A raíz de la pandemia los organismos públicos, entre ellos las Comunidades Autónomas otorgan ayudas a los autónomos en dificultades para paliar los efectos desde la paralización de la actividad y la reducción de los ingresos.

Estas ayudas, llevan consigo una tributación específica y hoy te mostraré cuál.

Qué se declara en la renta como rendimiento de trabajo

La Consulta Vinculante, V0105-21, revela el misterio de cómo se deben de declarar estas ayudas. Esta dice que se tienen que declarar en la renta y ser considerado como rendimiento del trabajo, siempre que cumplan dos condiciones:

  • Que tengan por objeto compensar la caída de ingresos.
  • Que no sean encuadrables en otro concepto de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

ayudas comunidades autonomas

Cuándo se tienen que declarar las ayudas

En cuanto a la problemática del momento en que han de declararse, acogiéndose a la Ley del Impuesto de Sociedades, establece las siguientes reglas:

  • Si las ayudas se aplican a compensar gastos del ejercicio o la pérdida de ingresos, tendrán el tratamiento de subvenciones corrientes: ingresos del ejercicio y se declararán en el ejercicio que se han otorgado.
  • Las destinadas a favorecer inversiones en inmovilizado o gastos de proyección plurianual se tratarán como subvenciones de capital: imputación en la misma medida en que se amorticen las inversiones o se produzcan los gastos realizados con cargo a las mismas. 
  • Cuando los bienes no sean susceptibles de amortización, la subvención se imputará íntegramente en el ejercicio en que se produzca la enajenación o la baja en el inventario del activo financiado con dicha subvención.

Ejemplos de las ayudas para autónomos de las Comunidades Autónomas

A continuación voy a ponerte 3 ejemplos de como proceder con algunas de las varias ayudas que se han estado concediendo:

1.En el caso de una ayuda concedida en el 2020 por pérdida de ingresos, dicha ayuda se declarará en la declaración de la renta del 2020, que se hace desde el 7 de abril al 30 de junio del 2021. 

2. En el caso de que la ayuda sea para cubrir gastos de inversión que necesitan amortización por ser superiores a 300 €. Por ejemplo, un ordenador por valor de 1000 €. Aquí declararás la ayuda con dos opciones:

  • La primera opción es declarar la cantidad que corresponda a cada año según el plan de amortización, de tal manera que cada año declaro una cantidad concreta. 
  • La segunda opción es declararlo ese mismo año que se desembolsaron los 1000 € porque es cuando se ha realizado el gasto. 

3. En aquellos bienes que no necesitan amortización, en el momento que se venda dicho o bien o ya no forme parte del inventario. Por ejemplo, si te han concedido una subvención para comprar sillas de oficina cuyo valor no supera los 300 €, declararás dicha subvención en el momento que se venda la silla o ya no forme parte del inventario porque ya no se usa.

 

Andrea Torner
Asesora fiscal especializada en autónomos Andrea es asesora fiscalista de Declarando. Se encarga de analizar sentencias en el BOE, estar a la última en novedades legales y fiscales que afecten a los autónomos e informar rápidamente al resto del equipo. En su tiempo libre la pillarás paseando a Enzo, su modo de desconectar y reconectar con el mundo.