Artículo escrito por expertos

Leasing de coches para autónomos: qué es y por qué te interesa

El vehículo es una parte esencial del trabajo para muchos autónomos que necesitan desplazarse para llevar a cabo su actividad.

¿Te imaginas un fontanero o electricista yendo a las casas sin tener coche? Por no hablar de la importancia del vehículo para taxistas o transportistas. 

Sí, no sería viable. Pero claro, ¿cuál es la mejor forma de conseguir esos vehículos? 

Como ya sabes, puedes comprar el coche, pero también puedes optar por el leasing o renting si solo lo necesitas por un tiempo. Y… ¡también puedes conseguir maquinaria para tu negocio de la misma forma!

En este artículo te explicamos qué es el leasing y qué diferencias hay con el renting. Así puedes decidir qué te interesa más.

Cómo funciona el leasing de coches para autónomos

El leasing no es más que un alquiler con opción a compra. 

Es decir, pagas una cuota mensual (sin entrada) y tienes a tu disposición el vehículo, durante el tiempo que firmes por contrato y, atención, porque no solo coches, como te hemos adelantado, también puedes utilizar el leasing para hacerte con maquinaria para tu negocio.

Una opción interesante.

Bien, pues una vez se termina el leasing tienes tres opciones:

  1. Quedarte con ello a cambio del pago de una última cuota con el dinero restante
  2. Cambiarlo por otro nuevo y dejar el que tienes en ese momento
  3. Devolverlo a la compañía

Para elegir la mejor opción, está bien que hables con tu compañía (una vez llegado el momento) y decidas cuál es la opción que más te interesa en tu caso en concreto.

Ventajas de escoger el leasing

La principal ventaja al elegir el leasing es la comodidad de comprar un vehículo (o maquinaria) sin hacer grandes inversiones iniciales. 

Es verdad que los intereses suelen ser más altos que los del préstamo tradicional pero a cambio, el leasing te permite financiar el 100 % de la inversión. 

Como siempre decimos, ya depende de ti y tu situación escoger una opción u otra.

Además, cuando pagas la cuota mensual del leasing para coches, por ejemplo, esta incluye los gastos asociados al vehículo como el seguro, impuestos, reparaciones, mantenimiento…


Si sumamos todos esos gastos por separado, ahí sí que nos puede salir mucho más rentable el leasing.

Y para rematar ofrece importantes ventajas fiscales que te pueden ayudar a pagar menos en impuestos.

Ahora te lo contamos con más detenimiento.

Un coche conseguido por un leasing de coches para autónomos

Fiscalidad del leasing

Una de las principales ventajas fiscales de contratar un leasing está asociada a la posibilidad de deducir el IVA al presentar el modelo 303

Si como autónomo necesitas un vehículo o una maquina y están vinculados a tu negocio de forma íntegra —solo los usas para tu actividad profesional— vas a poder deducir el 100 % del leasing en el IRPF y en el IVA.

Un ejemplo de autónomos que pueden deducir el 100 % del IVA del leasing de los vehículos son, como hemos mencionado al principio del artículo, los taxistas y los transportistas.

Si le das un uso mixto al vehículo y no es imprescindible para tu actividad, solo podrás deducirte un 50 % y debes poder acreditar este uso. En el caso del IRPF solo podrás deducirlo si está 100 % afecto.


Pero, aquí no acaban las ventajas fiscales.

En el leasing también tienes la posibilidad de amortización acelerada, en este caso, es mejor contar con un asesor especializado para analizar tu caso de forma individual.

Renting o leasing: diferencias y similitudes

El renting de un vehículo o una máquina es un alquiler sin compra. 

Es decir, se trata de pagar una cuota mensual, pero luego no tienes la opción de compra cuando acabe el contrato.

El renting también ofrece las mismas ventajas fiscales que el leasing en la deducción del IVA e IRPF.

El cambio más importante viene porque cada tres o cuatro años (cuando termina el contrato) puedes decidir si seguir con ese coche o esa máquina o quieres cambiar.

Así, con el renting tienes coche nuevo cada poco y con el leasing puedes hacer que la máquina que pagas cada mes, acabe siendo tuya.

Entonces… ¿es mejor el leasing o el renting?

Como siempre decimos, de ti dependen este tipo de decisiones, pero es verdad que si prefieres tener el bien en propiedad y aumentar tu patrimonio es mejor que te decantes por el leasing.

Si por el contrario prefieres estrenar coche cada 3 o 4 años, entonces es mejor que elijas el renting.

Desde Declarando podemos ayudarte con la fiscalidad de tu leasing o renting, solo tienes que solicitar una llamada gratuita de asesoramiento con nuestro equipo de expertos y ellos te ayudan sin compromiso.

Andrea Torner
Autor:
Andrea Torner
Andrea es asesora fiscalista en Declarando. Se encarga de analizar sentencias y estar a la última en la fiscalidad del autónomo. Cuando no está asesorando, aprovecha para desconectar y reconectar con el mundo a su manera: paseando a su perro Enzo 🐶