Artículo escrito por expertos

¿Cuál es el precio de ser autónomo? 6 factores a tener en cuenta

¿Te estás planteando ser autónomo en España? Seguro que se te ha pasado por la cabeza cuánto puede costarte dar el paso: ¿Qué gastos debes tener en cuenta? ¿Compensarán los ingresos? ¿Será viable? 

Sí, no eres la única persona que lo piensa, es algo recurrente entre los futuros profesionales por cuenta propia así que no te preocupes porque tenemos la experiencia de los autónomos ya asentados para compartirla contigo.

Te adelantamos que es importante tener una buena planificación antes de empezar y hacer el balance de cuentas. Sobre todo, en este artículo vamos a mostrarte los gastos más recurrentes de los autónomos españoles, para que los tengas en cuenta en tu balance ✍

Cuota de autónomos

La cuota de autónomo es uno de esos gastos recurrentes que vas a tener siempre como autónomo, pero la cuantía puede variar. 

Estas son las diferentes cuotas que hay en España dependiendo de la situación en la que te encuentres:

  • Si eres beneficiario de la tarifa plana: los 12 primeros meses serán 60 €, del mes 13 al 18 serán 143,13 € y del 19 al 24 serán 200 €. Además si eres mujer autónoma menor de 35 años un hombre menor de 30, del mes 25 al 36 pagarás 200 €.
  • Si eres autónomo sin bonificaciones son 294 € al mes sin excepción.
  • Si eres autónomo societario son 377,78 € al mes. 

La tarifa plana es para nuevos autónomos por lo que comenzarás, por norma general, pagando los 60 € al mes si te acoges a la base mínima de cotización.

¡Psst! Ojo aquí, porque pronto llegará la nueva cuota para autónomos con la que se empezará a pagar según los rendimientos netos de la actividad

Telefonía e Internet

Con el auge del teletrabajo internet se ha convertido en una herramienta clave en la vida de los autónomos y un pago recurrente más.

Si trabajas desde casa y pagas internet recuerda que puede ser deducible siempre que lo comuniques en Hacienda. Si tienes dudas échale un vistazo a nuestra guía sobre gastos deducibles y si eres cliente de Declarando en tu asistente y consejero de gastos. 

Para deducir el teléfono, por ejemplo, tendrá que ser de uso exclusivo empresarial, lo que implica disponer de un terminal y de líneas separadas de las de uso personal. Y cuidado, porque no sería la primera vez que hacen pagar todo lo deducido por examinar las llamadas fuera de horario comercial.

En general, del mismo modo que el pago de las asesorías, el internet depende de la tarifa que cojas y las necesidades que tengas. 

En este caso, el precio asciende si necesitas una línea más potente para trabajar. La potencia contratada es mayor y aumentan los costes.

Alquiler de locales y renting de coches

Si por otro lado, tu trabajo se centra en un espacio fuera de casa, ese comercio también suma a ese listado de gastos que va a suponer hacerte autónomo. Pero tranquilo, este gasto también es deducible.

Otro gasto que también puedes tener es el renting de coches si los necesitas para trasladarte de un sitio a otro.

En este caso, la deducibilidad depende de tu actividad, pero si consigues demostrar que lo utilizas únicamente para el trabajo, es más fácil de deducir.

Estos dos tipos de gastos también dependen mucho del coche que necesites y puede ir desde los 200 a los 500 € (por norma general)

un portátil y una libreta para calcular el precio de ser autónomo

Precio de contratar empleados

Si quieres contratar empleados o subcontratar a un autónomo. Recuerda que hay bastantes ayudas para contrataciones de personal.

Este gasto también dependerá de cuántas horas haga la persona contratada y el sueldo que hayáis pactado.

Generalmente se suele pensar directamente en el gasto de la Seguridad Social o los seguros, pero también hay que contar la propia nómina, indemnización, prestación social o gasto en formación… 

Te recomiendo que le eches un vistazo a nuestro artículo sobre el coste de contratar a un trabajador siendo autónomo.

Haciendo un cálculo rápido, un trabajador con un sueldo bruto anual de 15.000 €, te costaría alrededor de 19.500 € al año.

Impuestos 

Ser autónomo también implica llevar la fiscalidad al día y estar al corriente de los pagos con Hacienda, lo que normalmente supone la presentación de impuestos y su consecuente pago.

En Declarando toda esta parte de presentación de modelos —ya sean trimestrales o anuales— está automatizada y puedes ver en todo momento cuánto vas a pagar. De esta forma puedes planificarte con tiempo y separar esa parte de IVA o IRPF que te toque pagar en cada ejercicio. 

Pero, ¿cuántos impuestos acabas pagando a final de año?

Bien, aquí influyen demasiados factores y resulta imposible exponer una cantidad de dinero fija para todos los autónomos. Pero sí puedes usar este concepto fundamental para mantener en orden la fiscalidad y la salud financiera de tu negocio:

El impuesto sobre los beneficios

El impuesto sobre el beneficio se paga en la renta anual de las personas físicas, es decir, en la declaración de la renta. Ahí es donde se mezcla su beneficio de su actividad, con el resto de sus características económicas personales, para terminar pagando un porcentaje determinado sobre sus beneficios.

La cuestión es que la mayor parte de los autónomos nunca sabe realmente cuál es la rentabilidad de su negocio, es decir, cuál es el porcentaje que se queda Hacienda de sus beneficios —y ese sería el llamado impuesto sobre beneficios— y cuánto le queda una vez descontados los gastos e impuestos. 

Imagina que ingresas 20.000 € al final del año, y de esos restas tus gastos y te quedan 12.000 € en limpio. Pues aquí llega el error, porque esos 12.000 € no son realmente en limpio. De esos beneficios, el estado se queda con una parte a través del cobro de impuestos. 

Al final no te quedan 12.000 €, sino una cantidad menor. Y ese porcentaje de impuestos que se te va es el impuesto sobre beneficios, y que debes mantener bien controladito en todo momento para fijar correctamente el precio de tus servicios y asegurar la rentabilidad de tu negocio. 

Asesoría para autónomos

Por último, pero no por ello menos importante, terminamos con otro de los gastos más habituales —y estratégicos— que tendrás a lo largo de tu vida como autónomo: el de la asesoría que te ayude con la fiscalidad de tu negocio.

Este es un pago que va a depender de qué asesoría eliges, tus necesidades y cuánto estás dispuesto a pagar por ello: desde precios sobre los 50 € en pequeñas gestorías de barrio hasta los 250 € en asesorías especializadas.

Tener una buena asesoría puede ahorrarte sanciones que a la larga incrementen el precio de ser autónomo.

En Declarando tenemos expertos para la gestión de tu fiscalidad y también para ayudarte con el alta de autónomos. Y ojo, porque garantizamos un ahorro mínimo fiscal de 1.000 € al año

¿Quieres que te ayudemos? Reserva una llamada gratuita de asesoramiento con nuestros expertos.

Mónica Serra
Autor:
Mónica Serra
Mónica lidera el equipo jurídico de Declarando, la asesoría fiscal que ya ha ayudado a más de 100.000 autónomos. Disfruta usando sus conocimientos fiscales para ayudar al máximo a la comunidad autónoma, haciendo deporte y leyendo un buen libro en la playa.