Glosario

Definición de irretroactividad y retroactividad

Descubre la diferencia entre irretroactividad y retroactividad

Seguro que alguna vez te has preguntado qué son la “irretroactividad y la retroactividad”, a continuación te mostraremos su significado.

Qué es la irretroactividad y diferencia con la retroactividad

La irretroactividad es el principio jurídico que rechaza el efecto retroactivo. Por su parte, un acto jurídico es retroactivo cuando puede aplicarse sobre acciones pasadas.

Por tanto, la irretroactividad obliga a que la ley se aplique solo en acciones futuras.

Como autónomo, es importante que conozcas este concepto porque existen, por ejemplo, pagos retroactivos y otros irretroactivos.

Un ejemplo de ello, son los pagos retroactivos de los sueldos y pagas de tus empleados. En este caso, el pago es retroactivo cuando pagas a los trabajadores la cantidad que en realidad se le tendría que haber abonado y no se ha hecho.

Por tanto, en este caso, no es irretroactivo, sino que, aunque no lo hayas pagado ya, puedes hacerlo con efecto retroactivo y pagarlo ahora o en un futuro.

Irretroactividad de las leyes penales

La irretroactividad se puede aplicar en el derecho sancionador. Es decir, las multas con efecto irretroactivo existen y su imposición implica que no puedan sancionarse hechos pasados.

La ley solo permitiría multar sobre actos ocurridos en el momento y mientras la ley está vigente.

Un ejemplo sería la sanción por no haber presentado tus impuestos. Esta multa se debe poner durante el periodo impositivo. Así lo regula el sistema tributario.

Además, la ley explica que este tipo de sanciones no producirán un efecto irretroactivo si esto no favorece al presunto infractor.

Retroactividad en el alta en la Seguridad Social

Uno de los casos de retroactividad más comunes entre los autónomos es el alta con efectos retroactivos para cuadrar con la fecha de alta en Hacienda (si esta se dio antes). De esta forma, el alta en los dos organismos tiene la misma fecha

La ley dice que el alta en la Seguridad Social debe hacerse hasta 60 días antes del comienzo de la actividad, por lo que lo más aconsejable y ajustado a la norma, según la AEAT, es realizar el alta en régimen de autónomos y Hacienda simultáneamente.

Esta es la razón por la que muchos autónomos deciden presentar el alta en la Seguridad Social con efecto retroactivo.