Te levantas y te vas a trabajar subido en un Uber. A mitad mañana te viene un reparto a la oficina con un ciclista de Glovo. Vuelves a casa a abrir al fontanero porque no te funciona el gas. Y acabas el día con una clase con un entrenador personal ¿Conclusión? ¡Vivimos rodeados de autónomos!

No hay duda de que cada día hay más españoles trabajando por cuenta propia. Será por la flexibilidad de horarios, será por el hecho de no tener jefe. A lo mejor se debe a que puedes ganar más si te lo curras mucho o a que tienes que pagar menos si aprendes a deducirte bien los impuestos.

Si hay algo común que compartimos de la relación entre autónomos y dinero, es que somos un desastre con nuestras finanzas.

El otro día leía un artículo diciendo que la mayoría de autónomos aprendían de sus finanzas haciendo prueba y error. Hacían algo y si les salía bien, lo repetían. Si la fastidiaban, cambiaban de estrategia.

Viendo como hacemos en general las cosas, creo que es interesante perder unos minutos poniendo por escrito los 5 fallos más comunes de la relación entre autónomos y dinero: