Los autónomos dependientes son aquellos trabajadores por cuenta propia que reciben el 75% o más de sus ingresos por parte del mismo cliente. En general, este tipo de trabajador suele estar empleado en exclusiva en una empresa que no le quiere hacer contrato de trabajo para así ahorrarse los seguros sociales y demás obligaciones que van unidas al empleo por régimen general. 

 

Esta figura de autónomos en dependencia económica está regulada por el Estatuto del Trabajo Autónomo y mucha gente la llama el falso autónomo. Es una figura ciertamente discutida, que muchas asociaciones de autónomos están pidiendo que se elimine y se regularice a estos trabajadores dentro del régimen general. 

Las principales ventajas que puede tener el ser autónomos dependiente son: 

  1. Tienen que tener un contrato de trabajo firmado por las 2 partes (trabajador y empresa) que regule su situación y le permita desarrollar su actividad de forma legal. Muchos autónomos que tienen más de 3/4 partes de sus ingresos de un mismo cliente no lo saben y están incumpliendo la ley. Los que estén en esta situación, deben de avisar a la empresa, tienen que firmar un contrato explicando la situación y luego lo tienen que presentar en el Servicio Público de Empleo Estatal
  2. Tienen 18 días hábiles de vacaciones al año. Ahora bien, este tiempo de descanso no está remunerado por parte de la empresa, así que muchos podéis considerar que casi que es una desventaja, porque si no trabajas, no cobras. Sin embargo, no es práctica del todo usual, si la relación es buena entre empresa y autónomo, fijar una compensación por este tiempo fuera de la oficina.
  3. La autónomo en dependencia económica tiene un permiso de maternidad sin necesidad del periodo mínimo de cotización de 180 días.
  4. Los trabajadores por cuenta propia en este régimen, se pueden organizar laboralmente como les dé la gana. Es decir, pueden seguir indicaciones de la empresa pero son ellos los que desarrollan su actividad con criterios organizativos propios.
  5. No tiene un horario de trabajo fijo. Esta es una ventaja importante, aunque esté “empleado” por un cliente, sigue gozando de las ventajas de organización de los propios horarios de las disfrutamos el resto de autónomos. 

Hemos intentado detallar las ventajas de ser trabajador autónomo dependiente por darle algo de alegría a la situación, pero por norma general no es una situación excesivamente buena para el trabajador. Lo cierto es que es una figura que no complace a los autónomos en esta situación, aunque para la empresa es un verdadero chollo.