1. La cita perfecta no acaba en beso

Te vas a cenar, la conversación fluye bien, hay química, tenéis los mismos intereses. Llegan los postres, empezáis a hablar de hacer algo juntos en el futuro.

Algo dentro te dice que la cosa está funcionando de maravilla, que hoy es tu día de suerte.

Un poco de lucha para coger la cuenta. Pagas, sabes que la próxima vez será su turno. Lo acompañas al coche, esperas cerrar el trato y… nada.

Un apretón de manos, muchas promesas y 50€ menos en la cuenta. Te vas a casa con sabor agridulce y como el futuro se ríe de ti, no vuelves a saber de él.

Seamos sinceros, esto pasa. Pasa cuando buscas pareja. Pasa cuando buscas clientes.

2. La felicidad está en las pequeñas cosas

Cuando eres autónomo, igual que cuando buscas el amor, cualquier pequeña cosa te pone de buen humor.

¿Me ha hecho un like en Facebook? Seguro que le gusto.

¿Me ha contestado a la newsletter con un gracias? Este cliente no se me escapa.

3. ¿Por qué no me contesta?

Le das a actualizar el email cada 30 segundos. ¿No debió recibir mi último correo? ¿Le habrá ido a spam?

Entonces miras el móvil compulsivamente, ¿tiene mi teléfono? ¿preferirá escribir por whats app? Lo veo conectado, ¿por qué no me manda ese mensaje? ¡Sé que lo has leído!

8 Formas En Que Ligar Se Parece A Ser Autónomo

4. Buscando el momento perfecto

Cada vez que tienes que enviar un mensaje o un correo dudas. ¿Será demasiado pronto? ¿Pareceré ansioso o desesperado?

No es fácil saber cuál será el momento perfecto para escribir a esa persona que te gusta. Pero es mucho peor acertar con el timing adecuado para ponerte en contacto con tu cliente. ¿Le estaré agobiando? Quiero decirle algo importante pero no lo quiero perder, ¿le doy un poco de espacio y espero que venga a mí?

5. Queremos lo que no podemos tener

Cuando tienes novia envidias a los que están solteros. Cuando eres soltero sólo puedes pensar en conseguir una novia.

Cuando eres autónomo te pasas el día pensando en formas de conseguir nuevos clientes. Cuando los tienes, vas tan de cabeza que lo único que te da felicidad es pensar en el día que entregues el proyecto y recuperes tu vida.

Este es un fallo que tenemos los autónomos tanto como cualquier otra persona. Nos cuesta disfrutar de lo que hemos conseguido y envidiamos lo que no podemos tener.

6. El dolor del rechazo

Cuando te rechazan un par de veces te empiezas a preocupar. ¿Qué significa que no te va bien quedar esta semana? ¿Realmente estás ocupado o es que no te intereso?

Llevamos semanas flirteando y ahora de repente, ¡calabazas!

En el amor como en la vida de los autónomos, unos días parece que tienes la relación perfecta y de la noche a la mañana no quieren saber de ti. Y no hay duda, perder algunos clientes duele más que perder a algunas parejas…

8 Formas En Que Ligar Se Parece A Ser Autónomo

7. No es oro todo lo que reluce

Qué bonito es todo al principio. Contestas rápido cuando te mandan un mensaje, salís a comer a menudo, nunca dices que no a nada, te adaptas a su agenda y haces todo lo que te pidan.

Estoy hablando de nuevos clientes, pero bien podría estar hablando de nuevas parejas.

Hasta que todo se rompe, se pierde la química, empiezan los problemas económicos y no tenéis comunicación.

Lo malo es que, aunque sabes que todo se ha acabado, te cuesta tomar la decisión. Al fin y al cabo, no es fácil conseguir nuevos clientes para un autónomo y tampoco lo es conseguir nuevas novias.

8. Por fin llego el amor

Pasa. Yo tengo amigos que les ha pasado.

Pagos siempre al día, poca carga de trabajo, les parece bien todo lo que hagas, le encanta cómo haces las cosas, habla bien de ti a todo el mundo y está pensando en estar contigo para siempre.

Sí, estoy hablando del cliente perfecto, ese que lleva años contigo y del que no tienes ninguna queja.

Creo que también puede pasar con algunas parejas, la relación perfecta. Pero sinceramente, no conozco a nadie que le haya pasado 😉

8 Formas En Que Ligar Se Parece A Ser Autónomo

En resumen, encontrar el amor no es fácil. Pero todos ponemos mucho de nuestra parte. Ser autónomo tampoco es sencillo, pero si tantos españoles quieren serlo, es porque a la larga es lo mejor que te puede pasar en vida laboral.