también será aplicable en caso de que la vivienda se alquile antes del 31 de diciembre de 2023.

Quedan excluidas de la deducción las segundas viviendas que no se encuentren alquiladas, las plazas de garaje, trasteros, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y otros elementos análogos.

Pero lo más importante para los autónomos que ejerzan su actividad en el domicilio es que la medida es que solamente será deducible la parte de la vivienda en la que no se desarrolla su actividad económica.

Es decir, si la vivienda del autónomo tiene 100 metros y 20 de ellos están registrados para uso de la actividad, solamente se podrá aplicar la deducción por mejoras de eficiencia energética a los 80 metros no relacionados con la actividad profesional. 

2. Deducción por obras de mejora que reduzcan el consumo de energía primaria no renovable

Esta medida se dirige a los propietarios que hayan realizado obras de aislamiento térmico en su vivienda habitual o que tengan arrendada para su uso como vivienda o en expectativa de alquiler.

La obra deberá reducir al menos un 30 % el indicador de consumo de energía primaria no renovable, o conseguir una mejora de la calificación energética de la vivienda para obtener la clase «A» o «B».

La base máxima anual de esta deducción será de 7.500 € —tanto en tributación individual como en la conjunta— y el porcentaje de deducción aplicable sobre la base de deducción, en los términos anteriormente comentados, es el 40 %. 

Igual que sucedía en el caso anterior, se aplica a obras realizadas desde el 6 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2022 y quedan excluidas:

  • Las partes de la vivienda destinadas a la actividad del autónomo,
  • Las plazas de garaje, trasteros, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y otros elementos análogos.
  • Las segundas viviendas que no se encuentren alquiladas

Esta deducción tampoco resulta aplicable en viviendas de obra nueva, pues en estos casos, al no existir un certificado energético anterior y otro posterior a las obras, no puede determinarse el porcentaje de mejora en el consumo de energía primaria no renovable o la mejora de la calificación energética de la vivienda.

3. Deducción por obras de rehabilitación energética de edificios de uso predominante residencial

Tendrán la consideración de obras de rehabilitación energética del edificio aquéllas en las que se obtenga una mejora de la eficiencia energética del edificio en el que se ubica la vivienda, debiendo acreditarse con el certificado de eficiencia energética una reducción del consumo de energía primaria no renovable. 

En este caso, los propietarios de las viviendas podrán deducirse el 60 % de las cantidades satisfechas durante dicho período por tales obras, con una base máxima anual de esta deducción de 5.000 € anuales. 

Esta deducción será aplicable a edificios de uso predominante residencial donde esté ubicada la vivienda o viviendas propiedad del contribuyente, incluyendo las plazas de garaje y trasteros que se hayan adquirido con estas.

Pero es importante tener en cuenta que las obras a las que se hace referencia han de realizarse sobre el conjunto del edificio (vivienda unifamiliar) o sobre un bloque completo (edificio plurifamiliar).

Igual que sucedía con las anteriores medidas, la deducción no será aplicable a la parte de la vivienda que se encuentre afecta a la actividad económica del autónomo. 

Periodos aplicables y tributación 

La deducción resulta aplicable a las obras realizadas entre el 6 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2023 que cumplan las condiciones y requisitos que se indican a continuación.

La deducción se practicará en los períodos impositivos 2021, 2022 y 2023, en relación con las cantidades satisfechas en cada uno de ellos, siempre que se hubiera expedido, antes de la finalización del período impositivo en el que se vaya a practicar la deducción, el certificado de eficiencia energética

Cuando el certificado se expida en un período impositivo posterior, la deducción se practicará en dicho período impositivo posterior tomando en consideración las cantidades satisfechas desde el 6 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre del citado período impositivo en el que se expida en certificado.

Aplicación práctica de las deducciones y ejemplos 

Pero para entender mejor cómo tributan este tipo de deducciones, vamos a ver un ejemplo práctico aplicado a obras de mejora que reduzcan el consumo de energía primaria no renovable.

El matrimonio formado por don T.P y doña P.Z, casados en régimen legal de gananciales, realizan en noviembre de 2021 obras en su vivienda habitual —situada en un edificio de uso residencial— que han consistido en la instalación de paneles aislantes (trasdosados) en las paredes y de aislamiento térmico en los falsos techos. Adicionalmente, instalaron un nuevo sistema de calefacción y de aire acondicionado por aerotermia en la vivienda.

El importe total de las obras, incluyendo la expedición de los certificados de eficiencia energética, ascendió a 28.000 €, que se hizo efectivo en dos pagos: uno de 20.000 € al inicio de la obra y otro de 8.000 € al final por el resto (8.000 euros), ambos mediante cheques nominativos.

Además, solicitaron y obtuvieron una subvención del programa de fomento de la mejora de la eficiencia energética y la sostenibilidad en viviendas por cuantía de 8.000 €. 

Con estos datos, veamos cómo quedaría la aplicación de las deducciones en su declaración:

Contribuyente don T.P:

  • Base de deducción: 20.000 €* ÷ 2 = 10.000 € (2 cónyuges)
    Base máxima de la deducción: 7.500 euros
  • Importe de la deducción: (7.500 x 40%) = 3.000

Contribuyente doña P.Z:

  • Base de deducción: 20.000 €* ÷ 2 = 10.000 € (2 cónyuges)
    Base máxima de la deducción: 7.500 euros
  • Importe de la deducción: (7.500 x 40%) = 3.000

*Nota: del total importe pagado (28.000 €) se descuenta el importe de la subvención pública obtenida (8.000 €). Por tanto, 28.000 € – 8.000 € = 20.000 €

Declaración conjunta de don T.P. y doña P.Z

  • Base de deducción: 20.000 € = 20.000 €
  • Base máxima de la deducción: 7.500 €
  • Importe de la deducción: 7.500 € x 40% = 3.000 €

Don T.P es autónomo,  por lo que no puede deducir el 100 % del domicilio, dado que solamente podrá aplicar la deducción de los metros no afectos a su actividad. 

Su domicilio consta de 100 metros, y utiliza 20 para desarrollar la actividad, por lo que si ha invertido 20.000 €, tendrá que calcular el 80 %, que corresponde a la cantidad de 16.000€.   

Es decir, en Hacienda deberá indicar 16.000 € como importe de la inversión, que es la parte en la que puede aplicarse la deducción. 

Últimas consideraciones sobre las ayudas de eficiencia energética 

Hemos visto que las nuevas medidas contemplan 3 tipos de deducciones, pero es importante que tengas en cuenta que solo una de ellas podrá ser aplicada, porque son incompatibles. 

En caso de que cumplas los requisitos de varias de ellas, tendrás que seleccionar la que sea más conveniente, pero solamente una. 

A la hora de indicar las deducciones en la declaración anual, tendrás que hacerlo en los apartados de Renta Web, dentro de Deducciones generales de la cuota, seleccionando la Deducción por obras de la mejora de eficiencia energética de viviendas, y dentro de este apartado una de las tres opciones disponibles. 

Si eres autónomo y estás casado, la deducción se aplicará a ambos en la declaración. 

Y por último, pero no por ello menos importante, recuerda que si la vivienda sobre la que se aplica la deducción es también tu lugar de trabajo, solo podrás deducir los metros que no estén afectos a tu actividad. 

Si aplicas las deducciones sobre el total de la vivienda, la declaración será incorrecta y podría derivar en sanción. Si tienes dudas, ya sabes, nuestros expertos están a tu disposición para resolverlas 💁🏻

 

Mónica Serra
Autor:
Mónica Serra
Mónica lidera el equipo jurídico de Declarando, la asesoría fiscal que ya ha ayudado a más de 100.000 autónomos. Disfruta usando sus conocimientos fiscales para ayudar al máximo a la comunidad autónoma, haciendo deporte y leyendo un buen libro en la playa.