Tricy nace de la curiosidad de Diego Valera, su fundador, por investigar e inventar. 

Cuando tenía 7 años le regalaron un camión y lejos de ponerse a jugar como el resto de niños, decidió desmontarlo para ver de qué estaba hecho.

Esa es la filosofía que caracteriza a gran parte de los autónomos. 

Diego sabía que si quería dedicarse a inventar debía especializarse primero. Por eso, decidió lanzarse a estudiar ingeniería industrial, donde invirtió 8 años de su vida.

Una vez terminó la carrera, sin descanso, se puso a trabajar en una empresa donde acabó de desarrollarse como ingeniero.

Más tarde, en el 2016, entró en una crisis existencial y decidió dejar su trabajo. Como él mismo explica, en ese momento se acordó de su pasión por inventar. Fue en entonces cuando nació Tricy.

Diego explica que con su última creación, un triciclo eléctrico, fue pedaleando de Castellón hasta Turquía en un viaje de ida y vuelta. 

“Era mi manera de contribuir al medioambiente y a la vez de autorealizarme” explica.

Tricy

Como todos los principios, a Diego no le ha resultado fácil emprender. Pero con la ayuda de Declarando, al menos no tiene que preocuparse por el tema fiscal de su negocio.

“Vi una publicidad de Declarando y en seguida detecté que era muy resolutivo, sabía más que mi propio asesor”, explica el fundador.

Uno de los puntos fuertes que destaca Diego es que puede tener el control de todos sus gastos desde la plataforma. De esta forma sabe cuánto va a ahorrar en la Renta con los gastos que va añadiendo.

Además, también le es muy cómodo crear y transmitir las facturas desde la plataforma a sus clientes y presentar los impuestos de forma “híper fácil”.

“Creo que todos debemos seguir nuestras pasiones, porque a veces lo que más miedo te da es lo que más necesitas hacer”.