Hay algunos autónomos que por la actividad que realizan pueden tributar por módulos, es decir, pueden calcular sus impuestos por un sistema que conocemos como Módulos. En este post te resumo los aspectos de este sistema que todo autónomo debe de conocer antes de tomar la decisión de utilizarlo.

Si eres autónomo, seguramente sabes que para calcular el beneficio sobre el que pagarás tu Impuesto sobre la Renta, puedes utilizar varios métodos: a) el régimen de estimación directa (en sus dos modalidades, la normal y la simplificada), y b) el régimen de estimación objetiva, popularmente conocido como “módulos”

 

1.- ¿Qué son los Módulos?

Los módulos es un método que se utiliza para calcular el resultado de los impuestos que tienes que pagarle a Hacienda por realizar tu actividad. No es un sistema que obligatoriamente tengas que utilizar, ya que puedes renunciar a su aplicación, sin embargo, si eliges darte de alta en módulos, deberás de calcular por este método tus impuestos durante al menos los tres años siguientes, antes de poder solicitar su modificación. Si estás en módulos, lo estás tanto para calcular tu IRPF como tu IVA, en caso de que tengas obligación de presentar trimestralmente también este impuesto.

Este sistema no lo pueden utilizar todos los empresario o profesionales, ni se puede aplicar a todo tipo de actividad económicas, ya que está reservado para los supuestos que te detallo en el punto 3 de este post.

Es importante que tengas en cuenta, que para renunciar a la aplicación de este método de cálculo, deberás de comunicárselo a Hacienda durante el mes de diciembre anterior, al inicio del año en el que quieras que surja efecto, por ejemplo, si en 2015 estás utilizando el sistema de módulos para calcular tus impuestos, pero quieres cambiarte a otro de los sistemas que hay, deberás de solicitarlo en diciembre de 2015, para que en 2016 puedas dejar de aplicarlo.

2.- ¿Cómo se calculan los impuestos utilizando el sistema de Módulos?

Esta forma de calcular los impuestos se llama módulos, porque realmente se utilizan unos parámetros o índices para calcular tus impuestos, que varían en función del tipo de actividad. Dichos índices todos los años el Ministerio de Economía y Hacienda los publica en una Orden Ministerial, pero por ponerte algunos ejemplos tenemos: los metros cuadrados que tiene el local donde trabajas, los caballos de potencia de la furgoneta que utilizas, el numero de trabajadores que tienes contratados, la potencia de energía eléctrica contratada…. De esta forma, da igual las ventas que tengas o las compras que realices, ya que no pagarás impuestos en función de tu beneficio neto, esto es, de restarle a tus ingresos tus gastos.

Tus impuestos vas a calcularlos en función de los parámetros que le correspondan a tu actividad y mediante los cuales ya se ha estimado el beneficio que puedes llegar a tener. Esto supone una tributación fija, una especie de tarifa plana, para que el resultado de tus impuestos siempre sea el mismo, de tal manera que si tu beneficio real es superior, sales beneficiado, pero si es inferior, sales perjudicado al tener que pagar impuestos cuando en realidad tu actividad está en pérdidas o incluso con poco beneficio.

Por otro lado, acogiéndose a los módulos, Hacienda te exime de la obligación de llevar libros registro de ingresos, gastos e inversiones, de forma que cuando llega el trimestre tu declaras los módulos, pagas la tarifa plana y te olvidas de todo lo demás.

Si eres un autónomo que se plantea tributar por módulos, yo te aconsejaría que antes de decidirte a pasar a este sistema de cálculo, consultes con alguno de nuestros asesores para no tener problemas después y saber realmente si te beneficia este cambio. Nos puedes encontrar en www.declarando.es

3.- ¿Quienes pueden utilizar los módulos para calcular sus impuestos?

Podrás estar en módulos si cumples principalmente con los requisitos siguientes:

– Que la actividad que vas a realizar este incluida en el artículo primero de la Orden que publica todos los años el Ministerio de Economía y Hacienda para los módulos. En 2015 es la Orden HAP/2222/2014, de 27 de noviembre.

– Cuando no superes los limites que a continuación te indico: 

  • Ingresos: Cuando tu facturación del año anterior no supere para el conjunto de todas tus actividades el importe de 450.000Euros. Para 2016 y 2017 este límite se disminuye hasta los 250.000Euros anuales, y ya para el 2018 se quedará en 150.000Euros. 
  • Compras: Que tus compras del año anterior no hayan superado la cifra de 300.000Euros. Para 2016 y 2017 el limite serán 250.000Euros y para 2018 se fija en 150.000Euros. Para calcular estos importes no se tomarán en cuenta las compras de aquellos bienes que pueden formar parte de tu patrimonio empresarial, por ejemplo, un local comercial.

– Siempre que no realices otra actividad y utilices para calcular su beneficio otro método distinto del de Módulos

– Que no hayas renunciado a su aplicación, ni que tampoco hayas renunciado a aplicar este sistema para calcular tu IVA.

Estos son los aspectos más relevantes que tienes que conocer respecto a los Módulos, aunque hay otros, pero como necesitan un post para ellos solos, es mejor dejarlo aquí. Recuerda que si quieres tomar una decisión acertada para tu negocio, que antes de elegir tributar por este sistema, consultes con un profesional, para conocer las consecuencias del cambio y ver si realmente es beneficioso para tu negocio. Búscanos en www.declarando.es