Me he propuesto escribir este artículo sobre la mejor forma de cobrar a tus clientes porque llevar un negocio, por más pequeño que sea, nunca es fácil.

Y la cosa se complica aún más si eres autónomo. Primero están todas las obligaciones con la Administración Pública que tienes que cumplir incluso antes de empezar la actividad.

Luego todo cada trimestre tenemos que pasar por el calvario de las declaraciones de impuestos. Por si fuera poco, no te olvides de que también tienes que llevar los libros oficiales. Muchos autónomos lo siguen haciendo con Excel y si lo inspecciona Hacienda, les suele caer un paquete por no seguir sus normas.

Aún con estas pequeñas complicaciones, no cabe duda de que trabajar para ti mismo es la mejor manera de trabajar. Por ese motivo cada vez hay más españoles que quieres ser autónomos. De hecho en 2025 la mitad de los trabajadores activos de este país ejercerán por su cuenta.