Tipos de bonificaciones para autónomos

Los trabajadores por cuenta propia tenemos que afrontar muchos gastos y obligaciones.  Y para equilibrar la balanza, Hacienda pone a nuestra disposición varios tipos de bonificaciones para autónomos que nos hacen la vida un poco más fácil.

En este artículo voy a enseñarte los 6 principales tipos de bonificaciones para autónomos.

Bonificaciones para autónomos

La mayor parte de las bonificaciones disponibles van dirigidas a los nuevos autónomos. Con el fin de facilitar el proceso, los trámites de solicitud de muchas de estas bonificaciones para autónomos se cumplimentan en la Seguridad Social al darse de alta como autónomo.

A continuación te explico los tipos de bonificaciones para autónomos más recurrentes.

Bonificación para autónomos #1: gastos de difícil justificación

Los autónomos pagamos el Impuesto sobre la Renta (IRPF) dependiendo del beneficio que ganamos en nuestro negocio. Si tenemos beneficio, un porcentaje se va para Hacienda. Si los números a final de año están en rojo, no le pagamos nada.

Para calcular nuestro beneficio, seguimos estos pasos:

Importe ventas obtenidas del año –  Importe gastos o compras de ese mismo año =  Beneficio

Pues bien, Hacienda nos permite aplicar un 7 % de gastos de difícil justificación. Al tener más gasto, se reduce el beneficio. Si se reduce el beneficio, pagamos menos impuestos en la declaración de la renta anual.

Te lo explico mejor: la Administración Pública da por bueno que un 7 % de nuestro beneficio se considere un gasto, sin tener que justificarlo con una factura o cualquier otro documento. Eso sí, no se pueden superar los 2.000 € al año.

Esta es una bonificación para autónomos que muchos no conocen.

Si eres usuario de Declarando no te tienes que preocuparte por calcular este porcentaje. Nosotros te lo aplicamos de forma automática.

Bonificación para autónomos #2: reducción por inicio de la actividad

Tienes derecho a aplicar esta disminución sobre el beneficio de tu negocio si siendo autónomo cumples estos 3 requisitos:

  1. Que hayas iniciado tu actividad como autónomo en el año de aplicarte esta reducción.
  2. Que calcules tu Impuesto sobre la Renta por el régimen de estimación directa simplificada (esta información la puedes consultar en el modelo 037 de alta, en la página 2, apartado 3, casilla 609).
  3. Que no hayas iniciado otra actividad durante el año anterior (y no se considera que hayas iniciado actividad, si no tuviste beneficios).

Si cumples estos 3 requisitos podrás hacer que se reduzca tu beneficio en un 20 % con un límite de 100.000 € al año.

No podrás disfrutar de esta disminución cuando más del 50 % tus ingresos o ventas vengan de un cliente con el que estabas trabajando como empleado antes de que empezaras tu actividad como autónomo.

Si puedes acogerte a esta reducción tienes que saber que se aplica cuando vayas a presentar tu declaración de la renta. No se aplica de forma automática, sino que la tienes que marcar tú mismo.

Esta reducción te aparece en el mismo apartado de la renta donde indicas los datos de ingresos y gastos deducibles. Este apartado es el conocido como «Rendimientos de Actividades Económicas en Régimen de Estimación Directa.

Bonificación para autónomos #3: la tarifa plana

Otra de las bonificaciones para autónomos más conocida es la tarifa plana.

Desde 2023, consiste en una cuota fija de 80 € al mes (86,65 € en 2024) durante los primeros 12 meses de actividad.

Y si pasado ese tiempo tus ingresos están por debajo del salario mínimo interprofesional (o SMI), puedes solicitar una ampliación por 12 meses más.

Bonificación para autónomos #4: autónomo colaborador

Si eres autónomo colaborador podrás beneficiarte de una bonificación en la cuota que tienes que pagar a la Seguridad Social. Esta bonificación consigue que pagues un 50 % menos de lo que tendrías que pagar durante 18 meses. Después ese 50% se reduce a un 25 %, durante 6 meses más.

Por autónomo colaborador me refiero a que eres familiar del autónomo para el que trabajas y además, con el que convives.

Si eres autónoma y madre, podrás aplicarte las bonificaciones para autónomos en tu cuota de la seguridad social.

Bonificación para autónomos #5: conciliación familiar

Si dejaste de trabajar por cuidar a un hijo y reinicias tu actividad dentro de los 2 años siguientes al parón, tendrás derecho a una bonificación del 80 % de la cuota de autónomo por contingencias comunes.

Esta bonificación dura 24 meses desde la fecha de reincorporación.

Bonificación para autónomos #6: régimen de pluriactividad

Si tienes un trabajo por cuenta ajena y te das de alta como autónomo, tienes derecho a las siguientes bonificaciones:

  • Primeros 18 meses de alta: puedes acceder hasta el 50 % de la base mínima de cotización.
  • Los 18 meses siguientes a los primeros 18 meses de alta: puedes optar hasta el 75 % de la base mínima de cotización.
  • Los primeros 18 meses si la pluriactividad es a tiempo parcial, las bonificaciones se reducen al 75 % y se reducen al 85 % durante los siguientes 18 meses.

Los autónomos en pluriactividad tienen la opción de no cotizar por contingencias comunes en la cuota de autónomos, puesto que ya lo hacen como trabajadores por cuenta ajena.

¿Te has quedado con dudas sobre los tipos de bonificaciones para autónomos? Puedes reservar una llamada gratuita de asesoramiento para hablar con nuestros expertos en fiscalidad.

Paula Ginés
Autor:
Paula Ginés
Redactora en Declarando, la plataforma de asesoramiento fiscal que ayuda a más de 100.000 autónomos a cuidar de su dinero. Esta periodista siempre está viajando y metida en proyectos laborales con otros jóvenes europeos.