Autoliquidación: definición

Definición de autoliquidación

Seguro que si eres autónomo has oído hablar de la autoliquidación, pero, ¿sabes qué es? ¿A qué se refiere exactamente este concepto? A continuación, te mostramos su significado.

Qué es la autoliquidación

La autoliquidación es el proceso de pagar un impuesto haciendo tú mismo los cálculos, cumplimentando la información y abonando la cantidad al organismo que toca.

Como ves, la autoliquidación hace referencia a la presentación de impuestos y se hace telemáticamente en la web de la Agencia Tributaria.

Recuerda que para autoliquidar un impuesto puedes recurrir a una plataforma como Declarando para que te haga los cálculos automáticamente y te ahorras el proceso de calcular y rellenar el modelo.

Diferencia entre autoliquidación y liquidación

Tanto la autoliquidación como la liquidación hacen referencia al proceso de pagar los impuestos, la diferencia viene en quién calcula la deuda tributaria.

En la autoliquidación eres tú mismo (o la asesoría fiscal que tengas) quien hace los cálculos para presentar tus impuestos mientras que en la liquidación es el Estado quien te informa sobre la deuda y tú solo lo abonas. No tienes que hacer los cálculos.

Además, siempre que se habla de autoliquidación, se entiende que es vía telemática. Por ejemplo, hablamos de autoliquidación del modelo 303 cuando se presenta la declaración del IVA en la web de Hacienda.

Aprender más:qué es el modelo 303

Tipos de autoliquidación

Si haces la autoliquidación de los modelos hay dos opciones. Que el resultado final vaya seguido de un símbolo positivo (+), o de un símbolo negativo (-). 

¡Cuidado! No es lo que parece. Aunque normalmente asociamos lo negativo con algo malo, en esta ocasión no es así.

Tenemos que ponernos en el lugar de Hacienda. Una declaración negativa te está diciendo que has pagado de más, así que la Agencia Tributaria te va a devolver lo pagado de más.

Una declaración positiva, en cambio, implica que has tenido ingresos altos y no has pagado lo suficiente en IRPF o IVA, así que debes pagar más a Hacienda.

En resumen, si sale negativa, Hacienda te devuelve y si sale positiva tienes que pagar a Hacienda.

Cómo hacer una autoliquidación complementaria

Las autoliquidaciones complementarias tienen como finalidad completar o modificar las declaraciones que has presentado.

¡Pero, cuidado! Solo se podrán presentar cuando el resultado de la declaración salga a ingresar en Hacienda y, además, el importe sea superior al de la anterior.

Este tipo de autoliquidaciones se dan cuando te has olvidado de contabilizar algún ingreso o gasto o te has confundido y has trasladado mal alguna cantidad.