Guía: Todo lo que necesitas saber sobre la fiscalidad de los creadores de infoproductos

Descubre todo lo que necesitas saber sobre fiscalidad si has decidido emprender en el mundo de los infoproductos
Empezar gratis
Artículo escrito por expertos

Los infoproductos se han convertido en los últimos años en una de las principales apuestas de los emprendedores digitales y la Economía Creativa. 

Y la verdad es que tiene todo el sentido.

Son un negocio sencillo, que no requiere de materiales o herramientas complejas. Y cualquier persona con expertise en un área determinada, un ordenador y una conexión a internet puede lanzarse a su producción.

Ebooks, vídeos, cursos online… Todos ellos se distribuyen por internet, lo que permite un gran alcance y, potencialmente, unas ganancias muy interesantes para los creadores llenos de conocimientos que compartir. 

Si ya te has montado al carro de los infoproductos —o estás pensando en hacerlo— sigue leyendo, porque hemos creado esta guía precisamente para mentes infoproductoras como la tuya. 

Porque no todo es crear, sino que también hay que facturar y declarar. 

Y ahí surge un mar de dudas: ¿Tienes que darte de alta como autónomo para vender tus infoproductos? ¿Cómo define Hacienda un infoproducto? ¿Qué obligaciones fiscales tienes?

Venga, que vamos a resolverlas todas y a ayudarte a plantear tu fiscalidad como infoproductor o productor autónomo de servicios digitales 🦸‍♀️💻

¿Qué se considera un servicio digital?

Al igual que ocurre con muchas otras cosas en el día a día, cuanto más claro tengas lo que estás haciendo mucho mejor. Sobre todo, si Hacienda está de por medio. Así que lo primero es tener claro qué se considera un servicio digital.

Hacienda define los servicios digitales de la siguiente manera:

“Servicios prestados vía electrónica que consisten en la transmisión enviada inicialmente y recibida en destino por medio de equipos de procesamiento, incluida la comprensión numérica y el almacenamiento de datos, y enteramente transmitida, transportada y recibida por cable, radio, sistema óptico u otros medios electrónicos y, entre otros los siguientes. […]”.

Si has necesitado leer varias veces este pequeño extracto que hemos puesto no te sorprendas. A pesar de tratarse de una definición muy completa puede resultar confusa para la mayoría. Así que mejor vamos a darte una un poco más sencilla.

Los servicios digitales son aquellos que se prestan por internet, pero de una forma automatizada, sin intervención humana (o casi) y que normalmente se adquieren mediante una plataforma. Una definición en la que, si te das cuenta, encajan perfectamente esos infoproductos a cuya creación has decidido dar una oportunidad.

Un ejemplo de este tipo de plataformas de servicios digitales son aquellas dedicadas a ofrecer cursos online como Domestika, Udemy o FutureLearn. En estas plataformas puedes realizar tus cursos cuando y como tú quieras, sin profesores ni horarios de clases.

Otro  buen ejemplo podría ser tu propia web. Si por fin has decidido lanzarte al mundo de los infoproductos y ofreces en ella contenidos para descargar podríamos considerar tu web como una plataforma de servicios digitales.

Y, por supuesto, las plataformas de servicios digitales más conocidas son las de contenidos bajo demanda como Netflix o Amazon Prime. Tú eres quien toma la decisión en todo momento sobre qué quiere ver y cuándo lo quiere ver.

Sin embargo, comprar algo en cualquier e-commerce, asistir a una clase online, o reservar una cita a través de una web no pueden considerarse servicios digitales. ¿Por qué? Porque no se trata de un servicio totalmente automatizado, sino que solo supone uno de los pasos a dar para obtener el servicio que necesitas.

Ahora que ya está claro lo más sencillo, toca complicar las cosas un poco más 😏

¿Qué obligaciones tienen los prestadores de servicios digitales?

Si has decidido que ha llegado la hora de compartir tus conocimientos con todo el mundo, ¡enhorabuena! Sabemos que comenzar tu camino en el mundo de los infoproductos puede ser algo confuso.

Demasiadas cosas nuevas, mucho a tener en cuenta… Pero no tienes de qué preocuparte. Nosotros estamos aquí para contarte todo lo que debes saber.

¿Primera parada? Hacerte autónomo, que en la práctica significa darse de alta en Hacienda y en la Seguridad Social para poder comenzar a facturar y llevar la contabilidad de tu negocio. 

Para darte de alta en Hacienda solo necesitas presentar el modelo 036 o el 037 y ya estarás listo para comenzar a pagar impuestos. Sí, sabemos que igual no es tan motivador como te gustaría. Pero mejor hacer las cosas bien desde el principio, ¿no?

En lo que respecta a la Seguridad Social, al darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) podrás comenzar a facturar como autónomo. Y a pagar las correspondientes cuotas, claro. 

Ten en cuenta que debes darte de alta en ambos a la vez ya que, en caso de poder beneficiarte de ventajas como la tarifa plana se cotejarán los datos para ver si realmente puedes optar a ella. 

Y si tu actividad como productor de servicios digitales es muy limitada… ¿también tienes que darte de alta?

Puede ser que tu trabajo como creador de infoproductos sea tan solo una pequeña parte de tu actividad profesional. Es posible que simplemente hayas creado algunos cursos y decidas venderlos.

En casos como este tu actividad podría considerarse como actividad marginal. 

¿Qué es eso de actividad marginal? La actividad marginal es aquella a la que el tiempo que dedicas no alcanza ni tan siquiera la media jornada laboral, no tienes seguridad de continuidad y la suma que recibes por ella no supera el salario mínimo interprofesional. 

Así que, si tu actividad como creador de infoproductos va a ser solo una parte de tu actividad profesional nosotros podemos ayudarte.

Puedes consultar nuestro artículo sobre facturar sin ser autónomo o solicitar una llamada con uno de nuestros expertos y resolver tus dudas de una vez por todas 🙋 

dos ordenadores en una mesa para buscar la fiscalidad de los infoproductos

Sin embargo, tenemos que decirte que son muchas las administraciones que no aceptan este supuesto y que siempre deberías poder demostrar que realmente se trata de algo puntual. 

Un buen ejemplo de actividad marginal sería el de el fotógrafo que se da de alta en Hacienda para cubrir la época de comuniones y luego se da de baja. 

Como creador o creadora de infoproductos, este caso podría darse si solo vas a crear un curso en vídeo como un apoyo a tu estrategia de marca personal, pero no tienes intención de seguir desarrollando esta actividad en el tiempo de forma continuada. 

Por lo que nosotros te recomendamos que te des de alta en la Seguridad Social para contar con todas las garantías.

La importancia de darse de alta (y hacerlo bien) en Hacienda

El momento para darse de alta en Hacienda es exactamente el momento en que oficialmente inicies tu actividad laboral como creador de infoproductos. Para ello tendrás que presentar el modelo 036 o el 037.

Además, no todo van a ser malas noticias. ¿Sabías que puedes deducirte los gastos de inicio de actividad? 

Sí, incluso aunque no estés dado de alta en ese momento, si estos gastos están separados por un corto espacio de tiempo del momento del alta y son necesarios para arrancar tu actividad —como la cámara para poder grabar tus cursos— podrás hacerlo. 

Ten en cuenta que si no te das de alta en el momento de inicio de tu actividad Hacienda puede reclamarte las declaraciones de impuestos pendientes de presentar. Un despiste que puede conllevar recargos o incluso sanciones.

Otro aspecto muy importante que debes tener en cuenta a la hora de cumplimentar el modelo 036 o el 037 es seleccionar el IAE que mejor describa tu actividad. Es más, incluso puedes seleccionar varios.

Por si aún te pierdes un poco con la terminología empecemos por el principio. 

El IAE es el código —técnicamente, es un epígrafe— que describe el tipo de actividad que llevas a cabo. Sí, tú creas infoproductos pero, ¿de qué tratan estos? Eso es precisamente en lo que debes fijarte para elegirlo. 

Por ejemplo, supongamos que tú creas cursos de idiomas, ¿cuál sería tu IAE? En tu caso sería el 826, que es el que identifica al personal docente de enseñanzas diversas (educación física, idiomas, mecanografía, oposiciones, preparación de exámenes…) y es uno de los más comunes en la creación de infoproductos. 

Otros de los IAE más comunes en la creación de infoproductos son también:

  • 355.2: Edición de soportes grabados de sonido, de vídeo y de informática. O lo que es lo mismo, el que deberías marcar si tus infoproductos son cursos grabados en vídeo
  • 824: Profesor de formación y perfeccionamiento profesional. En caso de que ofrezcas infoproductos orientados al perfeccionamiento de disciplinas profesionales o cualquier otro tipo de formación
  • 763: Programadores y analistas de informática. Recomendable en caso de crear infoproductos para la enseñanza de informática
  • 799: Otros profesionales relacionados con las actividades financieras, jurídicas, de seguros y alquileres. Si tus infoproductos están dedicados a a asesorar acerca de estos temas

Pero, ¿por qué es tan importante escoger correctamente el epígrafe de tu actividad?

Porque cada IAE lleva aparejadas una serie de consecuencias fiscales como son la forma de facturar y declarar el IVA y el IRPF. 

Esto quiere decir que los modelos que tengas que presentar y los impuestos que debas abonar variarán en función de la actividad en la que se centren tus infoproductos. 

Algunos infoproductores tienen que presentar trimestralmente el modelo 303 para liquidar el IVA mientras que otros no. Y todo esto depende del IAE que escojas en un inicio, así que como ves, el asunto tiene su importancia. 

 Aplica el IVA como todo un profesional

Aunque es cierto que hay ciertas actividades exentas de declarar el IVA lo más habitual es que tengas que hacerlo. El IVA que deberás aplicar a tu actividad como creador de infoproductos es aquél que se corresponde con la localización de tu cliente. 

Teniendo en cuenta esto, si tus clientes son españoles deberías aplicar el IVA español. Pero, si tus clientes son de cualquier otro país de la Unión Europea la cosa cambia.

Según la normativa europea, cuando tus infoproductos se consuman en cualquier otro país de la UE deberás aplicar el IVA español mientras el total de tus ventas no supere los 10.000 €. Si tus ingresos superan este límite y proceden de particulares europeos, entonces normalmente tendrás que presentar el modelo 369.

Una última cosa a tener en cuenta: si en tu trabajo como creador de infoproductos recibes clientes no europeos no será necesario que apliques el IVA.

Nunca olvides el IRPF

Si hay un impuesto imprescindible para todo creador de infoproductos ese es el IRPF. Bueno, para los que se dediquen a los servicios digitales y para todos, ya que anualmente tenemos que declarar todos los ingresos obtenidos en el ejercicio de nuestra actividad laboral. 

¿Recuerdas lo que mencionamos acerca del IAE? Algunas actividades no tienen obligación de presentar el modelo 130, lo que conocemos como pagos a cuenta y que se realiza mediante la declaración trimestral de ingresos y gastos. Así que es el momento de consultar si la tuya es una de esas. 

Además, con respecto al IRPF caben los siguientes supuestos:

  • Si realizas una actividad empresarial, no importa si tu cliente es una empresa o una persona, debes presentar el modelo 130
  • Si realizas una actividad profesional y la mayoría de tus clientes son particulares debes presentar el modelo 130
  • Si realizas una actividad profesional pero la mayoría de tus clientes son empresas deberás aplicar la retención profesional a las facturas y no tendrás que presentar el modelo 130

Y es que, al fin y al cabo, el IRPF es el impuesto esencial que siempre deberás tener en cuenta en tu actividad como productor de servicios online.

¿Necesitas ayuda? 

Si después de todo lo que te hemos contado sigues teniendo alguna duda, ponte en contacto con nosotros. 

Estaremos encantados de ayudarte a ahorrar optimizando la fiscalidad de tus infoproductos. 

Solicita una llamada gratuita de asesoramiento con expertos. ¡Sin compromiso!

Mónica Serra
Autor:
Mónica Serra
Mónica lidera el equipo jurídico de Declarando, la asesoría fiscal que ya ha ayudado a más de 100.000 autónomos. Disfruta usando sus conocimientos fiscales para ayudar al máximo a la comunidad autónoma, haciendo deporte y leyendo un buen libro en la playa.
+ 100.000 autónomos ahorran con Declarando

«Declarando te quita dolores de cabeza, es económico y no tienes problemas al presentar tus declaraciones»

Ingeniero y fundador de Tricy
Diego Valera

«Declarando es la única asesoría que me ofrece una solución integral: envío de facturas, control de gastos, presentación de impuestos… ¡puedo gestionarlo todo desde su aplicación! No me canso de recomendarla a todos los autónomos que queremos centrarnos en nuestro negocio y no perder el tiempo en tareas administrativas»

Consultora de productividad
Nuria Mendez

«Desde que me hice autónomo siempre he tenido muchas dudas por falta de información y eso me hacía no tener el control absoluto de mi negocio. Declarando no solo me resuelve las dudas sino que ellos se involucran en mejorar mis finanzas. Un equipo de profesionales y un soporte muy cercano.»

Experto en Wordpress
Alex Fernández

«Cuando empecé con Declarando me di cuenta de que no conocía ni la mitad de gastos que podía deducir. Eso disparó mi ahorro trimestral y anual y me permitió invertir más y mejor en mi negocio.»

Blogger, Youtuber y escritora
Rosa Virginia

«Hace 2 años descubrí Declarando y me dieron de alta en autónomos online. En este tiempo, me han ayudado a centrarme en mi negocio, ofreciéndome una aplicación intuitiva y un servicio impecable. Mi agradecimiento sincero a todo el equipo que lleva mi cuenta.»

Ingeniero y consultor
Francesc Cruz