Artículo escrito por expertos
Escribió: 25/08/2021 | Actualizó: 14/09/2021 · Autor: Andrea Torner

Tipos de autónomos en España

¿Autónomo general, autónomo societario, dependiente o trade, colaborador o autónomo en pluriactividad? ¿Todos estos tipos de autónomos se pueden ser?.

Quizá te estés planteando darte de alta como profesional por cuenta propia pero no tienes claro cuál deberías ser.

Sí, existen distintos tipos de autónomos y cada uno tiene una naturaleza y unas características diferentes. Y por eso mismo te contamos son para que puedas diferenciarlos sin problemas.

Qué son los autónomos

El trabajador autónomo es aquella persona física que lleva a cabo de forma habitual y por cuenta propia una actividad económica a título lucrativo. 

Estos profesionales, por norma general, no están sujetos a un contrato de trabajo (solo los TRADE lo tienen), ni a las órdenes de un superior. Se trata de una persona física que puede dar o no empleo a trabajadores por cuenta ajena, además de ser su propio jefe. 

Estos autónomos generales o «normales», pero, como hemos avanzado, existen diferentes tipos de autónomos con características propias. Vamos a ver esas son.

Autónomo dependiente o TRADE

Se considera dependiente o (TRADE) al autónomo que percibe el 75% o más de sus ingresos por parte de un único cliente.

 Esto se debe a que muchas veces el cliente (que suele ser una empresa) contrata a un trabajador que está en régimen de autónomos porque él mismo ya cubre sus cotizaciones a la seguridad social. 

De este modo, en lugar de contratar a un empleado, pagan al autónomo para desarrollar esas labores.

Los requisitos para ser autónomo TRADE son los siguientes:

  • No tener trabajadores por cuenta ajena a su cargo, ni subcontratar la actividad con terceros.
  • Disponer de material e infraestructura propia.
  • Ser el máximo responsable de la organización de su actividad.
  • Cobrar una remuneración pactada con el cliente en función de resultados.
  • No disponer de local, oficina o despacho abierto al público, o ser socio de un tercero.

Si tienes dudas sobre si tu situación como autónomo entra dentro de la tipología de TRADE, nuestro equipo de expertos puede valorar tu caso y resolver tus dudas en una llamada gratuita de asesoramiento .

Autónomo societario

Un autónomo societario, como su propio nombre indica, es aquel autónomo que ha constituido una sociedad mercantil. Esto es una empresa en cualquiera de sus formas jurídicas. 

Además, este tipo de negocios, puede llevarse por una sola persona o entre varios socios, pero no todos los socios de una empresa deben darse cuenta de alta como autónomos. 

Si se trata de una Sociedad Limitada, solo tienen la obligación aquellos que cumplan los siguientes supuestos:

  • Poseer más del 50% del capital de la empresa.
  • Poseer menos del 50%, pero convivir con familiares directos que también sean socios y que la suma de las dos participaciones supere el 50%.
  • Llevar a cabo labores de dirección y gerencia y tener más del 25% del capital. En el caso de no alcanzar el 25% de las participaciones, el socio puede afiliarse en el Régimen General asimilado (sin derecho a desempleo ni al Fondo de Garantía Salarial o Fogasa).

En el caso de tratarse de una sociedad laboral (SL), la seguridad social solo te obliga a darte de alta como autónomos si posees, junto a otros familiares directos (hasta segundo grado de consanguinidad), al menos el 50% del capital.

Un ordenador de mesa para investigar sobre los tipos de autónomos en España

Autónomo colaborador

Autónomo colaborador es aquel trabajador por cuenta propia que ayuda en el negocio de un cónyuge o familiar directo de hasta segundo grado de consanguinidad.

Pero ojo, porque estamos hablando de autónomos que trabajan habitualmente en el negocio y no en ocasiones puntuales. 

La diferencia principal con respecto a otros profesionales es que no tienen que presentar la declaración del IVA, ni fraccionar sus pagos de IRPF.

Autónomo en pluriactividad

Un autónomo en pluriactividad es un tipo de autónomo que trabaja por cuenta propia, y contratado por cuenta ajena a la vez. 

Es decir, cotizan en dos regímenes distintos de la Seguridad Social al mismo tiempo: por un lado en el régimen especial de trabajadores autónomos o RETA, y por otro en el régimen general. 

Normalmente, al ser asalariado, la SS les aseguran quedarán cubiertos ante contingencias comunes y profesionales; y así, por ejemplo, si tienen una enfermedad o un accidente laboral, quedan cubiertos.

Por eso, muchos autónomos en pluriactividad prefieren no incluir las contingencias comunes y que quedan cubiertas por la empresa que les tiene contratados (esto suele abaratar sus seguros).

Autor:
Andrea Torner
Asesora fiscal especializada en autónomos