Los que somos autónomos vivimos en base a periodos de 3 meses, el tiempo que pasa entre una declaración trimestral y la siguiente. En este artículo te voy a explicar todo lo que tienes que saber para presentar tus impuestos trimestrales, las opciones que tienes y la manera más conveniente de hacerlo.

Lo más habitual para los autónomos es que cada trimestre tengamos que rellenar 2 formularios, Modelo 303 de IVA  y el Modelo 130 de pago a cuenta del IRPF. Si además eres u trabajador por cuenta propia que ejerce su actividad desde un local u oficina alquilada, también tienes que presentar el Modelo 115 de retenciones por alquiler.

Una cosa que hemos hecho los autónomos de forma habitual (y que por suerte estamos dejando de hacer), es llevar nuestra contabilidad en un Excel. Esto puede ser una fuente enorme de errores y lo más común es que con esos libros de registro que no se adecuan a la norma, tengamos una sanción de Hacienda en caso de Inspección. Las obligaciones contables de los autónomos son más sencillas que las de las PyMEs pero aún así hay determinados factores que hay que saber.

Si tú eres un autónomo más organizado y ya estás usando un programa de facturación como Declarando, probablemente tengas bien la contabilidad en tus libros registro. Lo importante es llegar a final de año con todos los ingresos y gastos registrados, de modo que sólo tengas que pasar la información que presentaste en los diferentes trimestres, a los modelos de resúmenes anuales. 

Para presentar los impuestos trimestrales tienes varias opciones dependiendo de su resultado.

A. Si tus impuestos son a PAGAR tienes 2 opciones: 

  1. Si dispones de certificado o firma digital o bien de la Clave PIN que te facilita Hacienda, puedes presentar tus impuestos por internet pero con la opción de domiciliación. En este caso, tienes unos plazos más cortos de presentación y necesitas un número de cuenta (donde Hacienda te hará el cargo el último día de impuestos). Es importante destacar que los plazos para domiciliar los impuestos finalizan 5 días antes del plazo normal. Esta opción la puedes hacer directamente en la web de Hacienda o en www.declarando.es, en los 2 sitios es gratis pero en la Agencia Tributaria es mucho más complicado.
  2. Puedes ir a una oficina de Hacienda y presentar el formulario con los impuestos trimestrales en papel. En este caso tendrás que ir al banco a realizar el pago.

B. Si tus impuestos son NEGATIVOS (no tienes que pagar nada por ellos), puedes:

  1. S dispones de certificado o firma digital o bien Clave PIN, los podrás enviar por internet sin problemas durante el plazo establecido para su presentación. Con esta opción los plazos no se acortan, es decir, que tienes hasta el último día para presentarlos.
  2. Puedes ir a una oficina de Hacienda y presentar el formulario con los impuestos trimestrales en papel. En este caso tendrás que entregarles el formulario para que te lo sellen y ya no necesitas ir al banco porque no hay nada que pagar.

Como ves, tienes varias opciones para presentar tus impuestos trimestrales, la más cómodo siempre es la transmisión por internet porque te evitas desplazamientos y el perder tiempo en las colas que te forman tanto en Hacienda como en el banco. Normalmente, todos tenemos la manía de esperar hasta el último día para presentar nuestros impuestos trimestrales y luego nos pilla el toro. Mi consejo es que si todavía no dispones de certificado o firma digital o bien Clave Pin que intentes obtenerlo cuanto antes, verás que tu vida mejora considerablemente y como no. A partir de ahí, resulta mucho mejor si vas registrando tus ingresos y gastos a lo largo del trimestre. En ese caso, si eliges Declarando para presentar tus modelos de impuestos en Hacienda sólo tendrás que entrar en la plataforma en el periodo de impuestos y apretar un botón.