Los bienes que se tienes que amortizar son un verdadero tormento para los autónomos y no es fácil saber perfectamente cuales son y cómo se tienen que amortizar. Surgen muchas dudas como por ejemplo si son gastos, o si afectan a los modelos que tengo que rellenar. Justamente la amortización de los bienes de inversión es el tema que vamos a tratar en este post.

En primer lugar hay que explicar que un bien de inversión básicamente es un gasto por una compra que va a durar más de un año y cuyo importe supera los 3000€ , y que no lo computas de golpe, lo haces a lo largo de cierto tiempo. No obstante, el IVA de esa adquisición si lo puedes recuperar entero ese mismo trimestre, al rellenar el modelo 303

Ahora bien, como te decimos ese gasto  es lo que llamamos “amortización”. Para eso, lo primero que tienes que hacer es calcular el importe de la amortización que le corresponde a ese bien de inversión para ir imputando cada trimestre una parte de ese total.  Los bienes de inversión se tienen que contabilizar en un libro llamado registro de bienes de inversión.

Realmente cuando compramos un bien de inversión, lo que pagamos no se considera como un gasto sino una inversión (de ahí le viene el nombre ;)). Esto se debe a que el valor de ese bien sigue siendo un activo para la empresa, lo único que pasa es que en vez de tenerlo en forma de número en nuestra cuenta bancaria, lo tenemos “realizando una actividad”. 

La Agencia tributaria tiene unas tablas muy precisas en la que indican cómo calcular la amortización, basándose en el porcentaje y el número de años que vaya a estar operando ese bien en nuestra actividad. Algunos ejemplos de bienes que pueden considerarse como de inversión son edificios, mobiliario, maquinaria, herramientas y hasta algunos animales.