Escribió: 28/07/2020 | Actualizó: 14/09/2021 · Autor: Marta Zaragozá

Ventajas fiscales del plan de pensiones para autónomos

Cada vez más autónomos optan por planes de pensiones que complementen su pensión por jubilación y que aseguren el máximo beneficio posible. 

Porque sí, la contratación de estos productos financieros puede resultar en beneficios fiscales muy interesantes para los autónomos. 

Ahora te explicamos exactamente en qué consiste, son los motivos para la elección de un plan de pensiones y las ventajas fiscales que tienen para los autónomos.

Qué es un plan de pensiones 

El plan de pensiones es un producto financiero, una herramienta de ahorro a largo plazo, que implica realizar aportaciones periódicas de capital. 

Ese capital se incluye en un fondo de pensiones y el banco o la gestoría especializada que se hace cargo de él lo invierte en busca de rentabilidad.

Es importante diferenciarlo del plan privado de jubilación. Este no es un producto financiero sino una póliza, con las características de un seguro destinado a conseguir un ahorro para el momento de la jubilación.

Principales motivos para elegir los planes de pensiones

Los motivos por los cuales los autónomos deciden decantarse por un plan de pensiones suelen venir por la precariedad de la jubilación y las diferencias con respecto a los trabajadores contratados. 

Diferencia de cotizaciones entre autónomos y asalariados

Los autónomos no cuentan con la posibilidad de integrar las denominadas lagunas de cotización. Esto son los periodos en los que el autónomo no ha cotizado y que se añaden al resto de cotizaciones y computan como base de cotización cero.

Los asalariados, en cambio, durante estos períodos tienen unas reglas de integración con cotizaciones ficticias.

Que los autónomos no pueden beneficiarse de esta medida provocativa que los meses no cotizados, se traduzcan en una penalización al calcular su pensión. Un motivo importante para decantarse por planes de pensiones que ayuden a suplir esos beneficios.   

Jubilación precaria de los autónomos

La jubilación comienza por las cuotas que pagas mensualmente a la Seguridad Social mientras trabajas. Estas serán tu futuro sustento, y ahí reside el primer problema. 

Casi el 90% de los autónomos españoles pagan la cuota mínima y esto, como es entendible, supone una pensión por jubilación bastante precaria.

En concreto, la pensión media de un autónomo cuando se jubila es de 780,95 € al mes, según los últimos datos de la Seguridad Social. Se trata de un un 40% menos que la pensión media de un asalariado.

Este es otro de los motivos principales por los que los autónomos deciden optar por un plan de pensiones, intentar asegurar así de que pueden mantener su calidad y estilo de vida durante la jubilación.

Tiempo de cotización 

El tiempo de cotización es otra de las variables que cuentan con la hora de fijar la pensión por jubilación. Y aquí otra vez nos encontramos con diferencias notables respecto a los asalariados.

Si quieres tener la jubilación que te corresponda como autónomo tendrás que cotizar 36 años ahora y 37 años en 2027.

Si ha cotizado por debajo de esos 36 o 37 años no cobrarás el 100% de tu base reguladora, sino un porcentaje inferior. Con el mínimo cotizado de 20 años, sólo percibirás un 50% de la base reguladora.

Para los autónomos mantener 36 años su negocio en pie es todo un reto con la situación de crisis actual, por ello el plan de pensiones vuelve a ser una alternativa.

De todas formas, si quieres saber más sobre el plan de pensiones, desde Declarando queremos ayudarte. Solo tienes que solicitar una llamada gratuita de asesoramiento con nuestro equipo de expertos y ellos te aconsejarán según tu caso en concreto.

plan de pensiones

La fiscalidad de los planes de pensiones

Aportaciones a planes de pensiones

Las aportaciones a planes de pensiones son voluntarias y no existe la obligación de aportar todos los meses una misma cantidad. 

Sin duda es una ventaja, dado que los autónomos, por norma general, no siempre facturan lo mismo y en tiempos de apuros económicos se pueden suspender o reducir temporalmente los aportes sin que esto implique un problema importante.

Desgravación del plan de pensiones

Hacienda permite a los autónomos la deducción del plan de pensiones en la renta de manera directa. 

Permite la desgravación de las aportaciones a un plan de pensiones, pero, actualmente, solo un 2% se aplica la deducción por el máximo permitido, es decir, 2.000 €. 

Así es, Hacienda ha bajado el límite de aportación al plan de pensiones. Hasta el 2020 inclusive, esta cantidad era de 8.000 €. 

También es importante que sepas que cuando hablamos del ahorro fiscal en un plan de pensiones, no solo nos quedamos en una deducción … Estamos hablando de que el beneficio es directamente una “reducción” sobre la base imponible que es algo mucho mejor.

Por ejemplo, imagina que Juan, autónomo, tiene beneficio únicamente de su actividad y es lo único que declara en renta. La cantidad asciende a 20.000 € pero al aplica la reducción de 2.000 €, la renta ya no se calcula sobre 20.000 € sino sobre 18.000 €.

Aprender más : qué es la base imponible

Rescate del plan de pensiones

El rescate del plan de pensiones supone poder sacar el dinero que has ido aportando al plan de pensiones hasta la fecha.

Hasta el 2018, tan solo se permitía rescatar las aportaciones una vez alcanzada la jubilación, o en los supuestos de enfermedad grave o paro de larga duración. 

Ahora se suma la posibilidad de rescate del dinero pasados ​​al menos 10 años de esas aportaciones.
 

Hay que recordar que la fiscalidad de los planes de pensiones está diferida al momento de su rescate. Eso quiere decir que no tendrás que pagar impuestos hasta recuperar el dinero, por lo que es mejor que lo recuperes en un ejercicio con pocos ingresos o de manera paulatina. 

En resumen: las ventajas del plan de pensiones

Después de conocer qué es un plan de pensiones, los motivos por los que los autónomos deciden lanzarse a ella y cómo funciona su fiscalidad, vamos a ver a modo resumen las ventajas.

El plan de pensiones ya es una ventaja fiscal en sí mismo, pero, además, tiene puntos a destacar que lo diferencian del resto de herramientas de ahorro.

Entre ellas destaca la posibilidad de gestionar el dinero que vas a ahorrar como tú prefieras. No te ata a unas cuotas definidas. Puedes hacer las aportaciones que tú decidas.

Pagas los impuestos en el momento de retirar el dinero, por lo que puedes elegir el momento laboral que más te convenga para sacarlo (con un mínimo de 10 años desde que hiciste esas aportaciones).

Es una aportación que desgrava en la renta por lo que te interesa en materia de deducciones.

Y, por último, suple las deficiencias de la jubilación de los autónomos que les diferencian de la jubilación de un asalariado.

Autor:
Marta Zaragozá
Abogada fiscal especializada en autónomos