El otro día me comentaba Marta, CEO de Declarando, lo que cobran de media un asesor fiscal. “Entre 50€ y 200€ al mes por autónomo, dependiendo de qué cosas hagan”.

“La verdad es que no es un servicio caro”, pensé. Estos abogados llevan muchos años de estudios. Y tienen que formarse continuamente para estar al día de las novedades fiscales.

Pero seamos sinceros, muy pocos autónomos españoles se lo pueden permitir. La mayoría somos mileuristas que no podemos pagar estos precios.

Así que me puse a pensar en la situación de un asesor fiscal. Y también en la situación de los autónomos. ¿Pueden pasar de su asesor fiscal sin salir perjudicados? 

Y si pasan del asesor y se lo hacen por su cuenta, ¿realmente Declarando puede cubrir esa pérdida?

Pero antes, analicemos estos precios:

  • Si te cobran 50€, significa que no te dedican más 1 o 2 horas al mes. Si les pagaras menos de 25€/h no creo que les saliera el negocio muy rentable. Piensa que el gestor debe pagar el alquiler de oficina, seguros de responsabilidad, y un montón de gastos más. Lo normal es que estos gestores sólo te presenten los modelos cada trimestre, no les queda tiempo para asesoría fiscal. De este modo sabes que no cometes errores, pero se le puede llamar “asesoría”. Y nunca se van a pillar los dedos para que te deduzcas algún gasto conflictivo porque si la lían, les harás pagar la multa a ellos.
  • Si te cobran más de 150€ al mes, es porque te llevan también los libros oficiales y te hacen una planificación fiscal. Si son buenos, te deberían ayudar a pagar menos impuestos.

El escenario no es muy prometedor. Si pagas poco no son excesivamente necesarios. Si te piden mucho, no los puedes pagar.

Ahora veo por qué tanto autónomos optan por pasar del gestor y llevarse ellos las cuentas.

El motivo fundamental es pues que van a reducir sus gastos fijos. Pero te puedo asegurar de que a final de año, tendrán menos dinero en la cuenta.

¿Por qué? Seguro que acaban pagando más, porque no se han deducido bien los gastos, porque han cometido un error que conlleva una sanción, porque se han dejado una bonificación, etc.

Entonces, si un asesor fiscal es demasiado caro y hacértelo totalmente por tu cuenta es demasiado peligroso, ¿qué solución nos queda a los autónomos? ¡Usar un software de facturación! Pero cuidado…

La principal ventaja de pasar del asesor y de hacerlo con un programa online es que vas a coger las riendas de tu negocio, pero no  todos los software te permiten pasar de tu gestor

Tienes que aprender a llevar tus cuentas, a ver qué cosas te harán pagar menos impuestos, a hacerlo todo de forma ágil para no perder demasiado tiempo, etc.

Vale, es fácil de decir, pero difícil de hacer. Si aún no estás muy convencido te voy a dar las 4 razones por las que creo que tienes que pasar ya de tu asesor fiscal:

1.-Llevarás tu facturación al día

Una de las tareas más laboriosas cuando llevas tus cuentas, es llevar tu facturación como autónomo.

Por un lado están las facturas de ingresos. Esas no te las puede hacer tu gestor, las tienes que hacer siempre tú. Y más te vale que seas ágil, si no no cobras 🙂

Con las facturas de gastos pasa algo parecido. Un asesor fiscal las suma para calcular los impuestos. Pero si vas por tu cuenta vas a tener que registrarlas.

O sea, que haciéndolo por tu cuenta lo vas a llevar todo al día y vas a saber perfectamente dónde está tu negocio en cada momento.

Además, tampoco va a ser mucho trabajo. De media, un autónomo tiene unas 12 facturas de gastos al mes.

Por ejemplo, con un programa como Declarando las 12 facturas las registras en menos de 6 minutos. Como tienes memorizada la información del proveedor, sólo tienes que el número de factura y el importe. 2 datos por factura. 30 segundos por factura. ¿Cuánto te cobraría un asesor por un servicio así?

2. Aprenderás a deducirte gastos

Los gastos deducibles son la clave a la hora de pagar menos impuestos. Y por tanto, de tener más dinero.

Un autónomo paga de media 4.000€ al año en impuestos más de lo que debería. Si aprendes bien a deducirte gastos, te puedes ahorrar una pasta.

Lo cierto es que los gastos los controlas mucho mejor cuando te llevas tú la contabilidad. No me veo al gestor explicándote todo lo que tienes que saber sobre gastos deducibles para autónomos. No les pagas suficiente 😉

Además, un asesor fiscal no quieren que cometas riesgos. Si le preguntas si te puedes deducir el IBI y te dice que sí a la ligera, se arriesga a que luego Hacienda te diga que no y te sancione.

Como no quiere complicarse la vida, la mayoría de veces te dirá que no es deducible. Así no irás a reclamar la multa.

Si el gestor no te ayuda, ¿qué alternativas tienes? Sólo te queda aprender tú por tu cuenta.

Pero cuando veas lo complicada que es la ley del IVA o la ley del IRPF, vas a alucinar. Créeme, ni leyéndote todos los blogs especializados del mundo lo vas a tener claro.

La mejor manera de aprender a deducirte gastos, es utilizando el asesor virtual de Declarando. Es un robot que hace las funciones de abogado. Te preguntará lo necesario para analizar tu caso concreto para saber si ese IBI que hemos comentado, en el caso de que seas arquitecto y tengas tu despacho en tu casa, es deducible.

El robot te dará un consejo totalmente profesionalizado, como lo haría un abogado, incluyéndote la normativa vigente y las consecuencias jurídicas de no aplicar correctamente el consejo.

3. Separas tu vida personal de tu vida laboral

Mezclar tu cuenta personal y tu cuenta laboral es un fallo super habitual entre autónomos. Y aunque la ley no te obliga, tiene muchas consecuencias.

Normalmente un asesor fiscal usa tus extractos del banco. Y te cobra por ese tiempo. No le importa dedicar una tarde a ver qué gastos son personales y qué gastos son laborales.

Si has decidido no tener gestor, es lo primero que debes hacer. Hemos quedado que no quieres perder tiempo llevando tus cuentas, pues hazlo bien.

Al separar las cuentas todo es más fácil de gestionar. Si tienes una inspección de Hacienda, evitarás que el inspector pueda obtener información confusa. Lo último que quieres es que una inspección rutinaria de tu negocio pase a ser una inspección completa de tu renta.

4.-Invertirás menos y ahorrarás más

Al principio te decía que tomar la decisión de abandonar tu gestor o asesor, no sólo debe ser por ahorrarte su cuota. Tienes que ver más allá, porque si no acabarás siendo uno de esos autónomos, que pierden más horas llevando sus cuentas que buscando nuevos clientes o pasando tiempo con su familia y amigos.

Si decides llevar tus cuentas, sé práctico. Cualquier software te costará alrededor de 25€ al mes. Y tendrá otras funcionalidades que te ayudarán en tu negocio.

En Declarando, con menos de 30€, entre otras cosas:

  • Llevarás tu contabilidad de modo super rápido (10 veces más rápido que si utilizas un Excel)
  • Podrás deducirte el máximo número de gastos con los que pagar menos impuestos
  • Controlarás tus cobros
  • Harás facturas con diseño profesional
  • Presentarás tu declaración anual

Lo dicho, a veces invertir un poco sirve para ahorrar mucho, no sólo dinero, tiempo. No desprecies el bien más preciado.

Y tú, ¿aún le pagas a tu asesor fiscal?

Mi objetivo con este blog es contarte todo lo que sé sobre autónomos, impuestos y ventas. Si tienes cualquier duda, ¡hazme un comentario!

Y si quieres empezar a ahorrar en impuestos y dedicar menos tiempo a la gestión de tu negocio, tienes que probar Declarando…

¿Te hago una demostración gratis?

Dura 15 minutos, es por teléfono y te comparto mi pantalla para que veas lo fácil que es…

Haz clic aquí para reservar tu hora